Dona médula, dona vida

Seguramente te suena la expresión “donar médula”, pero tal vez no tienes claro cuál es el procedimiento para hacerlo, o no sabes que convirtiéndote en donante de médula puede llegar el día en que salves una vida. El proceso para donar es muy sencillo y, al contrario de lo que mucha gente piensa, no tiene nada que ver con la médula espinal.

Por Marta Peñalver

Dona-médula

En España se diagnostican 5.000 casos de leucemia al año. La mayoría de los pacientes diagnosticados necesitarán un trasplante de médula ósea. Sin embargo, tres de cada cuatro no disponen de un donante familiar compatible. Por eso es tan importante que los especialistas puedan recurrir a un Registro de Donantes de Médula Ósea, donde puedan buscar donantes anónimos compatibles. Este registro fue creado por la Fundación Josep Carreras en 1991, y desde 1994 es reconocido por el Ministerio de Sanidad como el registro oficial de donantes para todos los pacientes del Sistema Nacional de Salud.

La donación de médula se puede realizar en dos contextos: donar a un familiar, tras comprobar previamente que donante y enfermo son compatibles, o donar a un desconocido si, tras entrar en el Registro de Donantes, surge una compatibilidad con un paciente, que puede estar en cualquier parte del mundo. En este caso, la donación es anónima.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, la médula ósea es un tejido que se encuentra dentro de la sangre medular, en el interior de los huesos, y no tiene nada que ver con la médula espinal. El proceso de donación es sencillo y no implica ningún riesgo para el donante. Sin embargo, con este gesto sencillo, alguien puede salvar su vida gracias a ti.

 

Alguien salvó mi vida

A Natalia le diagnosticaron leucemia y en el Registro de Donantes encontraron una persona compatible que acabaría salvándole la vida: “El trasplante tuvo lugar gracias a una persona maravillosa a la que acabaría salvándole la vida: una donante alemana compatible conmigo que fue localizada gracias a la grandísima labor de la Fundación Josep Carreras, a la que le estaré eternamente agradecida”.

En el caso de Irene, “la Fundación Josep Carreras contra la leucemia me consiguió un donante de médula ósea cien por cien compatible. Era una donante alemana de mi edad. No es posible conocerla, así que solo tuve la oportunidad de mandarle una carta muy emotiva, pero anónima”.

Tras meses de luchar contra la enfermedad, a Rodrigo le llegó su oportunidad. El 14 de marzo de 2006 fue sometido a un trasplante de médula ósea procedente de un donante danés, gracias al cual superó una leucemia.

 

Quiero convertirme en Donante de médula ¿Qué pasos debo seguir? (Pincha aquí)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta