La niña que exclamaba “¡Qué bueno eres, Jesús!” durante su grave enfermedad está revolucionando los abortorios intercediendo para salvar vidas. La Asociación Amigos de Mari Carmen espera el milagro para su beatificación.

Por Margarita García

Octubre de 2014. Una pareja joven de clase alta sale de un abortorio de Madrid. Es su primer hijo. A la puerta de la clínica les esperan los rescatadores san Juan Pablo ii, que trabajan con Asociación Más Futuro, una organización que ayuda a embarazadas que tienen dificultades. “Cuando parecía que no nos escuchaban, ella se vuelve y coge un folleto en el que le ofrecíamos ayuda –cuenta a Misión Marta Velarde, presidenta de Más Futuro– y aprovechamos para hablar con ellos. Al cabo de unos días, ella me manda un mensaje: ‘No puedo con esto, hemos decidido no seguir con el embarazo’”. Es entonces cuando Marta lo deja todo en manos de Mari Carmen González-Valerio, la niña madrileña que está camino de los altares. En el número 33 de Misión, os contábamos la vida de esta niña, declarada ya Venerable por la Iglesia católica, que vivió de forma heroica la dolorosa enfermedad que padeció antes de morir. Esta niña es la que tiene, desde hace unos meses, “revueltos” los abortorios de Madrid. Así lo constata Marta Velarde, quien comenta que desde que una voluntaria le regaló un bolígrafo con el nombre y la foto de Mari Carmen, el número de rescates se ha triplicado: “Es tal el cambio, que las clínicas de abortos empiezan a ponerse nerviosas. Incluso un día vino la policía a impedirnos hacer rescates”. Pero el poder de la oración es mayor, y más cuando una vida está en juego. Y así ocurrió con el bebé que esperaba esta pareja. Justo el día en que los restos de Mari Carmen eran trasladados a la parroquia de Santa María de Caná, en Pozuelo de Alarcón (Madrid), Marta se encomendó a esta Venerable niña. “Al cabo de dos horas, la pareja se presenta en la asociación para decirme que va a tener el bebé. Y cuál será mi sorpresa cuando me dicen que si es niña la llamarán Carmen”. Y es que, como reconoce Velarde, “Mari Carmen sabe entender al niño no nacido, que es un mudo para mucha gente”.
Pero esta niña no solo está “trabajando” con Más Futuro; a ella se han encomendado personas como Ana, que frente al cáncer de estómago que diagnosticaron a su tía, oró a Mari Carmen para que intercediera ante Dios y, al poco tiempo ¡la metástasis desapareció! También Miguel Ángel se encomendó a Mari Carmen antes de una intervención quirúrgica para quitarle un carcinoma papilar de tiroides. “Todo salió fenomenal”, reconoce y, en acción de gracias, fue a Madrid a visitarla. Acudió con su pareja, que llevaba dos años en paro y “lo estaba pasando muy mal”. Le presentó a la niña la situación y le pidió un trabajo. “Esta visita fue un jueves y el lunes la llamaron para un trabajo”.
Mari Carmen González Valerio, con solo seis años, se entregó a Dios por la salvación de las personas que mataron a su padre en la Guerra Civil. Esta niña que vivió tan “poco”, con su ejemplo de pureza y amor a Dios, suscita la oración de intercesión de decenas de fieles que esperan los milagros que la hagan santa.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta