En las redes sociales hay pruebas de lo más curiosas. Una de ellas reta a los usuarios a reconocer el rostro de 27 personajes famosos, desde Leonardo Da Vinci a Vincent van Gogh, pasando por María Antonieta, Enrique VIII o Teresa de Calcuta. Identificar sus rostros puede ser sencillo, sin embargo, conocer sus biografías puede ser más edificante. Y este es el reto que Misión te propone: seleccionar buenas biografías para leer y comentar en familia.

Por Isabel Molina Estrada

Ilustración: Marta Jiménez

 

El desafío supone que los padres lean los libros antes de entregarlos a sus hijos. Cuando todos hayáis leído la misma biografía, podéis comentarla juntos para descubrir qué ha aportado a unos y a otros. Se pude incluso realizar una batería de preguntas sobre el libro, que dé pie a conversaciones familiares.
Vuestro top 10
Como proponen José Manuel Mañú y Rafael Lacorte en Puntos luminosos de historia, perfiles de 46 personajes, no todos los personajes tienen que ser santos, mucho menos perfectos. Se trata de encontrar, sin embargo, a los que hayan aportado  “luz en la historia”  y hayan contribuido a que el mundo sea “más humano”. Porque como explica Mañú, “no vale la pena leer biografías de personas cuya vida no sea lograda en aspectos esenciales”.

 

¿Y qué más os puede aportar la lectura de buenas biografías?
1. Sentido
Enrique García-Máiquez, quien con tanto acierto pro­pone en cada número de Misión la lectura de los mejores autores y títulos, asegura que, a diferencia de otros géneros literarios, leer biografías aporta  “sentido y propósito”. 
Y como lector exigente que es, García-Máiquez indica que reconocemos una buena biografía en aquella que “regala ganas de emular ese propósito”.
2. Inspiración
“Existen momentos en que nos detenemos a pensar: ¿Qué debo hacer con mi vida? ¿Quién soy? ¿Para qué estoy aquí? Son momentos de cambio en los que buscamos respuestas, y una magnífica forma de encontrarlas es leyendo biografías”, explica Mañú.
En Educar con biografías (EUNSA, 1997), un referente en este tema, Oliveros F. Otero, asegura que no se trata de que imitemos a los biografiados, sino de encontrar modelos valiosos de formas de trabajar, convivir en familia, servir…, a través de anécdotas, acontecimientos serios o en los detalles: una frase bien dicha, la capacidad de asumir el dolor, la disponibilidad para ayudar a otros…
3. Deseo de cambiar
Mañú explica a Misión que “en el comienzo de un nuevo proyecto de vida o en la superación de una crisis” puede estar la lectura de una biografía, como le ocurrió a san Ignacio de Loyola, quien vivió su conversión tras la lectura de Vidas de santos; o a Edith Stein, más adelante santa Teresa Benedicta de la Cruz, quien se convirtió al catolicismo tras leer El Libro de la Vida, de santa Teresa de Jesús.
4. Admiración
Los biografiados nos mues­­tran la posibilidad de vivir cualidades humanas y sobrenaturales que despiertan especial admiración por una persona: sus virtudes. En estos libros se ve el retrato de cómo vive una persona solidaria, alegre, valiente…
5. Esperanza
Por último, Mañú y La­­cor­te dicen que “en otras épocas quizá fuera necesario perder la ingenuidad; hoy, urge recuperar la esperanza”. Y las biografías pueden despertar la confianza en que es posible un mundo mejor: “Hacen falta ejemplos de fidelidad matrimonial, porque de rupturas ya hay en la opinión pública; de honestidad, porque casos de corrupción ya salen bastantes en las noticias…”, añaden los autores.

 

Grandes santos
• San Francisco de Asís (Encuentro, 2012). Por G.K. Chesterton.
• Santa Catalina de Siena (Encuentro, 2009). Por Sigrid Undset.
• La vida de Santa Teresa de Jesús (Palabra, 2015). Por Marcelle Auclai.
•  La canción de Bernadette: Historia de las apariciones de la Virgen de Lourdes (Palabra, 2010). Por Franz Werfel.
Escritores y músicos
• Vida de Dante (Alianza, 1993). Por Giovanni Boccaccio.
• Las vidas de Miguel de Cervantes: Una biografía distinta (Editorial Austral, 2005). Por Andrés Trapiello.
• Beethoven (Juventud, 1989). Por Emil Ludwig.
Personajes cercanos
• Correr para vivir (Palabra, 2016). Por Lopez Lomong.
• La dicha de vivir sobre Jérôme Lejeunee (RIALP, 2017) Por Clara Lejeune-Gaymard.
• Cautivado por la Alegría (Encuentro, 2016). Por C.S. Lewis, sobre su conversión al cristianismo.
• La Madre Teresa de Calcuta: un retrato personal (Palabra, 2014). Por Leo Maasburg.
• Sebastián Gayá: El hombre de la ilusión (BAC, 2017). Por José Antonio Méndez.
Personajes históricos
• La columna de hierro: Cicerón y el esplendor de la República romana (Embolsillo, 2011). Por Taylor Cadwell.
• El último cruzado: La vida de don Juan de Austria (Palabra, 2015). Por Louis Wohl.

 

Un género, muchas posibilidades
Dentro del género biográfico, encontramos las autobiografías, como el clásico Historia de un Alma, de Teresa de Lisieux (San Pablo, 2007), Un seminarista en la SS (Palabra, 2004), de Gereon Goldmann, o El precio a pagar (RIALP, 2015), del musulmán converso al cristianismo Joseph Fadelle.
Destacan también las biografías tipo entrevista como Una vida con Karol (La Esfera de los Libros, 2008), que surgió a partir de la entrevista que el periodista Gian Franco Svidercoschi le hizo al cardenal Stanislaw Dziwisz, secretario general de Juan Pablo II durante sus años como obispo.
Otra opción son las memorias, como Una vida presente (Alianza Editorial, 1991), de Julián Marías; y las confesiones, como Confesiones de san Agustín (Alianza Editorial, 2011), que a pesar de los siglos sigue teniendo plena vigencia.
Aún más entretenidas pueden ser las biografías noveladas, como El oriente en llamas (Palabra, 2017), que narra la vida de san Francisco Javier, o La luz apacible: Novela sobre Santo Tomás de Aquino y su tiempo (Palabra, 2016), ambas de Louis de Whol.

 

Batería de preguntas para comentar las biografías leídas
1. ¿Cuáles fueron las causas del éxito (o fracaso) de este personaje? ¿Tuvo algún ideal que lo llevara a hacer lo que hizo?
2 ¿Qué dice la biografía de la época en que vivió? ¿Te habría gustado vivir esa época?
3. ¿Su vida cambió en algo el mundo de su tiempo o el nuestro?
4. ¿Cómo eran su personalidad y su modo de pensar?
5. ¿Recuerdas algún diálogo que te haya llamado la atención?
6. ¿Crees que el ejemplo de sus padres fue clave para su vida?
7. ¿Cuál era su mejor cualidad y cuál su mayor defecto?
8. ¿Qué aficiones tenía y de qué modo marcaron su carrera?
9. ¿Tenía buen trato con las demás personas?
10. Si tuvieras oportunidad de ser amigo de este personaje, ¿qué consejo le darías?

 

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete gratis y recibirás la revista cada tres meses en casa

Dona ahora: ayúdanos con tu donativo para que podamos seguir contando historias como esta