Cuidar a tus mayores en casa

4 apoyos para cuidar a tus mayores en casa

Si has tomado la decisión de cuidar a tus padres o a tus suegros en casa, te presentamos algunas iniciativas que te pueden acompañar en esta labor con el mismo esmero que empleas tú para atenderles.

Por Marta Peñalver

Artículo publicado en la edición número 64 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

Cuando los padres se hacen mayores y requieren más atención, muchas familias deciden atenderlos en casa. Pero esta decisión no suele ser fácil. Las familias se debaten entre el deseo de devolver el cuidado recibido a lo largo de los años, y la realidad de que a veces compaginarlo con la vida familiar es complicado si no se cuenta con ayuda. Centros de día, especialistas a domicilio, cuidadores… las opciones son muy amplias, pero es necesario saber qué tipo de apoyo se adapta a tu caso concreto. 

1. Centros de día

Este tipo de centros son ideales para aquellas personas que quieren seguir viviendo en su casa o en la de sus familiares, pero les gusta tener una rutina de actividades y de ocio. Roberto Rodríguez, director de comunicación del grupo Amavir, explica a Misión que este tipo de centros ofrece beneficios para los mayores, pues  “ralentiza la dependencia, los mantiene activos física y cognitivamente, mantienen contacto con personas de su edad, y son supervisados por nutricionistas y otros profesionales de la salud”. En estos centros se realiza actividad física, se hacen excursiones, se proponen dinámicas que mejoran las habilidades cognitivas… Además, Rodríguez asegura que los centros de día “permiten seguir cuidando al mayor en casa y, en caso de que en el futuro tenga que ir a una residencia, la transición es sin duda más suave”.

2. Asistencia sanitaria

Un escollo habitual a la hora de cuidar a un mayor en casa es la dificultad para atender sus necesidades sanitarias: fisioterapia, podología, medicaciones específicas o rehabilitación son algunas de las especialidades más demandadas. En este sentido, contar con ayuda a domicilio y de plena confianza es vital. Desde el Grupo Jericó, que provee asistencia sanitaria a domicilio, explican a Misión que  “lo más importante en el cuidado de las personas mayores es entender que cada vida es única e irrepetible. El camino recorrido nos ha mostrado que la dignidad humana debe ser custodiada hasta el final”.

3. Cuidador en casa

Otra figura en la que te puedes apoyar es la del cuidador en casa: una persona que viene durante unas horas, o incluso que vive con el anciano. Dado que es una edad en la que los cambios no siempre son bien recibidos, quedarse en el propio domicilio puede ser también una buena opción, siempre que se cuente con la ayuda necesaria, una persona de confianza y bien preparada, si las necesidades físicas o médicas no son excesivas.

4. Residencias temporales

Muchas familias enfrentan en verano la necesidad de salir de vacaciones, pero sus padres no pueden viajar. Para estos casos, muchas residencias ofrecen estancias temporales que permiten a la familia disfrutar de unos días de descanso y desconexión, con la tranquilidad de saber que sus mayores van a estar bien atendidos.  

Ayuda económica
Todas las comunidades autónomas, de una u otra manera, cuentan con ayudas para atender a personas dependientes, sea en forma de prestaciones o de disposición de plazas concertadas en centros de día y residencias. Esta última, asegura Roberto Rodríguez, del grupo Amavir, es una realidad aún poco conocida y “a veces nos cuesta ocupar las plazas concertadas”. Llama al teléfono de información de tu comunidad para saber qué ayudas te pueden corresponder.

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2022 2022

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2022