40 Días por la vida: “Queremos que desaparezca el aborto en España”

494
Equipo de 40 días por la vida en Madrid.
Gema Martínez, coordinadora de eventos en Madrid; Segundo de los Heros, miembro de la junta directiva; Nayeli Rodríguez, coordinadora de campaña en Madrid; Robert Coloquhoun, director de campañas internacionales; Matt Britton, presidente de la junta directiva; e Ignacio Palacios, coordinador de vigilias en Madrid.

Gema Martínez, coordinadora de eventos en Madrid; Segundo de los Heros, miembro de la junta directiva; Nayeli Rodríguez, coordinadora de campaña en Madrid; Robert Coloquhoun, director de campañas internacionales; Matt Britton, presidente de la junta directiva; e Ignacio Palacios, coordinador de vigilias en Madrid. Ellos son 40 Días por la vida.

Por Isabel Molina Estrada
Fotografías Dani García

“Queremos que desaparezca el aborto en España”
Tres directivos de la iniciativa 40 Días por la Vida –Matt Britton, Robert Coloquhoun y Segundo de los Heros– han estado recientemente en Madrid para comunicarle a España una “fórmula” para acabar con el aborto que ha sido probada con éxito en más de 900 ciudades del mundo y requiere dos ingredientes: oración y ayuno.
“Hace 17 años, en College Station, una pequeña ciudad de Texas, Planned Parenthood anunció que abriría un abortorio. David Bereit y Shawn Carney, los fundadores de 40 Días por la Vida (40 DPV), decidieron invitar a gente a rezar a pie de calle para evitarlo. El abortorio de todas formas abrió, y la mujer que más tarde se convirtió en su directora fue Abby Johnson. Sin embargo, 40 DPV continuó rezando allí hasta que un día Abby cruzó las puertas para pedirles ayuda: “Quiero parar de matar bebés. ¿Podéis ayudarme?”.
Shawn Carney y su mujer Marilisa ayudaron a Abby –hoy líder provida, autora de Sin Planificar (Palabra, 2011) y cuya historia cuenta la película Unplanned– para dejar la industria del aborto”, narra para Misión Matt Britton, presidente de la junta directiva de 40 DPV, quien visitó España para clausurar la campaña de 40 Días por la Vida que tuvo lugar entre el 25 de septiembre y el 3 de noviembre.
“Después de 13 años, aquel abortorio finalmente cerró –añade Britton–. Durante los años en que estuvo abierto, muchas personas de EE. UU. y de otros países acudieron a preguntarnos cómo llevar la iniciativa a su ciudad”. Hoy, 40 DPV ha realizado campañas de oración pacífica y silenciosa en más de 900 ciudades del mundo.
“Gracias a las vigilias de oración, más de 70.000 mujeres que se dirigían a un abortorio han elegido la vida,195 emplea-dos de abortorios han dejado su trabajo (Abby Johnson fue la número 29), y 105 abortorios han cerrado sus puertas definitivamente”, declara Britton.
Matt Britton. 40 días por la vida.
“Durante nuestras campañas, más de 70.000 mujeres han elegido la vida, 195 empleados de abortorios han dejado su trabajo, y 105 abortorios han cerrado”, asegura Matt Britton, Presidente de la Junta Directiva de 40 Días por la vida.
40 días de oración
Actualmente 40 DPV realiza dos grandes jornadas cada año: una en Cuaresma y otra exactamente seis meses después, para extender el Evangelio de la vida. La “fórmula” de rezar y ayunar por 40 días tiene una raíz bíblica: 40 días pasó el Señor en el desierto antes de su vida pública, 40 días trascurrireron de la Resurrección a la Ascensión, y otros pasajes bíblicos protagonizados por Noé, Jonás o Elías aluden a esa cifra.
“El modelo funciona y queremos llevarlo a más y más ciudades del mundo, para seguir dando esta batalla espiritual y cambiar la cultura de la muerte por una cultura de la vida”, comenta Robert Coloquhoun, director de las Campañas Internacionales.
Robert Coloquhoun. 40 días por la vida.
“La metodología de 40 DPV consiste en oración y ayuno personal, vigilias de oración frente a abortorios y llevar un mensaje provida a la gente”, explica Robert Coloquhoun, Director de Campañas Internacionales.
Coloquhoun explica que “nuestra metodología tiene tres pilares: oración y ayuno personal durante 40 días por el fin del aborto, participar –el tiempo que cada uno pueda– en las vigilias de oración silenciosa de 12 o 24 horas que organizamos frente a los abortorios y, por último, llevar un mensaje provida a la gente”.
Britton añade que el modelo da resultados en Madrid o en cualquier ciudad del mundo, desde Bucarest hasta São Paulo, porque los líderes locales son quienes deciden cómo aplicarlo en su ciudad: “A Nayeli Rodríguez, nuestra líder en Madrid, no le hemos dicho cómo hacer la campaña. Es ella quien mejor sabe lo que funciona aquí”.  Y la campaña, la primera completa de 40 DPV que se ha hecho en Madrid, ha sido un éxito:  “Más de 700 personas han participado en 1.100 horas de vigilia de oración en silencio frente al abortorio Dator”, asegura Nayeli.
¿Impasibles a la oración?
Abby Johnson ha contado muchas veces que durante su época como directora de aquel abortorio en Texas, detestaba a quienes rezaban frente a sus puertas, y que cada vez que comenzaba una campaña de 40 DPV, sus trabajadores se sentían incómodos y tensos. Y es que nadie es indiferente ante la oración. Por eso, los líderes de 40 DPV animan a todos a rezar mucho para transformar el corazón de los médicos abortistas y de las mujeres que piensan abortar.
Segundo de los Heros. 40 días por la vida.
“En España hay muchas familias buenas, pero tienen que acercarse a quienes no comparten sus valores. Como no lo hacen, estamos perdiendo la batalla”, reclama el español Segundo de los Heros, Miembro de la Junta Directiva Español, radicado en Texas, EE. UU.
“Queremos que desaparezca el aborto en España y en el mundo entero”, explica Segundo de los Heros, un español radicado en Texas  y miembro de la junta directiva de 40 DPV. Para lograrlo, él anima a las familias católicas a salir de su zona de confort:  “España ha sido tradicionalmente un país católico, y hay muchas familias muy buenas, pero es necesario que se atrevan a acercarse a aquellos que no comparten sus valores. Hoy, como no lo están haciendo, estamos perdiendo la batalla”.
De los Heros recuerda el año 1985, cuando las familias de España salieron masivamente a la calle para gritar al unísono que no se aprobara la primera ley del aborto. “Las familias unidas tienen el poder de transformar España. Necesitamos unirnos para acabar con el dolor del aborto. El sentimiento de una mujer antes de entrar en un abortorio es uno de los peores del mundo. Al salir de allí ya solo le queda intentar sanar la herida, pero en ese momento aún está a tiempo de elegir no matar a su hijo”, concluye.

 

Nayeli Rodríguez.
Nayeli Rodríguez, coordinadora de la campaña 40 Días por la Vida Madrid 2019., coordinadora de la campaña 40 Días por la Vida Madrid 2019.

“Sí se puede acabar con el aborto, con la ayuda de Dios”

¿Por qué solicitó liderar una campaña de 40 Días por la Vida en Madrid?
Ya colaboraba con un voluntariado que rescata a madres embarazadas, pero sentía que con lo que hacíamos el aborto iba a seguir existiendo. Cuando supe que en 40 Días por la Vida buscaban a alguien en Madrid, me ofrecí a través de la web. Vi un vídeo en el que contaban que gracias a las campañas ya se han cerrado más de 100 abortorios. El optimismo de 40 DPV me llamó la atención y comprendí que sí se puede acabar con el aborto, con la ayuda de Dios. Lo que no pensé fue que realmente me concederían la campaña.
¿Cómo ha sido la experiencia?
Ha superado mis expectativas. Jamás me imaginé la acogida que tendríamos. Era un reto que me daba vértigo, pero me olvidaba de que con Dios somos mayoría. Me ha enseñado a confiar mucho más en Él. Han participado más de 700 personas: amigos, sacerdotes, turistas de paso, vagabundos, personalidades provida… todos unidos en oración. Y es curioso, porque ni la oración ni ser provida están de moda, lo cual significa que Dios nos está diciendo algo: hay una necesidad real de este tipo de iniciativas.
¿Cuál ha sido el momento cumbre?
En toda la campaña Dios nos ha llenado de milagros. Hemos presenciado varios rescates, como el de una chica de 21 años que iba a abortar y se acercó a nosotros para agradecernos que, al ver que rezábamos por ella y por su bebé, eligió la vida. Muchos corazones han sido transformados.

Puedes encontrar este artículo en el número 54 de la revista Misión.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa.

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta.