La Universidad Francisco de Vitoria y la Fundación Vaticana Joseph Ratzinger-Benedicto xvi convocan los Premios Razón Abierta para “impulsar la investigación y la innovación docente” de aquellos profesores que relacionen el saber científico con las grandes preguntas del ser humano

Por José Antonio Méndez

¿Merece la pena destinar recursos a enfermos terminales o es preferible mejorar las condiciones de vida de los pacientes sanos? ¿Quién ha establecido las leyes físicas? ¿Qué había antes del origen del universo? ¿Tienen una explicación racional el odio y el sufrimiento? ¿Qué nos espera tras la muerte? Estas grandes cuestiones para el ser humano, y otras similares, están hoy sobre la mesa de aquellas universidades que aspiran a formar personas capaces de afrontar los interrogantes que van más allá de lo políticamente correcto o de lo que resulta útil para el mercado.
Universidades como la Fran­cisco de Vitoria (ufv) de Madrid que, con la Fun­da­ción Vaticana Joseph Ratzinger-Benedicto xvi, ha convocado en España los Premios Razón Abierta precisamente para “reconocer e impulsar la investigación científica y la inno­vación docente que, desde el diálogo interdisciplinar, ensanchen los horizontes de la razón”, tal como sugirió el Papa emérito Benedicto xvi durante su pontificado.
Preguntas clave
Según explica uno de los coordinadores de los Premios Razón Abierta, el profesor Max Bonilla, “si las ciencias se cierran sobre sí mismas, dejamos fuera las grandes cuestiones vitales para el ser humano”. Cuestiones relativas a la ética, la moral o la antropología que tienen una gran incidencia en nuestra vida cotidiana a través de la política, la cultura o la medicina. De ahí que estos premios supongan una iniciativa pionera para incentivar aquellos proyectos de investigación y prác­tica docente que muestran, desde su área, “una visión más completa del ser humano y del mundo”, promoviendo el diálogo con otras ciencias y, sobre todo, la filosofía y la teología, para las que hay preguntas que la ciencia no sabe responder.

Los premios tienen una dotación de 100.00 euros

Una red de investigadores
Tal como explica el profesor Bonilla, “con los Premios también queremos crear una red de investigadores que enriquezcan la sociedad por medio de la incorporación a sus disciplinas de una nueva visión del ser humano, de la verdad de la ciencia, de la ética y del sentido de la vida”. Un proyecto ambicioso que contará, por ello, con una muy importante dotación económica: 100.000 euros distribuidos en cuatro premios de 25.000: dos para investigación y dos para docencia.
Los premios abarcan las ciencias jurídicas, econó­micas y sociales; las ciencias biomédicas y de la salud; las ciencias de la comunicación; la arquitectura y las tecnologías de la información. Podrán aspirar a conseguir estos premios profesores e investigadores, a título individual o en grupo, de cualquier universidad o instituto superior del mundo.
Los trabajos pueden presentarse hasta el 28 de febrero, y será el 31 de mayo cuando se dará a conocer el fallo de esta primera edición de unos premios que están llamados a marcar un nuevo rumbo en la universidad de hoy.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta