Sierra Leona

“Todos debemos ser testigos de Cristo allá donde estemos”

En medio de la pobreza, la enfermedad y la guerra, miles de misioneros españoles se entregan a la evangelización. Como el padre Antonio, un salesiano que habla para Misión desde Sierra Leona, donde asegura que vive tranquilo, fiándose cada día de Dios.

Por Javier López / Fotografía: Jaime Hernández

Artículo publicado en la edición número 65 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

Sierra Leona ha sufrido mucho en los últimos años. A la pobreza, el hambre y la sequía que reinan en el continente africano hay que sumarle una guerra civil que duró 10 años y generó graves consecuencias (niños soldados, amputados, esclavos…) y un fuerte brote de ébola que dejó miles de muertos y afectados. En estas difíciles circunstancias, y sin perder el ánimo, viven religiosos y religiosas, sacerdotes, laicos, familias… que lo dejaron todo en España y decidieron ofrecer su vida a la tarea evangelizadora. Como el padre Antonio Gutiérrez, un salesiano nacido en Cantabria que se ha entregado a su misión en cuerpo y alma hasta el punto de parecer un habitante más de Lungi (localidad de Sierra Leona). Su camisa es igual de alegre que él y, se ha sabido ganar el corazón de las personas de tal manera, que es difícil dar dos pasos por las calles de Freetown, la capital del país, sin que nadie le pare para saludarlo, especialmente los niños. Aparte de dedicarse a la educación (los colegios salesianos allí cuentan con 7.000 alumnos) y de ayudar a la rehabilitación de niños soldados que han sufrido amputaciones, celebra misa en una comunidad de Clarisas, y es prospector de pozos de agua porque, como él mismo dice, “donde hay agua, hay vida”. 

Estar disponible

Aunque siempre pensó en ser misionero, lo de África fue una sorpresa. Cuando estaba a punto de partir hacia Sudamérica, “el provincial vino y me dijo: ‘Mira, sé que tienes un permiso para ir a América, pero no tengo a nadie para enviar a Benín. ¿Te importaría ir a Benín?’.  Y allí estuve 19 años, porque para mí lo importante era estar disponible”. Después pasó dos años en Túnez y desde hace 8 años vive en Sierra Leona. Y desde entonces, ha visto cuánto han cambiado las cosas… 

Cuando los salesianos llegaron a África en los años 70, apenas eran unos 300 repartidos en 11 países. Hoy, 40 años más tarde, hay unos 1.600 trabajando en 44 países y con una renovación enorme, porque cada año hay alrededor de 150-200 nuevos salesianos en la zona.  “A los nativos les hemos dicho muy claro que no venimos aquí para ayudarlos, venimos para quedarnos. Y hoy el 90 % de mis compañeros no tienen este color de piel, son locales”.

Misiones en Sierra Leona
Apóstoles donde estemos

Cualquiera pensará que los misioneros tienen un gran mérito por el hecho de haber elegido esta vida, pero el padre Antonio asegura que el secreto está en  “hacer lo que Jesús nos prometió que es ir y fiarse de Dios”, y añade que  “todos y cada uno debemos ser sus testigos. ¿Dónde?, donde estemos. ¿Cómo?, como podamos: con la palabra, con el ejemplo, con lo que sea. Jesús se fía de nosotros y confía en que haremos bien nuestro trabajo, donde estemos, no importa dónde. Tenemos que ser apóstoles. Tenemos que predicar con la palabra y con nuestra vida”.

“¡Bendito sea Dios!”

Mucha gente le pregunta: “¿Cómo vives?”, y él asegura que no se lo plantea demasiado. “Vivo, llevo más de 30 años aquí y nunca he tenido demasiados problemas”.  Eso sí, si el padre Antonio echa la vista atrás se maravilla de la cantidad de obras que ha visto crecer:  “Desde colegios, escuelas,
pozos, plantaciones de árboles… ¿Cómo ha salido todo? ¡Bendito sea Dios! Cuando te fías, las cosas funcionan aquí y en cualquier sitio. Dios se encarga de todas y cada una de las personas, no importa dónde estén”.

Sobre la vida en misión asegura que “es algo que engancha”, y recomienda ir y conocer cómo viven los misioneros de primera mano: “Yo creo que es la mejor experiencia, todo el que pueda venir, que venga, ¡que esto se contagia!”.

El padre Antonio nos devuelve la pregunta y nos atrevemos a contestar: el estar allí con los misioneros, presenciar cómo ayudan sin miramientos a los más necesitados, cómo entregan su vida por Cristo… es algo que cambia y transforma. Y el ver a personas tan alegres, a pesar de no tener nada y de haber sufrido tanto, invita, cuanto menos, a reflexionar sobre nuestra realidad y nuestra forma de vivir la vida. 

Misiones en Sierra Leona
«Seréis mis testigos»

El cuarto domingo del mes de octubre, la Iglesia celebra la Jornada Mundial de las Misiones, más conocida como Domund, gracias a la cual el mensaje de Jesucristo sigue llegando a todos los rincones del planeta. Con la ayuda de los católicos y gestionado por las Obras Misionales Pontificias, se sostienen actualmente 1.117 territorios de misión. El lema de este año, “seréis mis testigos”, está sacado del libro de los Hechos de los Apóstoles (1,8): antes de su Ascensión al Cielo, Jesús encomienda a sus discípulos la tarea de evangelizar todos los rincones de la tierra con la fuerza del Espíritu Santo. Un llamamiento que se extiende a todo bautizado. Nosotros también somos sus testigos. 

Artículo publicado en la edición número 65 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

DICIEMBRE 2022, ENERO, FEBRERO 2023

DICIEMBRE 2022, ENERO, FEBRERO 2023