Contra la osteoporosis: dieta y deporte

La osteoporosis es una enfermedad que afecta a gran parte de la población y que puede provocar lesiones que deriven incluso en la muerte. Conocer nuestros factores de riesgo y seguir ciertas pautas puede reducir las posibilidades de sufrir complicaciones graves.

Por Marta Peñalver

Según la Organización Mundial de la Salud, en España más de 3,5 millones de personas  padecen osteoporosis. Esta enfermedad crónica provoca una disminución generalizada de la resistencia ósea y, por lo tanto, predispone a un mayor riesgo de fracturas ocasionadas por una caída o, en los casos más avanzados, sin necesidad de ningún traumatismo.

Factores de riesgo

Pero ¿a qué se debe este debilitamiento de los huesos? El Dr. Antonio Naranjo, portavoz de la Sociedad Española de Reumatología y reumatólogo en el Hospital Dr. Negrín de Gran Canaria, afirma que el perfil de mayor riesgo es el de “una persona mayor de 50 años, de complexión muy delgada, fumadora y con antecedentes de fractura de cadera en sus padres” .

Naranjo señala otros factores de riesgo, como “haber tenido ya fracturas por fragilidad, el consumo de alcohol y los tratamientos con corticoides”.

Según datos de la International Osteoporosis Foundation, 1 de cada 3 mujeres y 1 de cada 5 hombres sufrirán al menos una fractura por osteoporosis a lo largo de su vida. De hecho, el sector de la población más afectado por esta enfermedad son las mujeres mayores de 50 años y, especialmente, las que superan los 70.

Aunque en muchas ocasiones esta enfermedad no se diagnostica hasta que se produce una fractura, es posible realizar un examen de densidad mineral ósea (densitometría) para adelantar el diagnóstico y adoptar medidas preventivas, como “realizar ejercicio de manera regular (por ejemplo, caminar), una dieta rica en calcio y vitamina D, así como seguir un tratamiento específico cuando se usen ciertos medicamentos”, según recomienda el Dr. Naranjo.

Tras el diagnóstico

Si ya se tiene el diagnóstico, hay una serie de pautas que conviene llevar a cabo para reducir el riesgo de fracturas y paliar los efectos de la enfermedad. En primer lugar, se debe seguir con rigor el tratamiento que prescriba el especialista, y que, según el Dr. Naranjo “debe realizarse durante años” , además de hacer ejercicio y seguir la dieta recomendada. La complicación más grave de esta dolencia es la que implica una fractura ósea, sobre todo si se trata de una fractura de cadera, ya que esta tiene un índice elevado de mortalidad, morbilidad e impacto sociosanitario. Las fracturas vertebrales y las de fémur, húmero o radio suponen también complicaciones frecuentes. Por todo ello, es importante cuidar este aspecto de nuestra salud y seguir los consejos de los expertos, sobre todo si pertenecemos a los grupos que tienen mayor riesgo de padecer esta dolencia.

“Realizar ejercicio y seguir una dieta rica en calcio y vitamina D ayuda a prevenir la osteoporosis”

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta