Sebas Lorente: “Para estar de buen humor hay que ser agradecido”

42
Fotografía: Ester Villaescusa

En 1983 Sebas Lorente (@sebaslorente) era un joven de 20 años que jugaba al golf. Una noche salió de una discoteca después de haber bebido y cometió el error de subirse en el coche de un amigo que también había bebido. Tuvieron un accidente y Lorente quedó parapléjico.

Por Isabel Andino
Hoy, con 58 años, Sebas Lorente firma que no le da demasiada importancia al hecho de haber sufrido un accidente que lo dejó parapléjico. Sin embargo, fue lo que le hizo conocer el golf en silla de ruedas (categoría en la que llegó a ser campeón de Europa en 2010) y finalmente dejar su profesión de abogado para dedicarse a escribir e impartir charlas sobre seguridad vial a jóvenes de Bachillerato en el programa Tenemos K repetirlo de la Fundación Abertis.
Lorente se sorprende del éxito que tienen estas charlas y reconoce que conecta muy bien con los jóvenes, aunque  no sabe exactamente cuál es su secreto. De hecho, el público joven ha sido uno de los que más ha leído su libro 8 días levantándome de #buenhumor (Alienta Editorial, 2018), que va ya por su tercera edición.
¿Es cierto que se levanta de buen humor todas las mañanas?
Me levanto cantando. Me viene una canción a la mente y hasta que no se me va no paro. Eso es una suerte, porque levantarse de buen humor va con el carácter de cada uno, pero podemos hacer algo para propiciarlo: estar agradecidos. Si nos damos cuenta de dónde estamos y quiénes somos, realmente no tenemos derecho a no estar de buen humor.  Yo me considero una persona extraordinariamente afortunada, y voy en silla de ruedas, ojo… pero estoy agradecido a más no poder por todo lo que tengo.
¿Cómo se puede dar gracias?
Doy gracias a Dios por la educación que he recibido, por mi familia, por no haberme matado en el accidente, por mis amigos, por mi trabajo… Consideramos demasiadas cosas como normales y yo me rebelo contra esto.
¿Cuál es la esencia de 8 días levantándome de #buenhumor?
El libro invita a no ver problemas sino soluciones, a creer en tu capacidad y a vencer tus miedos. Esto cuesta, pero coges el toro por los cuernos y lo resuelves de una manera que días antes hubieras pensado que sería imposible. Claro que tenemos límites, pero están mucho más allá de lo que creemos.
Continuó jugando al golf tras el accidente y llegó a ser campeón de Europa. Sin embargo, califica este hecho de “anecdótico”…
No estoy de acuerdo con el espíritu de superación que se asocia a las personas con discapacidad. Mi espíritu de superación es el mismo que pueda tener cualquiera, lo que pasa es que descubres esa capacidad de afrontar los problemas cuando te encuentras con uno de magnitud importante.
¿Qué relevancia ha tenido en su vida el accidente de tráfico que tuvo?
Me ha afectado en la forma de vivir, pero en ningún momento me vine abajo ni afectó a mi carácter. Desde entonces me he casado, he tenido hijos, he trabajado como abogado, he vuelto a jugar al golf, he viajado…
¿Nunca ha deseado volver atrás?
Soy tan feliz que no me la juego, porque no sé cómo hubiera sido mi vida sin el accidente. A lo mejor hubiera sido igual de feliz, o a lo mejor no.
¿Qué les dice a los jóvenes en sus charlas sobre seguridad vial?
Les digo que los pensamientos  “no va a pasar nada”,  “es solo un momento” o “yo controlo”, que suelen venir a la mente cuando coges un coche habiendo bebido, también los tuvimos mis amigos del golf adaptado y yo.  Y les explico que es muy fácil no tomar la decisión equivocada. Tienes todo un abanico de opciones: móviles para hacer una llamada, taxi, transporte público… Darles a ellos el mando funciona muy bien, es decir: no hago esto porque me lo digan, sino porque yo lo decido y sé que es lo correcto.
Para finalizar, ¿alguna otra clave para estar de buen humor?
Ser amable. Es, además, lo más fácil del mundo porque todos sabemos lo que tenemos que hacer para serlo, y siéndolo te sientes mejor tú y haces sentir mejor a quien te rodea.