Smoothies: un sabroso cóctel de nutrientes

Los smoothies ayudan a recuperar la costumbre de tomar frutas y verduras a diario, con una combinación que proporciona cócteles de vitaminas directamente al organismo.

Por Carmen Ledesma

Quien piense que comer frutas y verduras a diario es aburrido, no conoce los smoothies, una bebida natural que combina alimentos vegetales licuados en crudo, y que aporta no solo una buena recarga de nutrientes, sino también nuevas sensaciones al paladar, con atractivos sabores, colores y texturas.

Su consumo en España es cada vez más frecuente y viene a paliar la carencia que tenemos en el consumo diario de frutas, verduras y hortalizas: pese a la riqueza de nuestras huertas, solo el 11 por ciento de la población adulta sigue la norma de tomar cinco raciones al día de estos alimentos, según el Estudio Lidl 5 al día, que promociona la ingesta de smoothies en todas las franjas de edad, aunque con la recomendación de no superar un vaso al día (150-200ml).

Más sabor, más diversión

Para muchos médicos, estos licuados son una buena forma de acostumbrarse a la ingesta de frutas y verduras, también para los más pequeños, que pueden ir adaptándose a ciertos aromas y sabores de una forma más divertida, gracias a los llamativos colores y a la posibilidad de beberlos con pajita.

Como explica Leticia García, dietista-nutricionista de iNutralia, estas bebidas “son preparados en los que las frutas y verduras se añaden crudas, por lo que mantienen intactas las vitaminas hidrosolubles que podrían perderse en la cocción”. Eso sí, matiza que no deben sustituir por completo el consumo tradicional de estos alimentos, pues “los smoothies son una moda surgida en los últimos años, y hay que tener cautela porque a veces se les cuelga la etiqueta de ‘superalimentos’ y se les atribuyen dudosas propiedades revitalizantes, depuradoras, adelgazantes o de mejora del sistema inmunológico”.

Mejor caseros

Entre las verduras más populares para preparar estos licuados destacan las espinacas, el apio, el pepino o la zanahoria, combinadas con frutas como manzana, pera, naranja, piña o frutos rojos. Para evitar que queden demasiado espesos, las recetas suelen incluir una base de agua, leche o bebidas vegetales.

Y aunque puede ser más cómodo recurrir a bebidas embotelladas, los expertos recomiendan los caseros, “que son más saludables y aportan más fibra, sobre todo si se aprovecha la fruta entera y no se les añaden endulzantes (azúcar, miel, sirope de ágave o de arce…)”, como señala la experta de iNutralia.

En personas con tendencia a padecer flatulencia, colon irritable u otras patologías gastrointestinales, la doctora Laura Isabel Arranz, profesora de Nutrición, Ciencias de la Alimentación y Gastronomía de la Universidad de Barcelona, recomienda “prepararlos con una proporción mayor de agua y verdura, con frutas como kiwi, pera o aguacate, como tentempié de media mañana o media tarde, y sin mezclarlos con lácteos para una buena absorción de todos los nutrientes, especialmente del hierro vegetal, ya que el calcio de los lácteos interfiere en su asimilación”.

Y concluye: “Los smoothies suponen, con pocas calorías, un buen aporte de magnesio, folatos, potasio, selenio, vitaminas C y E, betacarotenos, minerales, antioxidantes y agua. Son un buen cóctel”.

Biblioteca para explorar combinaciones

Batidos para la vida. Autor: Dr. Antonio Escribano / Editorial: Espasa Libros / Págs.: 224 / PVP: 21,84 €

Smoothies. La solución antioxidante: 66 recetas caseras. Autor: Fern Green / Editorial: Planeta / Págs.: 160 / PVP: 12,34 €

Smoothies y batidos. Autor: Estérelle Payan / Editorial: Planeta / Págs.: 64 / PVP: 4,74 €

Desde el móvil o la tableta

Android: Smoothie Recipes

iOS: Smoothies, los batidos de fruta sanos

Colores para toda la familia

Batido verde: 1 puñado de hojas frescas de espinacas, 1 manzana pelada, 3 hojas de menta, 1 pepino pelado, 1/2 aguacate, 1 pizca de ralladura de limón, 1 vaso de agua. Preparación: lavar todos los ingredientes, triturar y servir bien fresquito..

Batido naranja: 1 zanahoria mediana, 1/2 papaya, 1 melocotón, unas gotas de limón, 1 vaso de agua y unas semillas de amapola. Preparación: lavar y pelar la zanahoria, la papaya y el melocotón; mezclar; añadir las gotas de limón y el vaso de agua y triturar. Servir y añadir las semillas de amapola para decorar.

Batido rojo: 1 tomate maduro, 1/4 remolacha, 1 paraguaya, 1 rodaja de sandía, 1 pizca de ralladura de jengibre, 1 vaso de agua. Preparación: pelar todas las frutas y verduras, mezclar con la ralladura de jengibre y el vaso de agua y triturar.

Batido de remolacha, zanahoria y manzana: 1 remolacha mediana, 2 zanahorias medianas, 1 manzana mediana, 1 taza de agua. Un batido rico en vitamina C. La remolacha ayuda a disminuir la inflamación, es rica en fibra y en betanina, y tiene gran actividad antioxidante.

Batido de piña y jengibre: 2 rodajas de piña natural y 1 cucharadita de jengibre fresco rallado. La piña es rica en fibra, baja en calorías y contiene bromelina, de acción antiinflamatoria, antitumoral y antiedematosa. El jengibre favorece el riego sanguíneo y ayuda a combatir la celulitis. Alivia el insomnio y el estrés.

Batido de kiwi, frambuesas, fresas y arándanos: 1 kiwi, 75 g de frambuesas, 75 g de fresas, 75 g de arándanos. Las bayas tienen mayor capacidad antioxidante que otras frutas debido a las antocianinas, los flavonoides que actúan como pigmento dándole su color.

Batido verde: 1 limón, 1/2 taza de perejil fresco, 1 tallo de apio, 5 hojas grandes de espinacas, 1/2 cucharada de ralladura de jengibre, 1/2 pepino y 1 manzana con piel. Un cóctel con alto contenido en vitamina C.

* Recetas de Laura Isabel Arranz, doctora en Alimentación y Nutrición, y Ana Abellón, doctora en Nutrición y directora del Centro Médico Bellón

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta