Apostolado del Sagrado Corazón: al menos, tú ámame

237
Estatua Sagrado Corazón de Jesús

El Centenario de la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús ha vuelto a despertar el interés por una devoción “que está en el centro de la genuina espiritualidad cristiana”, y que se vive con gran provecho en familia.

Por Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo

“La devoción al Corazón de Jesús ha conocido expresiones distintas a lo largo del tiempo, pero su mensaje fundamental sigue inalterable: el Corazón traspasado de Cristo es el símbolo del amor infinito que Él tiene por el Padre y por cada uno de nosotros”: así lo explica para Misión monseñor José Rico Pavés, obispo auxiliar de Getafe y delegado para el Centenario de la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús, celebrada el 30 de mayo en el Cerro de los Ángeles, donde el rey Alfonso xiii hizo la consagración hace un siglo.

 

Una devoción actual
En las últimas décadas, la evolución de la espiritualidad y de las expresiones de la fe parece que han dejado esta devoción como algo caduco, cuyo recuerdo persiste solo en las puertas de algunas casas. Sin embargo, “la espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús está en el centro de la genuina espiritualidad cristiana, y por eso nos ayuda a poner en el centro de nuestra vida algo esencial: el Hijo de Dios ‘nos ha amado con corazón de hombre’, como recordó el Concilio Vaticano II”, señala Rico Pavés. Y añade:  “En el Corazón de Cristo aprendemos la verdad del amor: del amor de Dios a los hombres, del amor de los hombres a Dios, y de los hombres entre sí”.  En definitiva, esta devoción no necesita ser actualizada. Es actual. El reto es vivirla en nuestro día a día.
Tres pasos para la familia
Rico Pavés sugiere un sencillo programa de vida cristiana en tres partes, que pueden realizar las familias:  “Retomar la catequesis familiar, para conocer a Cristo; cuidar la vida sacramental y la oración en familia, para vivir el amor de Cristo; y salir al encuentro de los necesitados y de los que no conocen a Dios, para practicar juntos las obras de misericordia y responder a su llamada a la misión”.
Como ayuda y recordatorio de ese programa están las expresiones de esta devoción vividas en familia, especialmente la entronización del Sagrado Corazón de Jesús en los hogares. Algo que se puede hacer “con una celebración sencilla, familiar, pero también solemne, colocando una imagen bendecida del Corazón de Jesús en un lugar destacado de la casa”, explica  Rico Pavés.
Eso es precisamente lo que hace el Apostolado del Sagrado Corazón para Vivir en Familia, una iniciativa del padre Jorge Ranninger, LC para entronizar al Sagrado Corazón de Jesús en todos los hogares de España que lo deseen. “Queremos poner a Jesús en un lugar privilegiado de tu hogar, donde todo el mundo lo vea, porque eso supone recibir al mismo Jesús en tu casa, y que quien entre sepa que en esa familia Jesucristo es el centro”, explica a Misión.
“Al menos, tú ámame”
Si ante santa Margarita María de Alacoque Jesús lamentaba que Él ha venido al mundo a amar y no es correspondido,  “eso también pasa hoy”, afirma Ranninger, porque “muchos viven como si Dios no existiera, y no solo entre los no creyentes: a veces también nosotros vivimos como nos parece, de la manera más cómoda”.  Por eso,  “Jesús nos hace a nosotros la misma invitación que hizo a santa Margarita: ‘Al menos, tú ámame’”.  Y eso podemos hacerlo  “trabajando en el ordenador, llevando a los niños al cole, estudiando o haciendo la cena. Así estás reparando los pecados de los demás y tus pecados ante el Corazón de Jesús”.
Jesús, en Ti confío
En medio del estrés habitual que viven a menudo las familias, esta devoción invita a volver a lo esencial:  “El problema es que muchas veces ponemos nuestra confianza en las cosas materiales –cuenta Ranninger–: la cuenta corriente, el trabajo, la salud…, y todo eso un día viene y otro se va. Pero Jesús nunca nos va a faltar”.
Así, retomar la intimidad con el Sagrado Corazón de Jesús supone volver a decirle, una y otra vez, como han hecho los cristianos durante siglos: “Jesús, en Ti confío”.
Más información del apostolado: 662 35 46 53
E-mail: sagradocorazon@regnumchristi.org
Los lugares del Sagrado Corazón
Los lugares del Sagrado Corazón
12 promesas que cambiarán tu vida

Las promesas del Sagrado Corazón de Jesús a quienes cultiven esta piedad, según se las reveló a santa Margarita María de Alacoque, son doce:

  1. Yo les daré todas las gracias necesarias a su estado.
  2. Gozarán de paz en sus familias.
  3. Les consolaré en todas sus penas.
  4. Seré su refugio seguro durante la vida y, sobre todo, en su muerte.
  5. Derramaré abundantes bendiciones sobre todas sus empresas.
  6. Los pecadores encontrarán en mi Corazón el manantial y el océano infinito de la misericordia.
  7. Las almas tibias se volverán fervorosas.
  8. Las almas fervorosas se elevarán rápidamente a una gran perfección.
  9. Bendeciré las casas en que esté expuesta y sea honrada la imagen de mi Sagrado Corazón.
  10. Daré a los sacerdotes el don de mover los corazones más endurecidos.
  11. Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi Corazón y jamás se borrará de él.
  12. Las personas que comulguen nueve primeros viernes de mes, sin interrupción, obtendrán el don de la perseverancia y no morirán sin recibir los Santos Sacramentos.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta