El gran misterio de “la Cueva de Adán”

A cinco metros del monte Calvario está la "Cueva de Adán", que durante siglos ha escondido un secreto íntimamente relacionado con la Eucaristía

Por José Antonio Méndez

Artículo publicado en la edición número 62 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

A pesar de las interpretaciones que tratan de minusvalorar la presencia real de Jesús en la Eucaristía como una cristianización de cultos paganos o un añadido posterior, la arqueología y la historiografía “atestiguan que, desde los primeros años, la comunidad de Jerusalén [los apóstoles junto a la Virgen] celebró y transmitió el memorial de la Cena del Señor, junto a la proclamación del Evangelio”, explica José Antonio Moreno, sacerdote experto en Tierra Santa.

Una celebración de estructura similar a la misa actual, y con plena conciencia de la presencia de Jesús en el pan consagrado. Tanto, como para celebrar “la fracción del pan” de la que hablan los Hechos de los Apóstoles… pero en la base misma del monte Calvario, lugar de la muerte redentora de Cristo.

Tradición del siglo I confirmada en el siglo XX
“A unos cinco metros de la cima del Calvario, se abre una gruta que ha pasado desapercibida durante siglos, conocida como Cueva de Adán”, explica Moreno. “La tradición anterior al año 70 d.C. hablaba de ella, pero con los siglos se tomó por una metáfora. Los trabajos arqueológicos la descubrieron en el siglo XX y demostraron que fue embellecida en la primera mitad del siglo I con una losa de 80 cm al fondo, a modo de altar”, destaca.

Una grieta causada por un terremoto en el año 33 (unos 3 años después de la crucifixión de Jesús) fue reparada con una cerámica que dejó de fabricarse en torno al año 70, aunque la remodelación del terreno y los trabajos de una cantera aledaña hicieron imposible su acceso desde el año 130, y quizás incluso desde el año 42.

La piedra que habían desechado los arquitectos
El motivo de esas remodelaciones es que el Calvario formaba parte de la cantera exterior de Jerusalén, de la cual se extraía piedra para las construcciones romanas. Esas excavaciones fueron horadando la zona hasta rebajar el nivel del suelo y dejar al Calvario (Gólgota, en hebreo), como un montículo de piedra roturada cuyas oquedades le daban el aspecto de una calavera (de ahí el nombre latino de Calvario).

El montículo que quedó en pie era, sin embargo, de piedra de mala calidad y, al estar a las afueras y junto a la llamada fortaleza Antonia, cuartel general de la guarnición romana, se utilizaba para las crucifixiones. De ese modo, “la piedra que desecharon los arquitectos ” se convertiría “en la piedra angular ” de la historia de la salvación, como el propio Jesús había profetizado con esas palabras de la Sagrada Escritura, cuando explicó a los sumos sacerdotes y a los ancianos la parábola de los viñadores homicidas.

¿Quién querría embellecer esa cueva?
Los textos apócrifos El combate de Adán y La Cueva de los Tesoros narran que en aquella Cueva de Adán, el sacerdote Melquisedec -arquetipo de todos los sacerdotes- ofrecía “pan blanco y bebida del fruto de la vid”, y describen la cueva tal y como fue descubierta en el siglo XX : puerta al Este, tres bancadas de piedra recorriendo las paredes…

“¿Quién podría tener interés en embellecer esa cueva? ¿Quién necesitaba una piedra elevada del suelo un metro? ¿Quién ofrecía pan y vino?”, se pregun­ta retóricamente José Antonio Moreno. Y remata: “Tras el relato de la institución de la Eucaristía, dice san Pablo: Cada vez que coméis de este pan y bebéis de este cáliz, proclamáis la muerte del Señor hasta que vuelva. ¿Qué lugar más idóneo para esta proclamación que la roca donde entregó su vida el Redentor?”.

Artículo publicado en la edición número 62 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

JUNIO, JULIO, AGOSTO 2022

JUNIO, JULIO, AGOSTO 2022