Vidas que son Misión

 

Mucho antes de que la palabra influencer se colase en nuestro vocabulario, en Misión ya buscábamos dar a conocer a aquellas personas cuyas vidas pudiesen ser presentadas como un modelo inspirador par nuestros lectores. Escritores, cantantes, periodistas, actores, políticos, deportistas, arquitectos, sacerdotes, laicos, hombres mujeres, jóvenes, ancianos… El catálogo de nuestros entrevistados es tan amplio como enriquecedor, y mantiene una característica común: el valor de defender en público y con naturalidad, sus principios más hondos. Para muestra, estos 10 botones.

“La santidad del siglo XXI va a ser la santidad de los laicos y de las familias. Necesitamos santos sacerdotes y consagrados, pero creo que el Espíritu Santo quiere hoy impulsar la santidad de los laicos, porque es lo que el mundo necesita”.

“Sí, sí, podemos ser santos. Pero primero hay que saber que la santidad no consiste en la perfección absoluta ni en adquirir unas capacidades superiores. La santidad es la capacidad de recibir todo el amor de Dios y compartirlo. Es ser capaz de amar como Dios ama: con fidelidad, pureza y generosidad”.

Jaques Philippe, sacerdote y escritor

“Ser madre me ha dado más peso… ¡en todos los sentidos! Me ha dado madurez y me ha enseñado lo que es el amor de verdad”.

“Es más cool ser ateo y progresista, pero yo creo en Dios, y eso que por mi entorno muestro ser muy moderna. En España parece que no podemos tener creencias religiosas, pero ya me da igual”.

Nena Daconte, cantante

“Mi fe en Dios forma parte de mi esfera más personal e íntima”

“Mis ídolos son los que día a día se levantan por la mañana para comprometerse con su trabajo y hacer que este país sea mejor”.

“El pilar sobre el que se sostiene mi historia personal y deportiva es mi familia: todos –mi padre, mi madre y mi hermano– formamos parte del resultado de mi trayectoria”.

Mireia Belmonte, nadadora

“En cierta ocasión, me preguntaron si me importaba que se me cerraran puertas por mis creencias religiosas y mi respuesta, casi sin pensarlo, fue que no me interesan las puertas que se cierran por esa causa. No las quiero tener abiertas porque hay muchas a las que llamar y yo puedo encargarme de buscarlas”.

“Si mi familia no me hubiera acompañado en los momentos de fracaso, hubiera vivido un completo infierno. Por eso no entiendo que haya gente que no solo no valora a la familia, sino que intenta cargársela con muchas artimañas”.

Santi Rodríguez, actor

“La soledad es mi gran amiga. Mis coloquios con ella se convierten en libros”.

“Mucha gente considera que el progreso que nos proponen legitima la libertad. No comprenden que la libertad sin límites es pura anarquía. Y que las anarquías, lejos de liberar, esclavizan. Jamás se ha vivido con tanto miedo como ahora. Progresar no consiste en recobrar daños y sufrimientos retrógrados y claramente anticuados, sino en buscar la forma de suprimir delitos y vivir en paz”.

Mercedes Salisachs, escritora

“Pese a la cruz que vivíamos, sentíamos cerca la presencia del Señor; por eso, hemos reído y bromeado hasta el último momento. Esto nos maravillaba también a nosotros mismos. Chiara sonreía siempre”.

“Uno de los mensajes más bonitos que nos brindó Chiara es que se puede ser feliz ya en este mundo, pese a todo, si tienes como referencia la Eternidad.Todo lo que sucede es poco en realidad”.

Enrico Petrillo, viudo de Chiara Corbella

“Hoy hay una moda dominante en la que parece que el mejor demócrata es aquel que no tiene querencias o convicciones religiosas, porque parece que tenerlas es una limitación a su libertad. Esto es lo que hay que saber superar: que la crisis de valores en plural no te lleve a una crisis de valor en singular, de valentía”.

“No podemos resignarnos a que el aborto pueda ser un principio que se instale en nuestro ordenamiento jurídico y en nuestras conciencias. Todo lo que significa no aceptar el derecho a la vida, no defenderlo y no comprometerte con él, siempre pasa factura”.

Jaime Mayor Oreja, político

“Es época de dar testimonio, es época de no callarse, de decir realmente lo que pensamos y en qué creemos. Aunque haya personas que nos tomen el pelo o se rían, también se les puede tocar el corazón”.

“A lo que nunca renunciaría delante de una cámara es ¡a mi cruz! Han intentado que me la quitara dos veces y no lo he hecho. ¡Ni que fuera la esvástica!”

Inmaculada Galván, periodista

“Al principio pensaba que ser cristiana me iba a suponer tener que renunciar a muchas cosas. No me daba cuenta de todo lo positivo que había. No he dejado nada; al revés, lo he ganado todo”.

“Nada es perfecto sin Dios. Si Dios es el que hace todo perfecto, si no le tienes a Él, por mucho que tengas fama y dinero, no tienes nada”

Tamara Falcó, diseñadora

“Comulgar es lo que más me alimenta. A veces hay gente que, después de comer, me dice: “Me has emocionado, casi levito”. Y yo pienso: “Este es tonto”. A mí me encanta comer y lo he hecho en los mejores restaurantes, pero nunca me he emocionado al comer. Y al comulgar, sí”.

“Mi familia es lo más bonito del mundo. Como padre, muchas veces no sé actuar y digo: “Dios mío, échame una mano porque hago lo mejor que sé, y no atino”.

Pepe Rodríguez, cocinero de Masterchef

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta