Feliz Navidad (en familia)

Ninguna otra celebración se ha propagado con tanta fuerza a lo largo de la Historia como la Navidad, atesorando a su paso las más gratas tradiciones del planeta. Algunas son prácticas centenarias que vale la pena adoptar en nuestra familia para que esta Navidad sea distinta.

Por Isabel Molina E.

Se acerca la Navidad y cada familia hace acopio de las mejores tradiciones aprendidas generación tras generación. Como desde la primera Natividad hasta nuestros días, también este año Dios hecho Hombre quiere nacer en nuestro hogar.

Por eso, en Misión te invitamos a vivir esta Navidad como si fuera la única; a hacer que se parezca a los mejores cuentos; a que recobres la buena costumbre de disfrutarla en familia y traces un plan para intentar que todos, sobre todo los niños, noten un cambio decisivo de ritmo, más pausado y alegre.

Te proponemos una batería de pequeños gestos para que intentes que el torbellino de compras y compromisos no te impida poner la mirada en lo esencial. Así, este diciembre puede ser un tiempo irrepetible para sembrar recuerdos indelebles en los miembros de tu familia.

Para empezar, un bonito modo de preparar la Navidad es que todos os pongáis de acuerdo, incluidos los peques y los abuelos, para elegir algunas fiestas adicionales, y hacer una sencilla celebración que las conviertan en algo especial: ¿San Nicolás de Bari, el 6 de diciembre? ¿La vigilia de la Inmaculada, el 7? ¿La Virgen de Guadalupe, el 12? En nuestro Calendario de Adviento te damos más de 25 ideas (Descargar PDF al final de este artículo).

Fechas inolvidables

También podéis aprovechar cada domingo de Adviento como un evento memorable que comience con una merienda especial, que continúe con las oraciones de la liturgia para encender una nueva vela de la Corona de Adviento, y concluya con un juego o actividad en familia.

Para no aislarte en tu hogar, aprovecha a quedar a cenar con familias amigas, cada día en casa de alguna de ellas, y vence la vergüenza para cantar villancicos con panderetas, zambombas o guitarras.

Si optas por viajar o hacer excursiones, no es necesario ir muy lejos, pero sí que busques lugares donde el espíritu se serene y puedas mirarte por dentro, dialogar con Dios, y hacer balance.

Caridad y oración

Estos son días muy propicios para enseñar a los niños que Cristo nos hace hermanos de los demás, sobre todo de los que sufren. Podéis hacer una compra especial para llevarla a la parroquia, o para dársela a algún mendigo conocido.

Aprovechad para preguntarle qué le hace falta, charlar con él, felicitarle la Navidad, y rezad después por él con los niños.

Y hablando de rezar, no dejes de hacer la oración de estos días junto al belén, tanto en familia como de forma individual, y buscar ratos al lado de la gruta de la Sagrada Familia, contemplando el misterio de un Dios que vivió en la humildad, con una rutina inestable y en el amor de un hogar.

Aquel nacimiento que transformó la Historia hoy puede transformar vuestra propia historia, pues Jesús Niño irradia su Espíritu de Amor desde el centro de nuestra casa, y pone en sintonía a todos los miembros de la familia.

 Descargar Calendario de adviento

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta