Acompañamiento personal: un horizonte pionero para la Universidad

La UFV busca que los alumnos vivan una experiencia universitaria plena. De este objetivo nace el Acompañamiento Personal, que forja las habilidades sociales, el auto­conocimiento y la reflexión necesarios para que el alumno proyecte todo su potencial.

Por Marta Peñalver

Ante la aventura de comenzar la universidad, muchos alumnos se sienten perdidos o no cuentan con las herramientas necesarias para aprovechar al máximo los años de enseñanza superior. Conscientes de ello, en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) han desarrollado un programa de Acompañamiento Personal, para que los alumnos saquen todo el provecho de esta etapa crucial en su vida y comprendan la importancia del acompañamiento y la empatía como claves en cualquier desarrollo personal y profesional posterior.

“La UFV siempre ha creído en la importancia de que los alumnos vivan una experiencia universitaria plena, y de esta intuición nace el Acompañamiento Personal”, cuenta para Misión Patricia Castaño, Coordinadora de Profesores de Habilidades y Competencias para el Liderazgo (HCP), profesora y mentora de la UFV. Aunque desde el principio existía el acompañamiento académico en la UFV, hasta 2006 no surgieron las mentorías, uno de los pilares del Acompañamiento Personal que busca orientar a los jóvenes en esta nueva (y a veces difícil) etapa.

Formación de tú a tú

Pero, ¿en qué consiste este acompañamiento? Durante el primer curso de carrera y en todos los grados que se imparten en la UFV, los alumnos cuentan con la figura del mentor: una persona que los guiará durante el curso a través de unos encuentros individuales entre mentor y mentorando, que propician el diálogo y les ayudan a abrir su mente al mundo universitario y a conocerse a sí mismos.  “Muchos alumnos llegan a la universidad hechos un mar de dudas, y a través de estos encuentros los mentores propiciamos que ellos mismos puedan despertar y sacar conclusiones sobre quiénes son y sobre lo que están llamados a ser”.

Aunque este espacio se centra en la esfera individual de la persona, en la UFV no se olvidan de la importancia que la dimensión comunitaria tiene para el ser humano. Por ello, dentro del Acompañamiento Personal existe la asignatura de HCP, en la que los alumnos aprenden a trabajar en equipo y donde se les brindan las herramientas para liderar iniciativas, desarrollar sus ideas y, en general, conocerse y desenvolverse en su dimensión social. “Nuestro objetivo es formar buscadores integrales de la verdad, que lleguen a crear tal impacto en el mundo que lo transforme de verdad”, señala Castaño.

Satisfacción plena

La satisfacción entre los alumnos es altísima: “5.19 sobre 6”, apunta Castaño. Por ello, la UFV se ha propuesto seguir implantando este sistema poco a poco en todos los cursos. ¿Y qué opinan los alumnos? Victoria Lara, estudiante de Farmacia, asegura que “en HCP empecé a conocerme poco a poco, a ser consciente de mis actitudes en cada momento, y  a plantearme: ¿cómo puedo mejorar?”.

El Acompañamiento Personal se ha convertido en una seña de identidad de la experiencia UFV, que abre nuevos caminos en la formación superior.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta