“Cuando veo un mendigo me conmuevo porque veo de lo que Dios me ha sacado”

Dimitri Conejo, desarrollador web y emprendedor, tuvo su primer encuentro con el Señor a los 8 años en un orfanato ruso