Asentar los cimientos para un matrimonio feliz

402
Acompañamiento a matrimonios
Acompañamiento a matrimonios

 

Uno de cada siete matrimonios se rompe en España antes de celebrar su quinto aniversario. Acompañar a las parejas durante sus primeros años de vida en común se ha convertido en una tarea urgente para Iglesia.

Por Margarita García

El informe Nupcialidad y Ruptura en España 2015, elaborado por el Instituto de Política Familiar (ipf), arroja cifras alarmantes: durante 2014 se produjeron más de 100.000 rupturas familiares. Esta evidente dificultad para lograr matrimonios estables preocupa seriamente a la Iglesia, que se ha puesto “manos a la obra” para orientar y custodiar a las familias recién “nacidas” a la hora de dar sus primeros pasos. Y es que, precisamente, es al principio cuando más ayuda se necesita, ya que, según Carmen Álvarez, doctora en Teología y presidenta de Mater Dei, una asociación que orienta y acompaña a matrimonios, en general, los recién casados no viven la vocación al matrimonio con realismo, lo asumen con mucha frescura y les parece que su amor seguirá siendo un sentimiento eterno a flor de piel. “Esto hace que muchos esposos se consideren autosuficientes y crean que no necesitan ningún tipo de orientación, cuando es primordial alguien que los ayude y guíe en asentar los pilares para el futuro, de modo que, cuando desaparezca ese amor tan fresco, estén preparados para vivir el verdadero amor”, explica Álvarez.
Pero ¿sabemos en qué consiste el amor? Álvarez apunta que, con frecuencia, el amor nos decepciona porque “se espera mucho de él y se cosecha poco” y esto, añade, tiene que ver con la idea decepcionante que a menudo tenemos de Dios: “Sabemos que es Padre, pero parece que a la hora de la verdad no nos resuelve llegar a fin de mes”. Por eso, los creyentes tenemos el reto de descubrir el camino del amor y lo que significa para, a la vez, conocer quién es Dios. Por eso, además de la preparación previa al matrimonio, en aras de conocer y descubrir el amor, es imprescindible que, tras la boda, los esposos recen juntos, practiquen los sacramentos y busquen un entorno sano en el que crecer como familia, incluida la comunidad parroquial en la cual están llamados a encontrar su lugar.
Carrera con obstáculos
“El objetivo principal del matri­monio es llevar al cónyuge al Cielo, ayudarlo a que sea santo”, señala Christian Meert, uno de los artífices del programa Ministry to the Newly Married (en español: Apostolado para los Recién Casados), en la diócesis de Colorado Springs, en EE UU. Pero esta tarea encuentra serios obstáculos, por ejemplo, que la institución matrimonial se ha visto seriamente golpeada por los coletazos de la revolución sexual de los años setenta, que trajo consigo la anticoncepción, el aborto, el feminismo radical, el relativismo o la facilidad para acceder al divorcio. Al final, apunta Meert, nos encontramos ante una “gran cantidad de familias rotas”. Además, Meert afirma que la sociedad de consumo ha hecho que las personas tengan una mentalidad de usar y tirar: “Consideran al cónyuge como un producto que, si no les satisface, lo pueden cambiar”. Pero no solo los factores culturales inciden en las rupturas de los matrimonios jóvenes, también hay otras dificultades que provienen de los propios esposos. Una de ellas es que los jóvenes ya no se casan tan jóvenes: según el último estudio del Instituto Nacional de Estadística, la media está en 37,3 años para los varones y 34,1 años en las mujeres– y, el mismo informe demuestra que ni la experiencia previa de otros noviazgos, ni un tiempo de vida en común, ni casarse más tarde garantizan la estabilidad matrimonial. De hecho, según este informe, veinticinco de cada mil matrimonios en España se rompen incluso antes de los dos años. Y casi uno de cada cuatro divorcios corresponde a una pareja que se ha casado hace menos de cinco años.
Las dificultades financieras, el reparto de las tareas del hogar, el papel que ocupan las familias de origen, las dificultades para una buena comunicación o la llegada del primer hijo son otras de las experiencias que generan tensión entre los esposos. Esto lo saben bien quienes han puesto en marcha las distintas iniciativas pastorales que presentamos para que los matrimonios recién casados no se sientan “solos ante el peligro” y logren sentar unas bases sólidas para el resto de su vida matrimonial.
Mejor acompañados
Hay muchos matrimonios jóvenes que, aunque aún no se enfrentan a grandes dificultades (o, a lo mejor, sí) saben que necesitan apoyo y acompañamiento, pero no saben a quién acudir. Y esto es lo que han observado en la Archidiócesis de Toledo, en concreto, en la Delegación de Familia. Por esto, han puesto a rodar el programa Family Rock, con el objetivo de acompañar a los matrimonios recién casados y atraerlos a la Iglesia: “Para los adolescentes y jóvenes hay un sinfín de actividades en la Iglesia, también para los matrimonios con hijos, y para los más maduros, pero los que se acaban de casar no entran ni en uno ni en otro grupo”, comentan Ramón Martín y Ana Ibáñez, sus responsables. Sin embargo, Álvarez matiza que, en este sentido, los recién casados desaparecen de la parroquia por el cambio de vida y de misión que experimentan, es decir, “antes, su apostolado era dar catequesis en la parroquia o trabajar en Cáritas; ahora, su apostolado principal es su cónyuge” y, a muchos, esta tarea los absorbe por lo nueva y apasionante que resulta. Por lo tanto, la Iglesia, como Madre que es, quiere estar cerca de ellos y guiarlos en la construcción de su familia.
Las diócesis del País Vasco presentan el portal www.nuestroproyecto.net, creado para ayudar a los matrimonios y a los distintos agentes de pastoral familiar encargados de orientar a novios y familias. Uno de sus principales objetivos, según afirma Francisco Albalá, delegado de Familia de Bilbao, es “ofrecer material que, desde hacía tiempo veíamos que faltaba en la diócesis”. Así, construyeron una web que, a diferencia de un libro ya impreso, permite publicar contenidos constantemente, como puede ser un vídeo del Papa o el documento del Magisterio de la Iglesia”. Este portal muestra el plano de una casa con las diferentes estancias que significan los cuatro temas a abordar: “Comunicación en pareja, en la habitación principal (la de los esposos); paternidad positiva o responsable, en la habitación infantil; el sacramento del matrimonio propiamente dicho, en el comedor (‘por eso de la última cena donde Jesús nos dio el mandamiento’); y, en la cocina está el discipulado de Jesús, porque ’Él es el alimento’”, explica Albalá. En cada habitación virtual hay textos, oraciones, canciones… relacionadas con los temas de cada estancia. “Queremos que cada pareja amueble su casa y nosotros vamos a acompañarles”.
Acompañar y sostener la pastoral familiar en las parroquias es el objetivo de esta “aventura” convertida ya en asociación que comenzó, hace cuatro años, en el salón de casa de su actual presidenta y fundadora, Carmen Álvarez, doctora en Teología. “Empezamos a trabajar con universitarios, luego se unieron matrimonios y fueron ellos quienes empezaron a solicitar formación; fue entonces cuando vimos que lo que hacíamos en casa tenía sentido acercarlo a más gente. Y de ahí saltamos a las parroquias”. Presentes, por tanto, en las parroquias que se lo soliciten, Mater Dei ofrece actividades de formación y espiritualidad sobre la vida conyugal, retiros y ejercicios encaminados a cumplir con su labor fundamental, que es el acompañamiento a matrimonios. Este ‘acompañar’ en el caso de Mater Dei se traduce en que un consiliario y la presidenta quedan con la pareja, para hablar de lo que les preocupa: “Quedamos tanto con los que tienen problemas como con los que no. La cuestión es acompañar su vocación”, sostiene Álvarez y, según las necesidades de cada pareja, se queda con más o menos frecuencia, se deriva a un especialista… “Estamos para las necesidades que tengan los matrimonios, tanto humanas como espirituales”. www.mater-dei.es

Ministry to the Newly Married

Ministry to the Newly Married (en español, Apostolado para los Recién Casados) es un programa que comenzó en EE UU y se extendió luego a Australia. Christian Meert, uno de sus responsables en la Diócesis de Colorado Springs (EE UU), explica que, en este programa, se le asigna a cada matrimonio de recién casados un matrimonio mentor que lo acompaña durante un año, y así sucesivamente, durante los primeros cinco años de matrimonio. Tras cinco años, el matrimonio ha recibido acompañamiento de cinco matrimonios sólidos de su parroquia. El proyecto incluye cuatro encuentros al año en los que el matrimonio mentor y el matrimonio joven se reúnen en casa de los mentores para cenar y siguen una guía para sus conversaciones. El cuarto encuentro del año, al que asisten todas las parejas participantes del programa y su párroco, tiene lugar en la parroquia. Meert señala que, a través de este programa, los matrimonios “inician una vida de oración juntos –si no lo habían hecho antes–, practican los sacramentos y comienzan a participar, como matrimonio, en la vida de la parroquia. Y, lo más importante, entran a formar parte de su comunidad”. Tras cinco años, los matrimonios quedan preparados para ayudar ellos también en la parroquia, la Iglesia y la sociedad.
www.agapecatholicministries.com/ministry-to-the-newly-married
Family Rock
Desde hace años, en la Archidiócesis de Toledo, y en concreto en el corazón del delegado de Familia, latía el deseo de “hacer algo” por los matrimonios jóvenes que, después de un breve acompañamiento antes de la boda, “no volvían a aparecer por la parroquia y, si volvían, era ya con el problema encima”, asegura Ramón Martín, coordinador de Family Rock, el proyecto que ha nacido en Toledo como respuesta a esta necesidad. Cuenta con un portal, a modo de blog, que propone recursos y actividades para realizar en pareja. Para difundirlo, las parejas que acuden a los cursos prematrimoniales y quienes lo soliciten proporcionan su dirección de correo electrónico para recibir su boletín mensual, que consiste en una “receta con mucho sabor”: “Se trata de una orientación para afrontar situaciones complicadas que se pueden dar al principio del matrimonio, como definir el lugar que deben ocupar las familias de origen o aprender a gestionar el dinero”. Cuentan también con un apartado llamado “Cosas de casa”, que propone a los recién casados ver una película juntos y comentarla luego, o realizar una tarea de bricolaje o dar un paseo romántico. Por último, este boletín cuenta con la sección “Echando raíces”, que trata de que los esposos profundicen en el Magisterio a través de la lectura de los documentos de la Iglesia. www.familyrock.jimdo.com

 

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta