Altius ayuda Ucrania

Ayuda en ucraniano se dice Dopomoyích

A dos kilómetros de la frontera con Ucrania, la Fundación Altius organiza un contingente de socorro para paliar los desastres de la invasión rusa.

Por Fernando Navascués y J. A. Méndez

A pesar del riesgo, desde el 22 de marzo, la Fundación Altius ha movilizado a cientos de personas en España, ha enviado cinco tráileres y un avión con ayuda humanitaria, y ha logrado recaudar más de 60.000 euros para la campaña Dopomoyích. 

En mitad de la tragedia que ha provocado la invasión rusa de Ucrania, con decenas de miles de muertos entre ambos bandos (más de 40.000, según algunas fuentes), seis millones de desplazados según ACNUR, y la población civil del país europeo convertida de la noche a la mañana en soldados en guerra, una luz se abre paso en forma de tsunami de caridad.

En esa corriente de brazos tendidos hacia Ucrania se enmarca la campaña Dopomoyích (“ayuda, en ucraniano), que ha puesto en marcha la Fundación Altius, la obra social del movimiento Regnum Christi. Una campaña que ha enviado ya cinco tráileres a la frontera de Polonia y un avión con ayuda humanitaria, y que está permitiendo acoger, formar y acompañar a familias ucranianas en nuestro país.

Ayuda desde el terreno

A pesar de lo imprevisible de las maniobras de Rusia, que amenaza periódicamente con escalar el
conflicto a nivel mundial atacando a otros países europeos, toda la ayuda recabada en la campaña se está organizando desde el terreno, para lograr un beneficio de mayor impacto.

 “Estamos muy cerca de la frontera, e impresiona mucho ver las colas que se forman para entrar a Polonia, que a veces duran más de 40 horas, de madres con sus niños pequeños esperando en el frío. Una vez que cruzan, hay 25 carpas para una atención básica y de urgencia, como alimentos calientes, mantas, higiene y zonas para un rato de descanso a cubierto”, explica la técnica de proyectos de Altius, Begoña Baños, que llegó a la ciudad polaca de Przemysl el 22 de marzo. “Es durísima la situación en la que llegan: personas mayores solas, bebés… Van con lo puesto o con pequeñas bolsas. Nos abrazan y nos dan las gracias”, añade.

Transformar la sociedad

El peligro al que está sometido el despliegue de Altius es absolutamente real, pues Vladímir Putin ha convertido la cercana ciudad ucraniana de Leópolis en uno de sus objetivos, y los misiles rusos han caído varias veces a menos de 25 kilómetros de Przemsyl.

Algo que no les arredra: “La campaña Dopomoyích nació porque todos queremos hacer algo para ayudar a los refugiados, y porque en el Regnum Christi, en sus colegios, en la Universidad Francisco de Vitoria y en tantas otras comunidades de la Iglesia se quiere ayudar y aportar un granito de arena para paliar la situación de Ucrania”, explican desde Altius a Misión

Y como la Fundación tiene entre sus objetivos  “transformar la sociedad según los valores del humanismo cristiano”, no solo ha movilizado al personal habitual de Altius, sino también a más de 170 voluntarios y 66 familias que se han contagiado de su deseo de ayudar. Incluso el envío del quinto tráiler con ayuda no supuso coste a la campaña, gracias a la donación de las empresas Trucksters y Onturtle.

Ayuda eficaz

Otra de las características de la campaña Dopomoyích es que no se basa solo en la buena voluntad, sino en la conciencia de que la situación por la que pasan los refugiados requiere profesionalidad y experiencia. De ahí que Altius esté colaborando con otras ONG en la frontera polaca, que envíe su ayuda hacia diferentes parroquias en el interior de Ucrania, y que sea uno de los principales apoyos del orfanato de Leópolis, en el que desde el inicio de la invasión atienden a diario a centenares de niños. Todo, con un claro objetivo: ayudar a los refugiados y asegurar que la ayuda, tanto económica como en especie, llege a su destino.

“La mayor alegría es cuando les despedimos para que puedan salir de allí a un lugar seguro y vivir en unas condiciones dignas, pero no dejo de pensar en lo durísimo que debe ser viajar a un lugar desconocido sin conocer el idioma y con todo lo que dejan atrás”, comenta Begoña Baños. Motivos más que de sobra para prestarles nuestra Dopomoyích.  

5 formas de aportar a la campaña Dopomoyích

  • Donativos en especie: Cada semana se envían a los refugiados donativos en especie, según las necesidades que indica la ONG internacional Cadena, colaborador local de Altius en la frontera con Polonia.
  • Donativos económicos: Para financiar el traslado de la ayuda desde España, el transporte de los refugiados que desean venir a nuestro país, y el trabajo de los traductores. 
  • Familias de acogida: Altius está creando una red de familias en España que se sientan llamadas a acoger en su hogar a quienes lo han perdido tod
  • Acompañamiento: Profesionales del acompañamiento acogen e integran a los refugiados, con atención psicológica, asesoría jurídica, integración en la cultura y el idioma, escolarización de menores, formación para la búsqueda de empleo… 
  • Voluntariado: Altius busca voluntarios que puedan hacer trabajos de almacén, de traducción, psicólogos, personas que acompañen en cuestiones burocráticas…

Las ayudas, en cifras

Hasta comienzos de mayo, la campaña Dopomoyích había ayudado con: 

  • Recogida de 101.190 kilos de alimentos, medicinas, ropa y enseres de primera necesidad.
  • Recaudación de 59.383,44 euros, que se han destinado íntegramente a la campaña.
  • Envío de 5 tráileres y un avión con ayuda humanitaria.
  • 300 personas  ayudadas en sus tránsitos desde Ucrania.
  • 16 personas acogidas en 5 familias.
  • 170 voluntarios en la sede de Altius en Madrid.
  • 66 familias de acogida para refugiados. 
  •  73 voluntarios especializados en acompañamiento.
  •  44 personas (29 menores) en una residencia en Cifuentes, Guadalajara.
Más información en el teléfono 91 222 40 50,  el email info@fundacionaltius.org y en la web www.fundacionaltius.org/ayuda-ucrania-rc

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2022 2022

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2022