OAK International Academies: Crecer como persona de la mano del Regnum Christie

121

El dominio del inglés y del francés es, cada vez más, competencias indispensables en una educación que prepare para el éxito futuro. Y para desarrollarlas de una manera única, nada como una inmersión lingüística total. Con ese objetivo nacieron las Oak International Academies, una obra educativa que el Regnum Christi ofrece en Suiza, Estados Unidos e Irlanda, y que da la posibilidad a chicos y chicas de perfeccionar estos idiomas y, sobre todo, a seguir creciendo como personas y como cristianos.

Aprender inglés y francés en un entorno de inmersión lingüística, que propicie además el crecimiento integral del alumno, es posible desde hace 50 años de la mano de las seis academias Oak International Academies, que el Regnum Christi tiene repartidas en Irlanda, Estados Unidos y Suiza.

alumnas_de_oak_international_academies

Según explica el padre Óscar Sánchez LC, director de la academia Dublin Oak (Irlanda), buque insignia de estas escuelas desde hace medio siglo,  “la oferta distintiva de las seis academias Oak es una experiencia formativa con atención personalizada”  que, según precisa,  “incluye la formación humana y espiritual, un programa académico de excelencia, interacción con alumnos de distintas nacionalidades, visitas a diferentes ciudades, conocimiento de la cultura irlandesa y de los lugares más relevantes del país, deporte y, por supuesto, perfeccionamiento del idioma”.
Existen varias modalidades de estancia en estas escuelas diferenciadas entre chicos y chicas. Hay ofertas para cursar el año académico completo, de septiembre a junio, y también programas para estancias más reducidas, como puede ser durante el verano (julio), otoño (de septiembre a diciembre), o la primavera (de enero a junio).
De los alumnos que pasaron por sus aulas durante 2018, el 58 por ciento provenían de colegios del Regnum Christi. Cecilia Azcúnaga, directora de Woodlands Academy, considera que se debe a que los alumnos buscan “dar continuidad a la formación que reciben en sus colegios de origen. No solo es una experiencia integral, con todos los elementos distintivos de nuestra pedagogía, sino que se ofrece un entorno internacional”.
Las familias de los alumnos destacan como uno de los puntos fuertes que se trata de una oportunidad de oro para que sus hijos aprendan y perfeccionen el inglés. Afirman, además, que esta experiencia les ayuda “a crecer como personas, a profundizar en los valores cristianos y familiares, a madurar en medio de un entorno supervisado, donde cuentan con un acompañamiento personal, y que les permite vivir una experiencia internacional”.