Avena-cereales-desayuno-frutos-rojos-bowls

La avena se presenta como el aliado perfecto para las mañanas ya que, según expertos en nutrición, es un cereal rico en hidratos de carbono complejos que nos proporcionan “gran parte de la energía que necesitamos para vivir”.

Por Blanca Ruiz Antón

La avena ha entrado fuerte en la alimentación. De ser un cereal de uso minoritario, ha pasado a estar hoy presente en las estanterías de los supermercados y en las cocinas domésticas, en numerosas variantes: copos, harina, salvado, en bebidas, con cacao, en yogures…
Pero ¿cuáles son los beneficios de este cereal? Marta Garcés, profesora del Grado de Gastronomía de la UFV y experta en nutrición, explica que la avena  “es una fuente única de energía, sobre todo para el cerebro”.
Al ser un cereal  “rico en carbohidratos complejos, principalmente almidón, cuando la digerimos da lugar a carbohidratos más simples, que son la base de nuestra alimentación y que nos proporcionan la energía que necesitamos para vivir”.

La vitamina B1 presente en la avena ayuda a mantener y equilibrar nuestro sistema nervioso

Mejor que el trigo
En comparación con el trigo, que es el cereal de mayor consumo en España, Garcés asegura que la composición de la avena   “es un poco más elevada en proteínas y ácidos grasos insaturados Omega 3 y Omega 6, lo que hace que nos ayude a controlar el colesterol”. Además, como contiene una gran cantidad de fibra, “tiene un efecto saciante que puede ser un aliado óptimo para perder peso y,  sobre todo, para facilitar el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento”.
“En cuanto al aporte de vitaminas y minerales, la avena presenta un perfil un poquito más elevado que el trigo en calcio, magnesio y fósforo, vitamina B9 (folatos; ácido fólico) y vitamina B1 (tiamina)”, precisa la experta. Esta vitamina B presente en la avena ayuda a mantener y equilibrar nuestro sistema nervioso.
¿El cereal del futuro?
Y aunque Garcés explica que por ahora “no parece que haya beneficios relevantes al sustituir otro cereal por la avena”, sí avanza que algunos estudios que se están realizando pueden ser tremendamente importantes para los celíacos:  “A pesar de que la avena contiene avenina, una prolamina similar a la que se encuentra en el gluten del trigo, esta parece que no produce los síntomas característicos de los pacientes celiacos”, explica Garcés. Algo que supondría un gran avance para quienes padecen esta patología y que, sumado a sus muchos beneficios, puede convertir a la avena en el cereal del futuro.