6 claves para vivir la paternidad con hijos mayores

148
padre-e-hijo-revista-misión
  1. Ejercítate en tu nuevo “escenario” . Cuando los hijos se van de casa, el matri­monio estrena escenario, tan novedoso como el que se creó cuando os casasteis. Este cambio suele coincidir con una etapa de profundos cambios fisioló­gicos y laborales que exigen aprender una nueva forma de vivir. Pensad cómo podéis mejorar y no os ancléis en el pasado: cread nuevas tradiciones familiares para sembrar nuevos recuerdos y que surjan nuevas historias, redecorad la casa, cultivad aficiones…
  2. Redescubre tu matri­monio. Al no tener que ocuparse y preocuparse en el día a día por los hijos, al matrimonio le falta el que durante décadas ha sido su principal estímulo para la acción y la unidad. Ahora es clave esforzarse y formarse para redescubrir y reconquis­tar al cónyuge. Por eso es una oportunidad para crecer personalmente y fortalecer el matrimonio.
  3. Nueva relación. Los padres no dejan de ser padres, pero la relación y las obligaciones con los hijos cambian cuando crecen. Esa nueva relación tiene que construirse sobre el cariño incondicional, el respeto mutuo (a los hijos, y a la familia que creen) y una prudente cercanía, que brinda apoyo sin invadir. Si ves que algo no va bien, dilo con confianza, pero no más de una o dos veces.
  4. Corrige y déjate corregir. A veces hay que ayudar, aconsejar y perdonar a los hijos mayores, pero también pedirles consejo, dejarse ayudar materialmente o pedirles perdón, porque no son niños, sino adultos que te quieren y a los que quieres incondicionalmente.
  5. No les ahorres tu dolor. Si necesitas algún tipo de ayuda, o tienes algo que te preocupa, no trates de ahorrarles a tus hijos tu dolor, como cuando eran pequeños. Es normal que quieras evitarles el “fastidio” de reorganizar sus vidas para cuidarte o ayudarte del modo que necesites, pero si lo haces, les quitas el privilegio de acompañarte hasta el final de tus días y, sobre todo, de enseñarles el significado de lo que supone ser familia.
  6. No solo abuelos. Aunque puedas echar una mano con tus nietos, si te ves sobrecargado, dilo con confianza y establece una prudente resistencia a ayudar más de la cuenta. Tus nietos necesitan a sus padres, y tú necesitas tiempo para cultivar tus amistades, tu matrimonio y tu vida personal y espiritual. Piensa cómo seguir aprovechando en tu entorno tus dones y tu experiencia.
Nos han asesorado…
Sara Pérez-Tomé: Psicóloga, especialista en orientación familiar, fundadora del gabinete de asesoramiento familiar Sophya, licenciada en Filosofía y Ciencias de la Educación, y Medalla de Oro del Foro Europeo por su defensa de la familia.
José Miguel Cubillo: Psicólogo, orientador familiar, arquitecto, conferenciante internacional sobre la familia, y presidente en España de la Federación Internacional de Desarrollo Familiar (IFFD), organización con estatus consultivo ante la ONU.
José Pérez Adán: Catedrático de Sociología, coordinador general de la Universidad Libre Internacional de las Américas y miembro fundador del Instituto Valenciano de Fertilidad, Sexualidad y Relaciones Familiares (IVAF) y de la Fundación Interamericana Ciencia y Vida.
Jesús de la Fuente: Catedrático en el Área de conocimiento de Psicología Evolutiva de la Universidad de Navarra, y miembro de Reconocido Prestigio del Consejo General de Psicólogos de España.
Ana María Llano: Psicóloga, especialista en inteligencia emocional y crecimiento personal, y Licenciada en Educación Especial del Ceipa Bussines School, de Medellín (Colombia).
Mar Dorrio (@whynottwelve): Divulgadora familiar, instagramer, creadora del Café de los Viernes, autora del blog whynottwelve y madre de 12 hijos.

 

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa
Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta