Anniversario Misión. Dani García.

La revista Misión fue todo un reto desde el primer momento. Pensar en editar un medio de comunicación católico en España, que aportara argumentos serios en los temas sometidos a debate social, era realmente una osadía. Sabíamos que asistíamos a una verdadera crisis moral y cultural, y que era necesario defender la verdad, la vida y la libertad, apostando por los valores cristianos sin complejos.

Por Juan Uribe
Responsable de la revista Misión

Esto ya nos situaba en un punto de partida complicado.El primer obstáculo a superar era ser innovadores y diferentes, pero estando a la altura de las publicaciones más vendidas en nuestro país. Además, teníamos que ser una revista católica sin fisuras, seria en su contenido y con un estilo positivo en el tratamiento de los temas. Y al mismo tiempo, tener un diseño moderno, fresco y elegante, en el que se cuidara la calidad gráfica de cada página.

El segundo obstáculo era el propio objetivo que nos habíamos marcado: si queríamos contribuir a la Nueva Evangelización en España, era vital llegar a millones de católicos y ofrecerles argumentos para que pudieran defender los valores cristianos en todos los ambientes. Esto solo lo podíamos lograr siendo una revista de suscripción gratuita.

«La generosidad de nuestros lectores nos dejó claro el impacto que estaba teniendo Misión para la evangelización en España. Miles de ellos comenzaron a ayudarnos con donativos anuales. A todos ellos, muchas gracias»

Es evidente que, aunque Misión fuera gratis, cada edición suponía muchas horas de investigación, de entrevistas, de redacción y de maquetación. Y cuando el producto ya estaba terminado, imprimirlo y enviarlo a nuestros suscriptores tenía –y tiene– un alto coste.

Fue necesario establecer un modelo de financiación basado en llegar a muchas familias para que las empresas se anunciasen con nosotros. Desgraciadamente, nada más aterrizar con nuestro primer número, surgió la crisis económica mundial y la publicidad cayó en picado.

En un par de años el modelo se mostró inviable y la revista corría el peligro de desaparecer. En esa situación acudimos a nuestros suscriptores y su respuesta no se hizo esperar. La generosidad de nuestros lectores nos dejó claro el impacto que estaba teniendo Misión en la evangelización en España. Miles de ellos comenzaron a ayudarnos con donativos anuales. A todos ellos: muchas gracias.

Tenemos claro que ahora que estamos logrando tanto, no podemos dejar de avanzar. Y para hacerlo, seguimos necesitando que muchos suscriptores nos ayuden con un donativo de 25 € al año. Porque sin la ayuda de Dios y el compromiso de miles de lectores, está claro que no podremos sobrevivir diez años más. Yo confío en ellos.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta