padre juega con su hijo

8 claves para aprender a descansar

La Misión del número 64 es aprender a descansar. ¡Aquí van las claves!

Por Marta Peñalver

Artículo publicado en la edición número 64 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

1. Descansa en el día a día

El tiempo de descanso no se puede limitar a las vacaciones, es necesario incluirlo en el día a día. Parar 5 minutos a tomar un café, hacer hueco entre semana para salir a correr o quedar con un amigo. Son actividades que ayudan a romper el ritmo acelerado y a meter oxígeno en nuestra vida.

2. Desconecta para conectar 

La obsesión por la productividad ha contagiado nuestro tiempo libre. Huye de la programación vertiginosa que te agota mental, física y espiritualmente en los ratos de desconexión. Es un tiempo sin obligaciones externas y es absurdo autoimponernos un ritmo aún más exigente y frenético. Desconecta para conectar con Dios, contigo mismo y con los demás.

3. Con la mirada puesta en Dios

“Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados que Yo os aliviaré” (Mt 11, 28). Para la vida espiritual, cultivar nuestra dimensión interior y la relación personal con Cristo, se necesita calma, sosiego y silencio. Sin momentos de descanso y ritmos tranquilos es imposible crecer en la fe.  

4. El mejor afterwork

Aunque no puedas ir al bar de moda con tus amigos porque tu familia te espera en casa, jugar con tus hijos sirve para desconectar del trabajo, cambiar de actividad, divertirte, y disfrutar de ellos. Si los niños estorban en el trabajo y en el ocio… mala señal.

5. El descanso conyugal

Muchas veces la acumulación de cansancios en el matrimonio ocurre porque los esposos esperan encontrar momentos para hacer planes de ocio juntos, y esos espacios se quedan cortos para reconectar desde lo más hondo. Lograr una intimidad profunda es el verdadero cimiento del descanso conyugal. Y para eso no hay que esperar a una escapada de fin de semana solos.

6. La familia es lugar de descanso

Hace diez años, Benedicto xvi llamó a los matrimonios a volver a hacer de su familia un “lugar de descanso y de impulso, de llegada y de partida, de paz y de sueño, de ternura y de responsabilidad”, y a vivir el domingo como el momento “del encuentro entre el hombre y la mujer”. Una invitación de plena actualidad.

7. El tiempo puede ser tu aliado

El tiempo no se puede acelerar ni parar. Aprende a vivirlo de la mejor manera posible, y recuerda que es un regalo y no una cuenta atrás, para vivir como si solo tuvieras el hoy y el ahora, sin caer en la irreflexión o la irresponsabilidad.

8. Santificar las vacaciones

Los padres del desierto, muchos santos, Papas y concilios han hablado desde los inicios del cristianismo de la importancia de cuidar el tiempo de descanso como tiempo para Dios, para uno mismo, para la familia y para la caridad. Y de guardar el domingo para descansar.

Artículo publicado en la edición número 64 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

JUNIO, JULIO, AGOSTO 2022

JUNIO, JULIO, AGOSTO 2022