Descubrir la naturaleza para crecer por dentro y por fuera

Reconocer los árboles de la calle, los pájaros que sobrevuelan el patio del cole o las estrellas que se ven desde la ventana del salón son formas sencillas de educar a los niños en el amor a la naturaleza. Una práctica que, además de hacerles disfrutar, brinda enormes beneficios personales, sociales y académicos.

Por José Antonio Méndez

LA ANÉCDOTA la cuenta para Misión la divulgadora educativa Catherine L’Ecuyer:  “Hace poco, mi marido llegó de trabajar, fue donde estaban mis cuatro hijos (que tienen entre 3 y 16 años) ya en pijama porque al día siguiente había cole, y dijo: ‘¡A vestirse bien abrigados, que nos vamos a ver la superluna!’.  Y se fueron caminando a la montaña para verla. Fue precioso. Volvieron agotados y emocionados. Ningún video de  YouTube habría podido enseñarles lo que aprendieron”.

Aprender de lo cotidiano

Más allá de la esporádica excursión nocturna, la autora de Educar en la realidad (Plataforma Editorial, 2015) es una de las voces que reclaman hoy, en plena era digital, la necesidad de un mayor contacto con la naturaleza tanto para niños como para mayores.

“La mejor preparación para el mundo online son las experiencias off-line“, dice Catherine L’Ecuyer

“La mejor preparación para el mundo online –señala L’Ecuyer– son las experiencias off-line, es decir, redescubrir lo cotidiano como modo de aprendizaje, y la naturaleza como lugar privilegiado para aprender a través de las experiencias sensoriales que proporciona. Por eso, en mis conferencias recomiendo que los niños puedan andar por el campo con una lupa después de llover, o ver el caos logístico en un hormiguero, porque hoy necesitan alejarse de las pantallas y entrar en contacto con la realidad tal cual es”.

Y ni siquiera es imprescindible irse al bosque:  “Uno se puede asombrar reconociendo las estrellas desde el salón, las flores del parque o los pájaros de la ciudad. En ese contacto consciente y lento con la naturaleza que nos rodea nos damos cuenta de que no todo es obra humana y vemos las cosas poco a poco, no a la velocidad de un clic”, dice.

Habilidad y virtudes

El entomólogo Pedro Velasco explica que, al educarse en el contacto frecuente con lo natural, los niños  “desarrollan los sentidos, comprenden mejor la complejidad del entorno que les rodea, conservan la facultad de fascinación por la belleza, y aprenden a respetar a los seres vivos y a ellos mismos”. Habilidades que les ayudan  “a ser más observadores y comprensivos, menos introvertidos y a evitar el aislamiento”, abunda Velasco, quien dirige InsectPark, un centro de interpretación de la naturaleza ubicado en la sierra de Guadarrama.

La naturaleza hace a los niños más pacientes y curiosos, y mejora su concentración

Como concluye L’Ecuyer,  “tocar y reconocer la naturaleza permite a los niños desarrollar funciones ejecutivas que inciden en el aprendizaje (y en el éxito académico), como la memoria de trabajo, la concentración, o la capacidad de atención y planificación; y adquirir virtudes como la paciencia, la templanza y la fortaleza”. Pero, sobre todo y lo más importante, “es una fuente de felicidad y desarrollo personal”.

Rutas, visitas y actividades

InsectPark.

En el Parque Natural de Guadarrama, InsectPark ofrece un itinerario único en España para conocer un sinfín de insectos autóctonos y extranjeros. Son especialmente divertidos sus talleres Toca-Toca y su espectacular mariposario.

Club de aventureros SEO.

La Sociedad Española de Ornitología organiza rutas, talleres de anillamiento y excursiones para disfrutar de las aves a cualquier edad.

Para aprender a mirar con ojos de explorador

Descubrir en familia el mundo que te rodea es divertido y fácil. Estas apps te permitirán identificar sin dificultad pájaros, flores, estrellas… para empezar a mirar con ojos de explorador.

Map of Life. Gracias al GPS, te ubica en el mapa y te permite encontrar las aves, los mamíferos, los reptiles, los anfibios, los insectos y las plantas  que hay a tu alrededor. Con fotos, información, mapas…

SkyMap. Descarga esta app y apunta al cielo. Verás en tu pantalla las estrellas, planetas y satélites que hay ante ti.

ArbolApp. Para saber qué árbol tienes en las aceras de tu calle, pon tu localización y búscalo por la forma de sus hojas, frutos, corteza… Podrás reconocer más de 120 árboles típicos de España.

Aves de España. La app de la Sociedad Española de Ornitología ayuda a reconocer 560 aves por su canto, color, tamaño… Aunque ahora está en actualización, pronto estará disponible de nuevo.

¿Qué flor es? En cuatro pasos (ubicación, color, pétalos y elegir entre un breve catálogo) identifica más de 800 flores autóctonas de España.

Mineral Identifier. Reconoce de forma intuitiva piedras, rocas y minerales por su forma, color o dureza. Solo en inglés.

Guía de peces de río.  No hace falta echar el anzuelo. Busca la foto del pez que acabas de ver y encuentra su nombre, hábitat… Y, si vas a la playa, descárgate Guía de peces del mediterráneo.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta