Un nuevo piropo a la Virgen: Reina de la Infancia Espiritual

216
Reina de la infancia espiritual. Virgen María con niños

Una forma novedosa de acudir a la Santísima Virgen nos propone hacernos como niños para dirigirnos a Ella igual que un hijo se dirige a su madre: de forma confiada, sencilla y agradecida.

Por Marta Peñalver

“Os aseguro que, si no cambiáis y no os hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos”. Esta frase de Jesús en el Evangelio resonó en la cabeza y en el corazón de Carmen Margarito, cuando hace solo un par de años sintió que la Virgen le pedía dirigirse a Ella como Reina de la Infancia Espiritual. De ese modo tan sencillo surgió un nuevo “piropo” que cobra cada vez más fuerza, y que propone a los cristianos “pedir y rezar como un niño que confía plenamente en su Madre y que sabe que Ella hará cualquier cosa por él”, explica Margarito a Misión.
Por pura gratitud
Carmen y su familia se mudaron de Jaén a Madrid buscando nuevas oportunidades laborales. “Fuimos a caer en el barrio de Vallecas, donde nos acogieron de una manera espectacular”, explica. “Mi gratitud era tan grande que quise darle las gracias a la Virgen por todo el bien recibido, y le compuse un piropo, Reina de la Infancia Espiritual, que plasmé en una imagen para regalar a mis amigas”. Pronto comenzaron a pedirle más y más, y “me vi imprimiendo 8.000 imágenes en las que incluí un correo electrónico, que empezó a llenarse de peticiones, con un hilo conductor: quienes acudían a la Virgen se hacían pequeños, y pedían con especial confianza, sencillez y agradecimiento”.

“En estos tiempos necesitamos pedir las virtudes de los niños: mirada limpia, sencillez, inocencia y alegría”

Recuperar la inocencia
En ese momento Carmen vio que todo este movimiento le quedaba grande. Ella es una madre de familia que no alcanzaba a comprender cómo, a su entender, el Señor le pedía propagar un nuevo modo de dirigirse a su Madre. Entonces un sacerdote le habló de la inculturación mariana, es decir, de que la Virgen penetra en cada tiempo de la Historia para socorrernos. Así comprendió la urgencia de promover esta espiritualidad que invita a rezar como un niño, y a trasladar esta inocencia y pureza del corazón al espacio virtual.
“Nuestra cultura nos está haciendo mayores en el peor sentido de la palabra. Y en estos tiempos es necesario subrayar las virtudes de la infancia: mirada limpia, sencillez, inocencia, alegría… para ponerlas en práctica en el espacio virtual”, señala. “Porque la Virgen no es ajena a nuestra cultura. La revolución digital, y el crecimiento desmedido del hedonismo y del mal gusto en muchas costumbres, hace necesario que los adultos redescubramos urgentemente estas virtudes”. Por eso, esta nueva espiritualidad promueve el buen hacer digital e invita a rezar por todo el contenido que se publica en la red, y a cuidar especialmente el que comparte cada uno de nosotros.

Más información en: www.reinadelainfanciaespiritual.org

Puedes encontrar este artículo en el número 54 de la revista Misión

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta