Premios revista Misión: “Hay que ganarse el corazón de las personas”

70
Premiados por la revista Misión 2019

Entregamos los Premios revista Misión 2019 a Leopoldo Abadía, la película Abuelos y la plataforma Empantallados por su forma creativa y audaz de comunicar la familia.

Por Redacción

Fotografías Dani García

“Formas rompedoras de comunicar la familia”  ha sido el leitmotiv de los premios que hemos entregado este año desde la revista Misión. Los galardonados en esta ocasión han sido grandes especialistas en esta tarea que se ha vuelto cada vez más urgente: el economista y escritor Leopoldo Abadía, la película Abuelos, dirigida por Santiago Requejo y producida por Carlos Sanz, y la plataforma Empantallados.
Todos ellos participaron en un desayuno-coloquio celebrado en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) con el objetivo de reflexionar sobre  “modos originales, innovadores y renovados de comunicar la familia a la sociedad”, en palabras de la directora de la revista Misión, Isabel Molina Estrada. “Porque las formas con que solemos retratar a la familia y al matrimonio ya no atraen. Y en contraposición a estas formas anquilosadas de hablar de la familia, hace falta crear otras que sí motiven, que lleven consigo toda la fuerza inextinguible de esta institución genial y que puedan servir de estímulo para aspirar a una vida heroica, santa y feliz”.
Premios revista MisiónTres pioneros
Lo que, desde luego, no hacen ninguno de los premiados es teorizar sobre la familia desde la distancia. Al contrario, los tres son pioneros de este estilo audaz y rompedor de hablar de la familia en el ámbito público, y reivindican la necesidad de hablar de esta institución desde el testimonio personal, con realismo y dirigiéndose, más que a la cabeza, al corazón de las personas.  “Vivimos en un mundo puramente emocional, así que tienes que ganarte el corazón de las personas. Una vez que te ganas el corazón, la gente te puede preguntar, y entonces es posible pasar del corazón a la razón”. Con estas palabras sintetizó el cineasta Santiago Requejo no solo el modo de comunicar hoy la familia, sino la clave del éxito de su ópera prima, tras haber triunfado en el cortometraje: la película Abuelos.
El filme muestra de forma realista, pero con esperanza y humor, el drama familiar que supone no tener empleo pasados los 50 años, y la necesidad de reinventarse y emprender. Su director, que vivió de cerca esta situación en su familia, aseguró que  “no puedes comunicar lo que no vives o lo que no sientes. Para que una película se quede en el recuerdo y suscite una reflexión tiene que tener emoción y autenticidad”, recalcó.

“No puedes comunicar lo que no vives o lo que no sientes. Una reflexión tiene que tener autenticidad”

Premios revista MisiónEl testimonio por bandera
En este punto coincidió también Leopoldo Abadía, quien recibió el premio por su forma divertida, original, trascendente y profundamente humana de hablar de la familia.
61 años de matrimonio, 12 hijos y 49 nietos abalan el testimonio de un hombre que saltó a la fama por sus teorías económicas y que ahora triunfa con libros sobre la vida familiar, como 36 cosas que hay que hacer para que una familia funcione bien o Abuelos al borde de un ataque de nietos (ambos de Espasa).  “Yo hablo de lo que sé. Y en vez de afirmar que lo primero es lograr que el ambiente en casa sea acogedor, cuento ejemplos, como el de un amigo de mis hijos al que me encontré comiendo canelones en mi casa a las 6 de la mañana porque no tenía nada en su nevera, y pensó: ‘En casa de Abadía seguro que hay algo’. Eso lo entiende todo el mundo”, explicó.
En una sociedad marcada por el relativismo y las fake news, este economista reivindica la importancia del testimonio y de ser auténticamente normales, porque  “lo anormal, cuando Premios revista Misiónse repite muchas veces, no se convierte en normal, sino que se convierte en anormal frecuente. Y si el único de mi barrio que no se ha divorciado soy yo, quiere decir que todos en mi barrio son anormales menos yo”. Igual en los negocios, porque  “no es verdad que business is business. El que es honrado por la mañana es honrado por la noche. Y el que no es leal a su mujer no sé por qué tiene que ser leal a su empresa”, matizó.

“No es verdad que business is business. El que no es leal a su mujer no veo por qué tiene que ser leal a su empresa”

Libertad y formación
Con esa forma fresca, no exenta de humor y siempre con carga de profundidad, Abadía expuso algunas de las claves que mejor le han funcionado para educar a sus hijos. Por ejemplo, que  “en casa tenía que haber libertad total para los chavales, pero a la vez, muy buena formación”.
Porque Abadía no edulcora la realidad, y reconoce que un hijo nunca será una buena inversión… económica:  “Me río cuando me dicen que ahora no se pueden tener hijos. Hijos no se han podido tener nunca, ¡ni uno! Porque un hijo es un gasto, no una inversión”, señaló entre risas. Eso sí, también aseguró que los 1.830 recibos de colegio que pagaron su mujer y él durante la vida escolar de sus hijos quedaron compensados cuando su mujer enfermó gravemente, “y vinieron los 70 que éramos para acompañarla”.
Cultivar el talento
Un asunto con el que, por pura cuestión generacional, no tuvo que lidiar Abadía en la educación de sus hijos es la gestión de las pantallas en el hogar. Algo que hoy, sin embargo, se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los padres.
Ante este reto, la plataforma Empantallados ayuda a las familias en tres áreas fundamentales. Lo explicó su directora de contenidos, María José Abad: “En primer lugar, hablamos de todas esas cosas que ahora están y antes no existían; en segundo lugar, tratamos temas eminentemente educativos, puesto que a veces el síntoma es cómo gestionas las pantallas en casa, pero, en realidad, es necesario ayudar a educar, a poner límites, a potenciar la autoestima, etc. Y, por último, facilitamos recursos y herramienta
María José Abad, directora de contenidos de Empantallados.
s prácticas que aprovechan la tecnología como oportunidad para educar: un parking de pantallas, un modelo de contrato para el primer móvil de tu hijo…”.
Para Abad una de las claves para educar a los nativos digitales es  “animarles a usar las redes sociales con un para qué. Los padres pueden aprovechar esto para educar a sus hijos en una sana autoestima, y que no dependan del like, para que piensen cuál es la contribución que pueden hacer al mundo. Los jóvenes pueden cultivar su talento a través de las redes sociales, en vez de posturear en ellas”.
Buena y rentable
Los tres premiados demuestran que hoy no solo es necesario hablar de la familia, sino que hay que hacerlo con creatividad y audacia. Antes de buscar financiación para su película, Santiago Requejo y su productor, Carlos Sanz, dedicaron seis meses a estudiar el sector y a hablar con directores, productores, distribuidores… “A veces pensamos que cuando se hacen cosas que transmiten valores o se trata de un proyecto católico la gente tiene la obligación de apoyarlo. Y es un error”, subrayó Requejo. “Nos puede la pasión y se nos olvida que esa fiesta la tiene que pagar alguien. Hay que romperse la cabeza para hacer cosas buenas y rentables; hay que hacer algo por lo que la gente esté dispuesta a pagar”, apuntó Sanz.
En suma, poner a la familia en el espacio público sin complejos, con claridad y de un modo rompedor es un reto posible. 

5 conclusiones de los Premios revista Misión

Del coloquio entre los premiados extraemos cinco claves sobre la forma de comunicar la familia a la sociedad:

  1. Clara: Sin complejos, sin miedo. Saber que “el normal, por ser fiel a tu marido y educar a tus hijos en principios sólidos, eres tú”, tal como dijo Leopoldo Abadía. Lo demás, aunque esté de moda, “no es normal”, aseguró el economista.
  2. Emotiva: “Hay que llegar al corazón de las personas”, comentó Carlos Sanz, productor de Abuelos, “porque puedes decir muchas cosas, pero si no tocas corazones, tu mensaje no llega”.
  3. Testimonial: No teorizar, sino mostrar casos de la propia vida, porque si cuentas un ejemplo para ilustrar cómo ha de ser el ambiente en una familia “lo entiende todo el mundo”, explicó el mismo Abadía. 
  4. Bien formada: Los problemas que surgen hoy en las familias, por ejemplo, los que tienen que ver con el uso de las tecnologías, “esconden temas educativos de fondo: marcar límites, saber escuchar, fomentar buenos hábitos, tener sana autoestima…”, explicó María José Abad.
  5. Profesional y creativa: No caer en el error de pensar que por hablar de valores, los católicos lo tienen que apoyar. “Hay que romperse la cabeza”, señaló Santiago Requejo. para comunicar el mensaje de forma profesional y competitiva. 

     

    Puedes encontrar este artículo en el número 54 de la revista Misión

    ¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

    Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta