De Iglesia y para la Iglesia: Al servicio de todos los carismas

1

Muchas de las 100.000 familias que reciben nuestra revista en España pertenecen a distintas realidades eclesiales. Algunas de ellas nos cuentan por qué les gusta Misión y cómo les ayuda a vivir el carisma de su movimiento.

Por Blanca Ruiz Antón

JUAN ANTONIO MONTOYA

Presidente de Cursillos de Cristiandad en Madrid. 56 años, padre de 5 hijos.

Las revistas que hablan sobre la fe y la vida a veces tienden a ser demasiado espirituales, pero Misión tiene los pies en la tierra. Tiene un formato muy abierto donde cabemos todos los miembros de la familia. En casa la leemos todos, y cada uno tiene su hueco en ella. Es muy agradable y apetecible. Misión me ayuda porque trata temas de manera muy afinada. Me resulta interesante para reflexionar incluso sobre aquellos temas que pueden no afectarme de manera directa. El testimonio alegre y potente de personas que viven la fe es algo propio del carisma de Cursillos de Cristiandad. Por eso nos enriquece tanto la revista, porque en sus entrevistas se ve cómo el Señor pasa por nuestras vidas, a veces de manera escandalosa y otras de manera suave. Enriquece mucho ver que esto no es patrimonio exclusivo de Cursillos, sino de toda la Iglesia

MERCEDES ALVAREDO DE BEAS

Pertenece a Schoensttat. 36 años, madre de 4 hijos.

Misión me gusta porque habla de absolutamente todo. La sociedad muestra antivalores, y en todos los temas que trata la revista se ofrece una guía para vivir los valores cristianos, por ejemplo, en temas como la convivencia con la familia política o cómo hablar de sexualidad a los hijos. Misión me ayuda porque en las asociaciones, grupos o parroquias, a veces parece que solo nosotros pensamos así, pero Misión nos enseña que somos una gran comunidad, con muchísimos caminos.

 

MONTSE ROSALES

Pertenece al Opus Dei. Madre de 10 hijos, 51 años.

Misión tiene artículos actuales en todos los sentidos. Es una revista optimista, que te sube la moral. Además, te hace ver que no estás solo, sino que encuentras el ejemplo de vida de otras personas que también están intentando vivir su fe. Como el medio de santificación de los miembros de la Obra es el trabajo ordinario que tenemos entre manos, los testimonios de matrimonios y personas que se presentan en Misión me ayudan muchísimo porque viven la fe en su día a día.

 

ANA ROMERO

Pertenece al Camino Neocatecumenal. 36 años, madre de 4 hijos.

Recibo Misión desde hace 10 años. Me suscribió mi jefa. Yo pensé que iba a ser una revista más. Pero cuando llegó el primer número, lo leí en una tarde. Ahora intento leer los artículos con más calma, degustándolos. Misión habla de te mas actuales desde un trasfondo verdadero. Los artículos de Juan Manuel de Prada me encantan, y también las entrevistaste Vidas, porque acercan a personalidades conocidas que viven su fe donde están. Estas cosas me interesan. Agradezco tenerlas todas juntas en Misión.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta.