La desescalada no detiene la crisis alimentaria

37

Las peticiones de ayuda de familias en situación de pobreza siguen creciendo. Los Bancos de Alimentos hacen frente a esta realidad sin precedentes y necesitan, más que nunca, el apoyo de personal voluntario.

Por Isabel Andino
La Fundación Banco de Alimentos de Madrid es el banco de alimentos más grande de los 54 que forman parte de la FESBAL (Federación Española de Bancos de Alimentos), que se encarga de coordinar y apoyar el trabajo de todos ellos. Paliar el hambre es su misión, evitando el despilfarro mediante programas de aprovechamiento de los excedentes de producción y despertando la solidaridad de la sociedad.
Cifras que no bajan
A raíz de la crisis del covid-19 se ha incrementado en un 46 por ciento el número de personas que en la Comunidad de Madrid han necesitado ayuda alimentaria desde finales de 2019 hasta el final de junio de 2020, mes en que el Banco de Alimentos de Madrid estaba atendiendo a 190.000 personas. “Algunas de ellas empezaban en esta fecha a recibir el ingreso mínimo vital y eso ha hecho que ya no necesiten ayuda alimentaria, pero este ingreso, si se trata de una familia de tres o cuatro personas, tampoco les llega, y en estos casos nosotros seguimos colaborando”, explica Milagros Benito, directora de Marketing y Comunicación del Banco de Alimentos de Madrid.
Además, muchas personas se han incorporado al paro y ahora necesitan esta ayuda, por lo que el número de afectados que atiende el Banco de Alimentos no ha bajado con la desescalada de los últimos meses. “Desde principios de verano estamos distribuyendo 2.000.000 kg de alimentos al mes”, afirma Benito.
Siempre operativos
Los bancos de alimentos tuvieron que hacer frente a complicaciones añadidas por la crisis del covid-19. “Pero tuvimos claro desde el minuto cero que no podíamos dejar de operar porque era el momento en que más nos necesitaban”, asegura Benito. Por otra parte, “al inicio de la pandemia había tanta gente gestionando ayudas que era importante no duplicarnos, porque el objetivo es que la ayuda llegue a todos los que la necesitan”, puntualiza Benito. Esto obligó a extremar la coordinación con entidades como Cruz Roja o Cáritas. Además, han colaborado otras instituciones como el Ejército, los Bomberos, Correos, y en la Comunidad de Madrid se sumó también la Guardia Real.
Se buscan voluntarios
“La sociedad española ha respondido con una fuerza tremenda en las campañas de donación de alimentos que se han realizado por la crisis del coronavirus. Los españoles podemos presumir de ser los mayores donantes en bancos de alimentos en Europa”, afirma Ángel Franco, director de comunicación de la FESBAL. Pero estas campañas no serían posibles sin el trabajo de los voluntarios.
“Con la pandemia tuvimos que hacer una captación rápida de voluntarios jóvenes, que recibió una respuesta muy buena”, explica Milagros Benito, quien añade que “cuando alguien, particular o empresa, hace voluntariado, luego quiere continuar”. Lo mismo ocurre con la Gran Recogida que los 54 bancos de alimentos realizan simultáneamente a finales de año, en la que se recogen unos 20 millones de kilogramos de alimentos en España.

¿Cómo contactar?

Puedes encontrar este artículo en el número 57 de la revista Misión.
¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratisy recibirás la revista cada tres meses en casa.
Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta.