¿Qué puede enseñarnos el homeschooling?

44

La experiencia de las familias que educan normalmente en casa puede ayudarnos en caso de un nuevo confinamiento. Algunos de sus consejos consisten en reorganizar los espacios, trabajar por rincones o hacer a los hijos mayores responsables de los más pequeños.

Por Isis Barajas
“Lo mío no es el homeschooling”. Esto es lo que muchos padres han concluido tras la experiencia de la educación en casa durante el confinamiento. Sin embargo, lo que hicimos los padres durante ese tiempo nada tiene que ver con lo que se conoce como homeschooling o educación en casa. Esta realidad, que actualmente sigue sin regularse en España, “no es un confinamiento”. Así lo aclara María Bellmunt, maestra, máster en educación personalizada y madre de seis hijos, a quienes ha educado fuera de las aulas hasta que las mayores comenzaron la Secundaria. Fue en este momento cuando, animada por otros padres, volcó su experiencia en la creación del International Rural School, un colegio rural británico privado en un pueblo de Mataró. 

Una ayuda para los padres 

Bellmunt asegura que los padres que han tenido que gestionar la enseñanza escolar de sus hijos durante el confinamiento son unos auténticos héroes, puesto que esta situación les “ha obligado a combinar trabajo con cuidado de los niños y supervisión de las actividades escolares, y en algunos casos ha podido llegar a ser traumático si había además pérdida económica o de salud”. 
El homeschooling no es esto, ya que es una forma de enseñanza “escogida con libertad y con conocimiento de causa, y generalmente se deja de trabajar para dedicarse a los niños”. Además, sostiene, “uno mismo es el que planifica. No depende de las exigencias de un colegio al que rendir cuentas”. A pesar de las diferencias entre un modelo y otro, su larga experiencia como madre homeschooler –y ahora como directora de una escuela rural– puede servir de ayuda a los padres para organizar el trabajo escolar en casa.

Ideas para organizar el trabajo en casa

Puedes encontrar este artículo en el número 57 de la revista Misión.
¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratisy recibirás la revista cada tres meses en casa.
Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta.