Una ITV matrimonial «para volver a mirarnos a los ojos»

331
Pareja mirándose

El matrimonio es una carrera de fondo en la que hay diversas etapas. Para afrontar con éxito cada una de ellas es necesario pararse periódicamente a revisar los elementos que hacen posible el viaje compartido.

Por Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo

“Cuando llevas un coche a pasar la ITV, el coche funciona, pero allí le hacen una buena revisión. Con el matrimonio pasa lo mismo: el matrimonio ‘anda’ y a simple vista ‘funciona’, pero hay que hacerle con regularidad una buena revisión”, dicen Margarita y Javier, un matrimonio granadino afincado en Madrid, casados desde hace 17 años y padres de seis hijos, que dos veces al año reserva un sábado entero para participar en las ITV matrimoniales que organizan las parroquias San Manuel González y Nuestra Señora de Fuente del Fresno, junto al COF San Juan Pablo II, al norte de Madrid.
Estos encuentros, a los que cada vez acuden más matrimonios, comienzan con la misa, a la que siguen dos ponencias. Después se entregan a cada pareja unas preguntas para que las contesten primero por separado y luego las pongan en común, juntos, en un trabajo de diálogo matrimonial. Luego llega la comida, en la que se reúnen todas las familias (y sus hijos, que son atendidos por un servicio de guardería), y por la tarde se concluye con un testimonio y un rato de adoración al Santísimo, en el que los esposos renuevan sus compromisos matrimoniales delante de Aquel que obró el milagro en la boda de Caná. Un momento en el que no pocas parejas rompen a llorar…
Temas prácticos
“Para nosotros es una ayuda práctica para crecer en la aventura que comenzó el día de nuestra boda. Si nuestro matrimonio marcha bien, nuestra familia irá bien, a pesar de las dificultades”, afirman Margarita y Javier.
En cada ITV se tocan temas muy variados, con un enfoque certero, profundo y también útil para el día a día: comunicación entre los esposos, cómo establecer prioridades, sexualidad, redescubrir el matrimonio como sacramento… “Todo eso nos ayuda a trabajar nuestra relación de manera muy práctica –afirman–. El matrimonio no es algo que sale solo, hay que invertir tiempo en él”.
Además, participar en las ITV les da ocasión de comprobar que sus dificultades y alegrías son comunes a los demás matrimonios.  “Si ponemos en común lo que hemos escuchado, nos encontramos que son familias que quieren lo mismo que tú y tienen la ilusión de construir buenos matrimonios”.
Cada ITV ofrece la oportunidad de “revisar aquellas cosas que vemos que no marchan” y ponerse  “con ilusión a renovar lo mejor que tenemos, que es nuestro matrimonio, para cuidarlo como un tesoro. Por eso vamos a dos ITV cada año. ¡Qué menos!”, exclaman Margarita y Javier.
Mamen y Jesús
Mamen y Jesús
Diálogo en profundidad
El nombre de ITV matrimonial surgió en una iniciativa para matrimonios en la parroquia Santa María de Caná, en Pozuelo (Madrid). Desde entonces se han ido propagando por otras parroquias de Madrid y del resto de España bajo esa misma nomenclatura. José María Marín, párroco de San Manuel González, explica que el objetivo de sus dos ITV anuales es “facilitar que los matrimonios hablen con tranquilidad. No son tan importantes las ponencias como permitir el diálogo de los esposos sobre temas que a veces son difíciles de sacar en el día a día. Es muy fácil que marido y mujer acaben viviendo en paralelo, gestionando problemas pero sin hablar en profundidad”.

 

Cada vez más… y mejor
A la primera ITV que organizaron acudieron 16 matrimonios, y a la última se apuntaron 160, para los que ofrecieron un servicio de guardería que acabó acogiendo a más de 400 niños. En total, en los últimos cinco años, por las ITV de estas parroquias madrileñas han pasado cerca de 1.000 matrimonios.
“Los matrimonios repiten e invitan a sus amigos –afirma José María al explicar los frutos más inmediatos de la iniciativa–. Les ayuda a plantearse cosas, a hacer propósitos… Hay quienes se ponen como norma hacer regularmente un parón entre todo el jaleo diario para dialogar, otros para salir juntos una vez a la semana… A los que necesitan más ayuda les orientamos al COF. Hay otros matrimonios que han decidido tener otro hijo gracias a la ITV.  Y luego están los pequeños gestos, como una mujer que después de una ITV me decía: ‘Es la primera vez que mi marido me regala flores’”.
Con un matiz importante: las ITV son matrimoniales, no familiares, porque están enfocadas a que el matrimonio respire. No es un foro para aprender herramientas de organización familiar o de educación de los hijos.
Así lo experimentaron Mamen y Jesús, un matrimonio de Elorrio (Vizcaya) que participó este año en la ITM (Inspección Técnica Matrimonial) de espiritualidad diocesana en Vitoria.  “Fue bastante impactante”, reconocen, porque “nos recordaron la importancia de mimar nuestra relación”.
Margarita y Javier
Margarita y Javier
Con fecha de caducidad
Después de la preparación que se da a los novios antes de casarse, muchas parejas como la suya no tienen oportunidad de “refrescar” aspectos básicos de su relación. Tras 11 años de casados y tres hijos, Mamen y Jesús salieron de la ITM con dos compromisos: reservar hora y media a la semana, sin niños, para cenar y hablar; y limitar el tiempo que dedican al móvil cuando están en casa. “Nos sirvió para parar, reflexionar y ponernos en marcha otra vez –afirman–. La vida te lleva muchas veces a un ritmo que te impide darte cuenta de para qué vives. Sin querer se va introduciendo la rutina o puedes estar tan volcado en los hijos que descuides tu matrimonio”.
Por eso “es imprescindible volver a mirarnos a los ojos y hacer memoria de la aventura en la que nos hemos metido juntos. Mi marido y yo decimos que esto debería ser obligatorio para todos los matrimonios”, afirman entre risas.
Así, como en las revisiones de los coches, las ITV matrimoniales tienen fecha de caducidad, y el matrimonio ha de renovarse con regularidad. Como afirman Margarita y Javier, “tenemos que seguir cuidando nuestro matrimonio porque al final se trata de cuidar y construir nuestro camino hacia el Cielo”.
¿Has pasado la ITV de tu matrimonio? Para saber más

Aunque la fórmula de las ITV matrimoniales se está extendiendo por toda España, aún no ha llegado a todos los matrimonios. Por eso, los párrocos de San Manuel González y Nuestra Señora de Fuente del Fresno, junto al capellán de la UNAV en Madrid, han publicado el libro ¿Has pasado la ITV en tu matrimonio? (Palabra, 2019), en el que ofrecen algunas de las intervenciones que ha acogido esta iniciativa en los últimos años. Por sus páginas desfilan las palabras del obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, de los expertos en matrimonio y familia Sofía Ariza y Carlos Chiclana, y de los sacerdotes Nicolás Álvarez de las Asturias y Javier Sánchez-Cervera, quien concluye: “Cuando dos esposos unidos por el sacramento del matrimonio se toman de la mano, se dan un beso o expresan su amor de cualquier modo (…) aman a Cristo presente en el cónyuge, y Cristo les ama entregándoles su gracia y renovando su amor, haciéndolo mejor, más abundante y más sabroso”.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta