Magdala: tras los pasos de Jesús

 

Jesús paseó por sus calles, anunció en sus plazas y predicó en sus sinagogas. Magdala, la ciudad de María Magdalena vuelve a ser hoy, 2000 años después de su desaparición, una ciudad viva.

Por Marta Peñalver

Los historiadores coinciden en que Jesús vivió gran parte de su vida a orillas del Mar de Galilea. Fue allí donde predicó e hizo muchos de los milagros que relatan los Evangelios. Por eso, en el año 2004, el sacerdote Legionario de Cristo Juan Solana sintió que Dios lo llamaba a construir un centro de retiro espiritual en Tierra Santa, lo más cerca posible del Mar de Galilea. Como él mismo señala, sintió que Dios le indicaba el lugar y disponía todo lo necesario para su labor.

En 2009 comenzaron las obras. Pero cuando se iniciaron las tareas de excavación para la cimentación el centro, nadie podía creer lo que Dios tenía preparado: el descubrimiento de la antigua ciudad de Magdala.

Magdala fue una ciudad importante en tiempo de Jesús, y es más que probable que el Hijo de Dios paseara por sus calles y predicara en su sinagoga, tan próximas a Cafarnaún, donde vivía Pedro y en cuya casa se hospedó Jesús.

De hecho, entre las ruinas de Magdala, descubiertas y restauradas gracias al movimiento Regnum Christi y a los Legionarios de Cristo, se encuentra una de las siete sinagogas del siglo I que hay en el mundo (la única en Galilea) que es, además, la que se conserva en mejores condiciones. En ella se encontró la piedra de Magdala, uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de los últimos tiempos en Tierra Santa, que ha proporcionado a los historiadores una visión más amplia del siglo I.

Miles de voluntarios trabajan sin descanso todo el año para descubrir la riqueza que aún esconde Magdala: se estima que solo el 10 por ciento de este complejo arqueológico ha sido excavado. Hoy Magdala, con su centro de visitantes regido por el Regnum Christi, se ha convertido en un punto de máximo interés por su belleza, su riqueza arqueológica e histórica y su gran valor espiritual.

La ciudad de Maria Magdalena

La figura de María Magdalena es una de las más misteriosas del Evangelio. Su nombre aparece repetidas veces en el Nuevo Testamento, donde se relata que fue una de las mujeres que presenció la crucifixión y sepultura de Cristo, y, además, la primera que vio a Jesús resucitado.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta