La revista más leída por las familias católicas de España

La revista más leída por las familias católicas de España

José Luis López-Linares, director de “Hispanoamérica”: “En América se pasó del Neolítico al Barroco en una generación”

El 12 de abril se estrena en los cines el documental "Hispanoamérica", dirigido por José Luis López-Linares, una producción que continúa la senda de éxito iniciada con "España, la primera globalización".

Por Javier Lozano

Tras el enorme éxito del documental España, la primera globalización, documental más visto en España en 2021, el afamado cineasta José Luis López-Linares vuelve a la gran pantalla con Hispanoamérica, una producción de primer nivel que pretende mostrar los numerosos y bellos lazos de unión entre España e Hispanoamérica, en lo que él llama la “civilización hispánica”.

López-Linares ha rodado por toda Hispanoamérica y España, en donde ha entrevistado a historiadores, profesores, artistas y músicos con los que que enseña a través de impresionantes imágenes y detallados testimonios la grandiosidad de lo que es la Hispanidad. En esta entrevista en Misión ahonda en la importancia de un documental que se estrenará el 12 de abril en los cines españoles y que está llamado a ser uno de los fenómenos audiovisuales del año.

¿Sigue la Hispanidad vigente hoy?
Participamos en una civilización que podríamos llamar “civilización hispánica”, que tiene sus características propias. Por supuesto, el idioma es el nexo más evidente, pero no el único, ni mucho menos. Hay una relación entre unos 550 y 600 millones de personas que hablan el español como lengua materna. Pero nos une también una religión y una cultura católica, así como una forma de encarar la vida. Todo esto lo debemos preservar.

¿Dónde cree que es más necesaria esta película, en España dónde se vende un sentimiento de culpa por lo realizado en el pasado, o en Hispanoamérica, donde se ha fomentado la victimización ante lo español?
España, la primera globalización tuvo un recorrido importante y logró formar a toda una generación e Hispanoamérica es la continuación lógica de esta primera globalización. La película pretende que reconozcamos todo lo que los hispanoamericanos, incluidos los españoles, tenemos en común, que es mucho más que lo que nos separa.

Es muy necesario en ambos territorios. Como usted dice, en España nos echamos la culpa a nosotros mismos, algo que es totalmente injusto. Y en América tienen la ventaja de que nos echan la culpa a nosotros (risas), pero en realidad no es una ventaja muy relevante porque ellos viven sin ser capaces de reconocer sus orígenes. Estamos todos unidos en una especie de orfandad. Eso es lo que en la película trato de exponer, para que nos demos cuenta de que no somos huérfanos.

¿Qué papel ha tenido la fe católica en la vertebración de la Hispanidad?
Ha tenido un papel fundamental. Es clave y sustento más allá de que personalmente uno tenga o no tenga fe. Somos católicos cultural y también vitalmente. En el siglo XVI no existía en América el concepto de raza, porque un nieto de Atahualpa podía ser completamente inca de ascendencia, pero si hablaba español y era católico era español. La fe católica ha sido la base de la civilización hispánica.

¿Qué aporta de novedoso este documental en este debate tan encendido que hay en torno a la Hispanidad?
La ventaja de la creación audiovisual es que puedes mostrar cosas, quizás en un libro o en una tesis es más difícil, pero con el cine puedes mostrar en mayúsculas. Lo que yo he querido hacer con la película es enseñar el patrimonio que tenemos en común, un patrimonio artístico impresionante como no hay en ninguna otra civilización. En la América española hay más de 20 ciudades que son patrimonio de la humanidad. Más allá de la frontera del Rio Grande sólo hay una. Uno lo ve cuando va a América o cuando va a España. Otro de los hechos culturales que nos une es la música. Son dos ejes que en la película son muy importantes.

En esta película ya no hablamos de Leyenda Negra, hablamos de lo bueno, de lo bello, de lo hermoso que es sentirse hispanoamericanos. No es una película que exponga las trampas que nos han puesto, lo que quiere es crear lazos en lo que ya somos: la civilización hispana.

¿Cuál cree que es la mejor herencia que ha dejado España en América? Y por otro lado, ¿qué  ha aportado América a España?
La mejor herencia de España en América es el catolicismo. También la creación de los virreinatos como los de la Nueva España o del Perú. España ha dejado además del catolicismo, la lengua española, importante tecnología, productos de alimentación como el trigo o la vid, medios de comunicación, de transportes… Y viceversa, con infinidad de productos… ¿Qué haría Italia sin el tomate, por ejemplo? (ríe) Pero también nos trajo una posibilidad, siguiendo la estela de la reina Isabel, de empezar un Mundo Nuevo, de empezar algo de manera distinta. América fue para España una apertura espiritual a través de órdenes como los jesuitas, dominicos, franciscanos… La expansión misionera por América fue algo que España sintió de manera muy única.

¿Ha habido algo que le haya sorprendido o que no conociera y le haya marcado especialmente durante esta producción?
Muchas cosas. Yo ya había viajado por México, por el Perú, pero había estado sólo en las capitales. Ahora he estado en el interior y en los pueblos y ha sido un descubrimiento tremendo. Cito por ejemplo la herencia recuperada de la música de la selva boliviana o de las misiones jesuitas. En una generación pasaron del neolítico a tocar el violín y tener una orquesta completa. Pasaron del neolítico al barroco en un espacio increíble de tiempo en medio de la selva… Eso es impresionante. Siempre se habla del mestizaje y se piensa en el mestizaje entre un europeo y una indígena, pero también se dio el mestizaje entre los distintos pueblos como por ejemplo en México. Antes no había ningún mestizaje entre tlaxcaltecas y mexicas, algo que cambió tras la llegada de los españoles.

En su opinión, ¿qué intereses ha habido en intentar fracturar esta relación de hermandad entre España y América?
Para mí está muy claro. El Imperio británico nunca pudo derrotar a España militarmente, como por ejemplo con el ataque a Cartagena de Indias, con la heroica defensa de Blas de Lezo, o después con el intento de invadir la ciudad de Buenos Aires en la que los ingleses tuvieron que huir. A raíz de ahí iniciaron otra forma de actuar favoreciendo la insurrección interna, y para eso la Leyenda Negra fue una herramienta muy útil. El objetivo era romper los virreinatos, territorios con una moneda en común, con libre tráfico de mercancías, con una unidad administrativa y mucha autonomía. Algo que funcionaba extraordinariamente bien lo convirtieron en 22 países, algunos minúsculos, cada uno con su moneda distinta, y todos endeudados con Inglaterra al acabar sus independencias. Cuando quieres romper algo, estas tácticas de inteligencia de la Leyenda Negra son muy útiles.

Para más información sobre la película “Hispanoamérica” visite: www.hispanoamericalapelicula.org/

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

MARZO, ABRIL, MAYO 2024

MARZO, ABRIL, MAYO 2024