Jovenes_con_moviles_en_la_mano

No provocan (aún) ni la alarma, ni el rechazo social de las adicciones tradicionales como el alcohol o las drogas. Sin embargo, los expertos alertan con creciente preocupación de un nuevo tipo de dependencia, que no está asociada al consumo de sustancias sino a hábitos de vida relacionados con la tecnología. Sus efectos ya causan problemas de salud pública en niños y mayores, conflictos familiares e incluso muertes. Es la cara oscura del progreso tecnológico: las nuevas adicciones.

Por José Antonio Méndez

230.000 millones de dólares: ese es el valor que en 2018 tenía el conglomerado empresarial chino HNA, vinculado en España al grupo hotelero NH. Con solo 56 años, su fundador y presidente, Wang Jian, había conseguido levantar un emporio económico tan novedoso en su entorno que su ejemplo comenzaba a estudiarse en las escuelas de negocio de Asia.
Y no parecía para menos: según el índice Global Fortune 500, a pesar de sus muchas deudas, HNA estuvo entre las 120 empresas del mundo que más ingresos generó en 2017.
El pasado 4 de julio, las noticias relacionadas con Jian dieron un vuelco repentino: durante un viaje de negocios a Francia, el magnate chino había sufrido un accidente mortal delante de su familia y de sus amigos mientras intentaba tomarse  “la foto perfecta”  al pie de un acantilado. Horas después, los bonos de HNA se desplomaron a mínimos.
Cifras alarmantes
La muerte de Jian no pasaría de ser un accidente fatal pero anecdótico si no fuese porque en los últimos años cerca de 300 personas han muerto al tratar de hacerse un selfie con su móvil.
La cifra de accidentes graves se multiplica si se tienen en cuenta los despistes producidos por mirar el móvil para consultar las redes sociales, chats o aplicaciones –en internet hay miles de vídeos de estos percances captados por cámaras de seguridad de todo el mundo, como la reciente caída de un joven peruano a una alcantarilla perfectamente acordonada, de la que en España se hicieron eco medios como El País o El Mundo–. Es, sin duda, el signo de una época marcada por la omnipresencia de la tecnología en la vida diaria… e incluso en la muerte.

“Hemos menospreciado el riesgo que tiene la tecnología para engancharnos”

Comprometer la salud
Aunque estos sean casos extremos, ponen en evidencia que  “socialmente hemos menospreciado el riesgo que tiene la tecnología para engancharnos hasta unos niveles que comprometen nuestra libertad, nuestras relaciones, el buen ambiente de nuestras familias e incluso nuestra salud, especialmente si hablamos de niños y jóvenes” , explica para Misión David Ruipérez, coordinador de contenidos del Consejo General de Enfermería y autor de Mi vida por un like (Almuzara, 2018).
Redes sociales, videojuegos, chats, apuestas online, pornografía, ocupaciones laborales, aplicaciones… ¿qué tienen todas estas actividades a las que accedemos a través de una pantalla para que no seamos capaces de controlar su influencia sobre nosotros, y como para que algunos especialistas ya las definan como un nuevo tipo de adicción?
mujer_dormida_con_móvil_en_la_mano
Droga para nuestro cerebro
Hasta ahora, la definición tradicional de droga era la de una sustancia que se introduce en el organismo y genera dependencia y tolerancia.  “Obviamente, la tecnología –señala Ruipérez– no es una sustancia que entra en el torrente sanguíneo; sin embargo, esas actividades que llevamos a cabo en el móvil o en un dispositivo electrónico generan, de forma casi inmediata, unos movimientos neuronales, a través del sistema de recompensa de nuestro cerebro, que liberan sustancias altamente adictivas para nuestro organismo” .
Por eso resulta tan difícil sustraerse de estos comportamientos incluso aunque estemos rodeados de amigos, en una comida familiar o acabemos de llegar a casa con nuestros hijos.

Las actividades que llevamos a cabo a través del móvil liberan sustancias altamente adictivas

Problemas de fondo
Ahora bien, como explica para Misión Eulalia Alemany, directora técnica de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD),  “que tengamos un problema con el uso de la tecnología no significa que seamos adictos”.
De hecho,  “hablar de adicción puede causar confusión y hacer que minusvaloremos el mal uso que hacemos de la tecnología, aunque tengamos de verdad un comportamiento compulsivo que necesitemos corregir”.
Según Alemany,  “el uso compulsivo de la tecnología no solo causa conflictos, sino que suele esconder otros problemas de fondo: carencias de comunicación, conflictos familiares, carencias afectivas, inseguridad, aislamiento, deseos de huir del entorno…”. Lo peor es que esos problemas suelen quedar eclipsados por el brillo de la pantalla y resulta aún más difícil ponerles solución.

“El consumo compulsivo de la tecnología suele esconder problemas más profundos”

Incentivado por la sociedad
Ruipérez añade que, mientras las adicciones tradicionales como el alcoholismo o el consumo de drogas generan rechazo social, “estos comportamientos  están incentivados por la sociedad”.
Y pone ejemplos:  “Si tu hijo es el único que no sigue al gamer de turno o no escribe en el chat de clase, es probable que sea marginado; y cualquiera de nosotros, que hasta hace poco teníamos momentos de transición en los que no pasaba nada, como la cola del súper o una sala de espera, que son los tiempos en los que el cerebro aprovechaba para desconectar mientras tú tarareabas, hoy nos sentimos violentos si no cogemos el móvil como hace todo el mundo. Y ahí se nos abre un universo paralelo que te puede llevar de las redes sociales a las apuestas online sin que nadie se dé cuenta”.
Señales de alarma
Ese comportamiento mecánico mantiene al cerebro sobreestimulado, y como a fuerza de repetición llega a convertirse en hábito, su ausencia genera un vacío similar al síndrome de abstinencia.
Así, como en cualquier dependencia, cuando la persona es consciente del problema pero no es capaz físicamente de controlarlo, o siente una presión social que le impide modificar su conducta, comienzan a aparecer sentimientos como la frustración, la angustia, la pérdida de libertad, la ira…

“Poner límites puede generar conflictos. Pero en la familia estamos para protegernos unos a otros”

Por eso, para saber si tenemos un problema con estas nuevas dependencias, la directora técnica de la FAD da algunas pistas: “Cambios en el rendimiento laboral o escolar; aislamiento físico dentro del hogar; abandono de amistades o aficiones; mentiras o doble vida; gastos no justificados; despistes que comprometen la integridad de los niños u otros familiares; falta de sueño; reacciones agresivas; problemas de autocontrol; querer usar menos el móvil u otro dispositivo y no poder hacerlo…”.
Y añade:  “Si esto ocurre, no podemos hacer la técnica del avestruz y esperar que el problema se arregle solo, tenemos que abordarlo buscando momentos para hablar (que nunca es cuando el conflicto está en máximo nivel), establecer reglas, buscar ayuda y estar dispuestos a cambiar de hábitos”. “¿Que eso genera conflictos? –se pregunta Alemany–. Puede ser. Pero en la familia estamos para protegernos unos a otros de lo que nos hace daño”.

 

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta