Mártires

Asesinados por ir a Misa: «Los terroristas creen que nos quitan al vida, pero la Eucaristía nos la devuelve»

El número de católicos que se juega la vida por estar ante Cristo Eucaristía no deja de crecer. El cristianismo es hoy la religión más perseguida del mundo.

Por Raquel Martín

Artículo publicado en la edición número 62 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

Akash Bashir tenía 20 años y murió por defender su parroquia de un ataque en la misa del domingo. Era el 15 de marzo de 2015. Como siempre, el templo estaba lleno: unos 2.000 fieles esperaban la celebración de la Eucaristía en la parroquia de San Juan, en el distrito de Youhanabad, Lahore, Pakistán.

Akash se había ofrecido para vigilar la seguridad de la iglesia durante las misas. Ya había ocurrido antes: los terroristas accedían a los templos con artefactos explosivos y se explotaban en su interior para provocar el mayor número posible de muertes. Por eso, los cristianos en Pakistán asumen cada domingo, desde hace años, la posibilidad de que se pueda producir un atentado en su parroquia, y se juegan la vida por asistir a misa. A pesar del riesgo, los templos se llenan.
Ese domingo, Akash vio a dos hombres sospechosos y les paró: “Moriré, pero no vas a entrar en mi parroquia” fueron sus últimas palabras. Uno de los terroristas hizo explosionar las bombas que llevaba en su cuerpo. Akash entregaba su vida por Cristo.

Dar la vida como Cristo
El padre Francis Gulzar, párroco de San Juan, fue testigo del martirio: “Akash tenía un amor grande por la Iglesia y, llevado por la fuerza del Espíritu Santo, no pensó en salvar su vida. Murió en ese momento, pero salvó a muchos fieles con su valiente acto de amor”. Ese mismo día, los terroristas atentaron contra otras parroquias, y en los dos ataques fallecieron 15 personas y 70 resultaron heridas. La Iglesia local de Lahore ya ha empezado el procedimiento oficial para declarar mártir al joven Akash.

El Informe de Libertad Religiosa en el Mundo 2021 de Ayuda a la Iglesia Necesitada concluye que el cristianismo es la religión más perseguida del mundo. El 27 por ciento de los cristianos vive en países donde la libertad religiosa es gravemente atacada, lo que supone que más de 646 millones de cristianos no pueden vivir su fe en libertad.

“La Eucaristía nos da el coraje para vivir y morir como el padre Ragheed”

Coraje para vivir
El número de mártires de la Eucaristía crece en todo el mundo. Como Akash, el sacerdote iraquí Ragheed Aziz Ganni fue acribillado junto a tres diáconos en la puerta de su parroquia de Mosul, el 3 de junio de 2007, tras haber celebrado la misa del domingo.

Había recibido muchísimas amenazas: e-mails, paquetes con balas, ataques a su parroquia, llamadas para intimidarle e impedir que celebrase los sacramentos… Pero él no se dejaba amedrentar. El padre Christian, con quien coincidió en sus años de formación en Roma, asegura: “La energía del padre Ragheed era la Eucaristía. En sus homilías enseñaba a los fieles que el cuerpo y la sangre de Jesús robustecen la unión entre los miembros del cuerpo místico de Cristo. La Eucaristía nos da el coraje para vivir y morir como el padre Ragheed”.

El propio Ragheed aseguraba: “Los terroristas piensan acabar con nosotros físicamente o, al menos, espiritualmente. Quieren ahogarnos en el terror. Pero los domingos, los templos están atestados. Los terroristas creen que nos quitan la vida, pero la Eucaristía nos la devuelve”.

Mártir de la Eucaristía
Dos años antes de su muerte, en 2005, el padre Ragheed Aziz Ganni dejó escrito: “A veces yo también me siento frágil y tiemblo de miedo. Pero cuando digo ‘Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo’, con la Eucaristía en mis manos, siento en mí su fuerza. Tengo en mis manos la hostia, pero en realidad es Él quien me tiene a mí y a todos nosotros, es Él el que desafía a los terroristas y nos mantiene unidos en su amor sin fin. En tiempos tranquilos, todo se da por descontado y se olvida el gran don que se nos ha dado. He aquí la ironía: debido a la violencia del terrorismo, hemos descubierto más profundamente que la Eucaristía nos da la vida. Y esto nos permite resistir y esperar”. En Mosul es conocido como el “mártir de la Eucaristía”.

Artículo publicado en la edición número 62 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

JUNIO, JULIO, AGOSTO 2022

JUNIO, JULIO, AGOSTO 2022