El origen de este curioso documental está en la experiencia personal de su director, David Arratibel, que tras asistir perplejo al proceso de conversión al cristianismo de varios miembros de su familia, decide rodar una película que le ayude a entender lo que sucede en su casa.

Por Juan Orellana

David Arratibel, que permanece sin fe, indaga para sacar a la luz el recorrido interior de los protagonistas, y tratar de comprender en qué consiste esa fe que han abrazado, uno a uno, sus hermanas, su madre y su cuñado.
Además del interés que tienen las declaraciones y conversaciones que recoge, es muy interesante el papel que juega la belleza de la música en la vida de los protagonistas, y que incluso para alguno se convierte en camino para abrirse al misterio de la fe.
La película es fresca y rebosa autenticidad, sin sombra de ideología o anhelos proselitistas. Ni es una película atea, a pesar de la falta de fe de su director, ni es una cinta catequética.
Es un retazo de vida que habla de la familia, del reencuentro, del diálogo y, por supuesto, de la fe y del hecho religioso. No es una película dirigida especialmente a los católicos, sino a cualquier persona con preguntas sobre el sentido último de las cosas.
VALORACIÓN: ***
DIRECTOR: David Arratibel
REPARTO: Raúl del Toro, María Arratibel, Pilar Aranburo,Paula Tellechea
PAÍS: España
GÉNERO: Documental
DURACIÓN: 61 minutos
FECHA DE ESTRENO: 29 de septiembre

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta