Magdala

Magdala, una piedra clave en el mosaico del Evangelio

Nuevos hallazgos en la ciudad de María Magdalena

Por Almudena Collado

Artículo publicado en la edición número 64 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

Tierra Santa ha vuelto a desvelar detalles de la vida de Jesús. Los últimos hallazgos encontrados a través del Magdala Center, que custodian los Legionarios de Cristo, permiten ahondar en uno de los grandes misterios del Evangelio: la identidad de María Magdalena. 

Magdala, la ciudad natal de santa María Magdalena, se descubrió hace solo una década gracias al sacerdote Juan Solana, LC. Cuando llegó a Tierra Santa y pasó por allí preguntó: “¿No vamos a parar?”. “No hay nada que ver aquí”, le contestaron. “Solo había –cuenta para Misión– una propiedad de los franciscanos abandonada, al lado de un hotel muy feo llamado Hawaii Beach”, el primer sitio que los Legionarios de Cristo compraron en Tierra Santa para hacer un centro de peregrinos a orillas de Lago de Tiberíades. La sorpresa aguardaba bajo los bungalós, donde descubrieron la ciudad de tiempos de Jesús.  “Es maravilloso ver cómo se realiza un designio milagroso de Dios, y la historia de Magdala tiene mucho de milagro”, nos dice. 

Desde entonces, Magdala no ha dejado de aportar novedades que la convierten en un emplazamiento único para comprender mejor el lugar y el tiempo en los que vivió Cristo. Las más destacadas, sin duda, son aquellas relacionadas con el hallazgo de dos sinagogas tremendamente singulares: una en 2009 (en la que se encontró una piedra grabada con detalles desconocidos del Templo de Jerusalén) y otra en 2021. 

Las dos sinagogas encontradas en Magdala arrojan luz sobre grandes interrogantes del Evangelio

El sacerdote Eamon Kelly, LC, actual vicedirector del Magdala Center, señala que ambas son casi idénticas en tamaño y distan 160 metros entre sí, apenas un estadio de fútbol. 

Los restos de Magdala son del primer periodo romano, en una ciudad en las faldas del Monte Arbel que tiene el camino de norte a sur bloqueado por pilares yuxtapuestos. Un elemento que conecta con la medida militar de fortificar el norte contra los romanos, y garantizar la privacidad de sus habitantes, como recogió el historiador Flavio Josefo en el siglo I d. C. 

Quién fue la Magdalena

Pero la gran aportación de estos descubrimientos es que permiten arrojar luz sobre uno de los grandes interrogantes del Evangelio, en torno al cual se han escrito, pintado y filmado un sinfín de hipótesis, estudios, leyendas y mitos: la identidad de María Magdalena. 

La autora del libro Mary Magdalene. Insights from ancient Magdala (2018), Jennifer Ristine, quien ha impartido decenas de conferencias por todo el mundo sobre la figura de la Magdalena, es consciente de las muchas preguntas que genera: ¿Fue la pecadora pública que ungió los pies de Jesús? ¿Fue la adúltera perdonada? ¿Fue la hermana de Marta y Lázaro? ¿Qué relación tuvo con Él y con la Virgen? Ante tanta pregunta, Ristine pone el acento en cómo la Magdalena acompañó a Jesús durante su vida pública: tras ser liberada por Jesús de siete demonios (como recoge el evangelista Lucas), se convierte  “en una mujer que le ayudó con sus recursos y talentos, con su manera de ser, con su genio femenino: intuía cómo estaba de camino a Jerusalén y qué necesitaba la gente a quien Jesús hacía milagros”, explica para Misión. En suma, la Magdalena ejerció un liderazgo apostólico a través de su sensibilidad, empatía y observación.

¿Endemoniada o prostituta?

La expulsión de los siete demonios ha suscitado confusiones frente a las curaciones físicas. Ristine, en cambio, se muestra convencida de que ambas intervenciones están ligadas, pues el hombre es unidad de cuerpo y alma: “Podemos adivinar que estos demonios están vinculados a algo espiritual. Las imágenes medievales la reflejan como penitente, pero, en todo caso, fue una sanación completa tras el encuentro con Jesús, orientada a la buena salud, que es la salvación eterna”, señala. 

El sacerdote Juan Solana insiste en que es preciso ver a la mujer con los ojos de Dios, que no acusan ni manipulan:  “En la Sagrada Escritura descubrimos el rostro de María Magdalena como mujer amada y creada por Dios, que tiene en cuenta hasta el último detalle, por misericordia”.

“La de María Magdalena fue una sanación completa tras el encuentro con Jesús”

María Magdalena es un modelo real, no un recuerdo devocional: “Es una santa que camina con nosotros, se hace amiga de las personas y las anima a buscar la cercanía a Cristo con valentía”, señala Ristine. Ella misma ha visto a personas de diferentes religiones que han recuperado su dignidad, y la de otros, a través su intercesión y ejemplo, pues la historia de la Magdalena “llama a pensar en la dignidad humana, en la capacidad de acompañar a los demás y fomentar su valía”. 

Centro de conversiones

Hoy, a través de los restos arqueológicos, el Magdala Center invita a los peregrinos a reflexionar sobre la vida de la santa, y a propiciar un ambiente cálido para el encuentro personal con Cristo. Por eso, el padre Solana se siente afortunado y bendecido, y afirma que María Magdalena no está en las piedras que se están descubriendo, sino en la vida de la Iglesia y en lo que perciben que ocurre en los corazones de los peregrinos, donde “Dios habla, transforma, consuela, regenera y ama”. El gran hallazgo de Magdala es el que se percibe en los propios visitantes: después de pasar un rato en el centro, “empieza como un gusanito, como un hormigueo, que se mueve en el corazón: es la gracia de Dios y una llamada de María Magdalena a experimentarlo más a fondo”. Así es como la santa sigue actuando hoy en Magdala: unas veces de forma imperceptible y otras como un terremoto. 

Apostola apostolorum

Por su seguimiento incondicional que la llevó hasta el pie de la Cruz, María Magdalena recibió el premio de ser, según los relatos evangélicos, la primera en ver resucitado a Jesús. Jennifer Ristine, experta en la figura de la santa de Magdala, explica que “en su búsqueda del Señor, descubrió su misión en la Iglesia: ser portavoz ante los Apóstoles del misterio más grande de la Historia”. La tradición de la Iglesia, de hecho, se refiere a ella como apostola apostolorum, o sea, “apóstol de los apóstoles”. Y el propio Papa Francisco elevó, el día del Sagrado Corazón de Jesús de 2016, su memoria litúrgica a la de Fiesta (la catalogación más alta tras la de Solemnidad), como tienen el resto de los apóstoles en el Calendario Romano General.

La experta en María Magdalena Jennifer Ristine, junto a la réplica de la piedra más importante de la sinagoga de Magdala, descubierta en 2009, que se puede ver en la Universidad Francisco de Vitoria en Madrid.

Artículo publicado en la edición número 64 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2022 2022

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2022