Kumi ¡Sal de tu tierra!

 

¿Has pensando hacer voluntariado, pero no sabes dónde ni con quién? ¿Tienes inquietudes y te gustaría hacer algo por los demás? Kumi es la respuesta para quienes, como tú, buscan tender la mano al otro, y además vivir una experiencia de fe única.

Por Marta Peñalver

Kumi

Hace algo más de un año surgió en el seno del Regnum Christi una iniciativa para dar respuesta a la inquietud de muchos jóvenes por hacer un voluntariado internacional y unificar los proyectos que ya se llevaban a cabo por parte de miembros del movimiento: Kumi.

Esta obra de apostolado organiza viajes a distintas partes del mundo para que los jóvenes que quieren dar lo mejor de sí lo hagan, además, en un ambiente cristiano y enriquecedor.

Antonio Fraile, responsable de Kumi, nos cuenta que esta iniciativa surgió al ver  “la gran cantidad de gente que quiere ayudar a los demás, y que no siempre encuentra un grupo u organización con quien hacerlo” . Además, “a los voluntarios les decimos que van a ayudar, sí, pero que, sobre todo, van a encontrarse con Jesús en el otro”.

Por eso, el único requisito es tener una actitud positiva y muchas ganas de trabajar.  “Realizamos entrevistas personales para asegurarnos de que los voluntarios entiendan el mensaje de Kumi, y tengan claro lo que hacemos y por qué lo hacemos”, señala Fraile.  “Nuestra vocación es, en primer lugar, evangelizadora”, recalca.

 

Donde nos necesiten

Cada joven costea su viaje y manutención, aunque desde Kumi hacen lo posible para que todo el que quiera pueda vivir esta experiencia, tan enriquecedora para los voluntarios como para quienes reciben su ayuda.

¿Y a dónde va Kumi?  “Vamos a donde nos necesiten. Estamos dispuestos a viajar adonde nos pidan y hacer lo que allí nos manden, siempre y cuando la fe sea el timón de la aventura en la que nos embarquemos”. El pasado verano, casi treinta voluntarios estuvieron trabajando con las Hermanas de la Caridad en Calcuta y en el colegio Mano Amiga del Regnum Christi en Manila, y en 2018 está previsto que Kumi llegue también a Bucarest, de la mano, de nuevo, de las Hermanas de la Caridad.

 

Para repetir

Quienes ya forman parte de la gran familia que es Kumi coinciden en que es una “experiencia única”. Tanto es así que Andrés Pou, un estudiante de 19 años de Palma de Mallorca, tras haber viajado el pasado verano a Calcuta, decidió adelantarse y pasar la Navidad en Bucarest en la casa de las Hermanas de la Caridad.

“Renunciar a las comilonas, las fiestas y los regalos por esto sin duda merece la pena”, asegura Andrés. Y aunque está seguro de que pasar esas fechas en familia es importante, también cree que  “hacer voluntariado en Navidad, como en cualquier otra época del año, te da la oportunidad de acompañar a quien no tiene tanta suerte, y brindarles el cariño que nosotros sí recibimos”.

Kumi

“Talita Kumi”

“Niña, levántate”, fueron las palabras que pronunció Jesús cuando resucitó a la hija de Jairo (Mc 5:41). De esta expresión tomaron la idea para el nombre: Kumi, sal de tu tierra (Levántate y sal de tu tierra).

Información y contacto en:

www.kumisaldetutierra.es

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta