San Roque: Testigo de Dios entre pandemias y guerras

Conoce qué significan cada uno de los atributos que le acompañan

Por José Antonio Mé

Artículo publicado en la edición número 64 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

Son incontables los pueblos de España que cuentan con alguna imagen de san Roque, junto al perro que la coplilla infantil ha grabado en la memoria colectiva. La pandemia ha hecho que muchas de esas tallas hayan vuelto a suscitar la devoción de los fieles, incluso con romerías y procesiones, pues este santo es desde hace siglos tenido por protector en tiempo de pestes y enfermedades. Pero su vida y su ejemplo de fe van mucho más allá de esta circunstancia, y resultan de lo más actuales. Los atributos con que se le representa, y la memoria litúrgica con que se celebra el 16 de agosto, desvelan su entrega a Cristo, a la Iglesia y a los necesitados. 

San Roque
San Roque
1. Ángel

Ángel. Al sanar, regresó a Montpellier, sumida en una guerra. Allí fue tenido por vagabundo, acusado de espía y encarcelado injustamente. Pasó años en prisión (algunas versiones apuntan que por presiones de su tío, que no quería deshacerse de las posesiones familiares que no había dado a los pobres y de las que se aprovechaba). Murió preso, sin perder la fe ni revelar su identidad, a imitación de Cristo. Por eso, algunas iconografías muestran, junto al perro, un ángel, signo de la Providencia que no desampara a quien impetra su protección, incluso cuando supone “esperar contra toda esperanza” (Rm. 4, 18).

2. Herida

Al ocuparse de los enfermos que encontraba, él mismo se contagió y padeció pústulas y dolores. Una llaga abierta en su pierna  (junto al perro, la característica más típica de las representaciones de san Roque) indica que la santidad no es magia: hacer el bien por amor a Dios implica ser capaz de dejarse herir y poner la vida en juego.

3. Perro

Tras contagiarse de peste en Piacenza, se retiró a un bosque para morir solo y no poner en peligro a los lugareños. Nadie le ayudó, salvo el perro de un labrador, que lo descubrió y comenzó a llevarle pedazos de pan. El labriego, hombre turbio y nada piadoso, siguió al perro, conoció a Roque y al escuchar su predicación y ver su ejemplo, volvió a Dios y cambió de vida. 

4. Pan

Abocado a morir, el pan lo mantuvo con vida. La tradición ha vinculado este milagro con la Eucaristía: cuando nuestras fuerzas disminuyen y nuestra alma enferma, solo el alimento eucarístico puede salvarnos.

5. Creación

En una visión auténticamente católica de la naturaleza, el perro de san Roque indica que, a pesar de los males naturales que nos afligen, en toda la Creación late la bondad divina, pues ha sido creada para dar gloria a Dios y para servir al creado a Su imagen. Como dice san Ireneo, “la gloria de Dios es la vida del hombre”.

6. Roca

En ocasiones se le presenta con un pie sobre una piedra. Además de ser un recurso para mostrar mejor la pierna herida, hace alusión a su nombre y a su fidelidad a Roma, lugar al que peregrinó y donde el Sucesor de Pedro, la piedra sobre la que Cristo edificó la Iglesia, garantiza el depósito de la fe. De hecho, fue canonizado en 1584, en pleno auge del protestantismo que combatía la legitimidad del Papa como Vicario de Cristo.  

7. Vieira

La vieira servía de escudilla a los peregrinos y era símbolo de pobreza radical. Huérfano y sin hermanos, los bienes que no pudo vender se los confió a su tío para que los administrase en favor de los pobres. 

8. Peregrino

Sin dinero ni posesiones, peregrinó a Roma en mitad de una epidemia de peste que asolaba Europa. De camino, curaba a los contagiados, en algunos casos con solo hacer sobre ellos la señal de la cruz.

9. Hábito pardo

Nacido en una familia adinerada de Montpellier entre los siglos  xii y xiii, se desprendió de sus bienes, como había hecho san Francisco de Asís un siglo antes. Después, ingresó en la Tercera Orden franciscana, la rama para seglares que querían vivir la espiritualidad de “il poverello”.

Artículo publicado en la edición número 64 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2022 2022

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2022