La fachada este de la basílica de la Sagrada Familia encierra una catequesis acerca del misterio de la Encarnación de Dios.

Por Margarita García

Para entender todo el significado de esta portada, lo más recomendable es pararse a observar primero la cripta, sobre la que se erige esta obra Patrimonio de la Humanidad,  porque en la clave de bóveda se representa la Anunciación.
A través de ello, “Gaudí quiere transmitir que la Iglesia se construye gracias al sí de la Virgen, sin el cual no existiría el cristianismo, ni tampoco este templo”, explica María Eugenia García Bermejo, licenciada en Historia del Arte y experta en la figura del arquitecto.

Y EL VERBO SE HIZO PIEDRA

Antonio Gaudí, que actualmente se encuentra en proceso de beatificación, comenzó el templo por la fachada dedicada a la Natividad, pues expresaba “la alegría de vivir”. Quería sacar a la calle las catequesis y la belleza de los retablos para que llegasen a todos y no solo a quienes entrasen en la iglesia.
Él la planteó en color: la parte central, en azul y dorado; la derecha, en rojizo; y la izquierda, en verde. De niño, Gaudí apenas pudo acudir a la escuela porque padecía una enfermedad,  pero sus maestros fueron los árboles que observaba mientras se encontraba postrado en cama, lo que explica su amor por la naturaleza.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta