Una universidad que te ayuda a brillar

92
Sergio Martín.

Dejó de ser un alumno desencantado para convertirse en un universitario excelente. Sergio Martín se benefició del Programa de Excelencia para la Formación de Maestros de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) durante toda su carrera: “En la UFV percibí una apuesta muy fuerte por cada persona y eso fue lo que me salvó. Quiero agradecer a la Universidad lo que ha hecho por mí”.

Fotografía: Dani García
Redacción: Revista Misión
El sistema de becas y ayudas es una apuesta de la UFV para evitar que nadie se quede fuera por falta de recursos económicos. Más del 30 por ciento de sus estudiantes reciben actualmente este tipo de apoyos. Sergio Martín recibió la beca del Programa de Excelencia a la Formación de Maestros de la UFV. Poco antes de graduarse, le preguntamos si se ha perdido muchos planes por tener que estudiar, porque su beca estaba condicionada a los buenos resultados académicos. “No os voy a engañar: en ocasiones tienes que sacrificar otros planes, pero si te organizas bien, consigues sacar tiempo para todo. No me arrepiento de nada”. Su historia recuerda a la de tantas personas que empiezan a brillar cuando se dedican a lo que les gusta. ¿O hay algo más?

Para gente “ambiciosa”

“Desde pequeño he tenido una clara vocación por la enseñanza –explica–, aunque mis experiencias educativas hasta 3.º de la ESO no fueron muy gratas. Estaba en un centro educativo donde fui un claro ejemplo de fracaso escolar”. ¿Cómo dio Sergio el salto a la excelencia académica? “Mis padres me cambiaron a otro centro, donde supieron revivir en mí la vocación por la enseñanza. Cuando llegué a la UFV, también percibí una apuesta muy fuerte por cada persona como ser único e irrepetible. Eso fue lo que me salvó”, explica. No solo le salvó, sino que le ayudó a marcarse metas altas. Para Sergio, los mejores recuerdos de la facultad son las visitas a algunos de los centros educativos más innovadores de España y las prácticas en los colegios: “He podido ver el papel tan importante que tenemos los maestros”. Cuando ese rol se entiende con profundidad, a uno no le sobran horas de estudio: “Es tiempo invertido en tu futuro… y en el futuro de los demás”. 

Talento + confianza 

Para muchos recién graduados, la UFV ha llegado a ser como su segunda casa. “La relación alumno-profesor es muy cercana; siempre están ahí para lo que necesites. Me he sentido verdaderamente acogido y acompañado”, dice Sergio. Cuando alguien siente que están apostando por él, es capaz de poner en juego todo su potencial. Y esto no es una bonita teoría. Al día siguiente de recibir las notas de la última evaluación, Sergio recibió dos ofertas de empleo. Eligió la de tiempo completo. Y aún hay más, porque las ayudas que ofrece la UFV no son acumulables, pero pueden recibirse una detrás de otra. “La universidad me ha concedido una nueva beca de excelencia académica para el Máster Universitario en Dirección y Gestión para la calidad de Centros Educativos. Necesito seguir formándome”. 

Más ayudas frente al Covid-19

El Servicio de Ayudas al Estudio atiende a los estudiantes que deseen formar parte de la UFV, de modo que la cuestión económica no suponga nunca un impedimento. En la web www.ufv.es/servicio-de-ayudas-al-estudio/ está toda la información necesaria para solicitar becas, ayudas y descuentos. También hay un simulador de becas, donde cada estudiante encuentra las ayudas aplicables a su caso. Para paliar los efectos económicos del covid-19, la universidad ha creado un fondo económico extraordinario durante el curso 2020-2021, que permite un pago flexible de las cuotas mensuales cuando es necesario.
Puedes encontrar este artículo en el número 57 de la revista Misión.
¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratisy recibirás la revista cada tres meses en casa.
Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta.