Desde hace 40 años, Gesto viene despertando en miles de niños el espíritu misionero. Tras un cambio de dirección e imagen, sigue siendo la revista de siempre para los niños misioneros de hoy.

Por Margarita García

 

Sembrar estrellas por las calles los días antes de Navidad, abrir con ansia el buzón para ver si llegaba la revista Gesto o pintar con esmero la hucha del DOMUND que cada niño decoraba a su estilo para luego recaudar algunas monedas para los misioneros.
Seguro que tienes recuerdos similares de tu infancia, porque esas son algunas de las más populares iniciativas que desde hace décadas brotan de las Obras Misionales Pontificias (OMP), el principal instrumento de la Iglesia para atender las necesidades de las misiones en todos los rincones del planeta.
De esta institución nacen jornadas como el DOMUND o la Infancia Misionera, con el objetivo de promover el espíritu misionero entre los más jóvenes. Esta última tendrá lugar el 28 de enero y será la gran fiesta misionera de los niños. Porque sí, también ellos pueden ser misioneros. 
Y no es pequeña su tarea, ya que su misión consiste en abrir el corazón a los niños que les rodean, mirarles con ojos de hermano, ser sensibles a lo que ocurre a su alrededor y estar dispuestos a ayudar a quien lo necesite: sus compañeros de colegio, sus vecinos o los niños de otras partes del mundo.
Una nueva revista Gesto
Para ayudarles en esta labor, OMP edita bimensualmente dos revistas: Gesto –para niños de 6 a 12 años– y SuperGesto –para adolescentes y jóvenes–. Con el deseo de despertar entre los pequeños el amor por las misiones, hace ahora 40 años que nació Gesto.
Cuatro décadas después, el espíritu continúa, pero el diseño y contenidos de la revista han cambiado, como ha ocurrido con los propios niños: son y sienten como los de ayer, pero sus circunstancias familiares, sociales o culturales son diferentes.
Y por eso, explica Miryam García, la nueva directora de Gesto, “hoy más que nunca hace falta llegar a los niños y animarles a ser misioneros valientes, alegres y solidarios, capaces de vivir el mensaje cristiano”.
Además, “nuestros niños viven saturados de mensajes de todo tipo; es nuestra obligación destacar para ellos también el mensaje cristiano”.
Con un lenguaje y una estética actuales, Gesto quiere ayudar a los niños a que descubran su fe, aprendan cosas nuevas de la mano de los misioneros y, como no, ¡que se diviertan!
Para ello ofrece nuevas secciones como la tribu de los pequeños misioneros.  Todo para que tus hijos se unan al grupo de niños amigos de Jesús que se sienten misioneros en su familia, en el cole o en el parque.

 

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta