Cine: El Papa Francisco, un hombre de palabra

El cineasta alemán Wim Wenders recibió hace cuatro años una propuesta del Vaticano para hacer un documental sobre el Papa Francisco.Por Juan Orellana

Wenders no ha querido hacer una lectura crítica de la figura del Papa; como en sus anteriores documentales, su motivación nace, en palabras del propio cineasta, de su admiración y respeto enormes por el Pontífice. No se trataba de hacer un recorrido biográfico, pues a Bergoglio no le gusta hablar de sí mismo. Más bien había que buscar por su parte una exposición de los pensamientos vertebrales de su pontificado. Para ello programó cuatro sesiones de entrevistas, de dos horas de duración cada una.

Partiendo de la figura de san Francisco, Wenders presenta al Papa como un continuador de la obra del Pobre de Asís. La mitad del documental se centra en la importancia que da el Papa a la vida en pobreza, como algo connatural al cristiano. Pero el Papa no solo se refiere a la virtud de una vida evangélica, sino a los pobres como objeto prioritario de caridad y evangelización. También toca cuestiones de candente actualidad: el desastre ecológico, la homosexualidad, la familia, la pederastia, las crisis migratorias, la Curia, el capitalismo…

El documental combina la entrevista con imágenes de actos y viajes del Papa. Un tercer elemento, el más discutible, son unas recreaciones en blanco y negro de la vida de san Francisco de Asís, que refuerzan ese paralelismo buscado por Wenders. Un documental importante, y en muchos momentos conmovedor, en el que el Papa mira a los ojos del espectador.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta