Niño síndrome de down saluda sonriente

El genocidio Down

El 95 % de los niños a los que se les detecta síndrome de Down son asesinados antes de nacer. Una práctica que encaja con la definición de genocidio que da la RAE

Por José Antonio Méndez

Artículo publicado en la edición número 63 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

Uno de los argumentos más esgrimidos por los abortistas es que no merece la pena traer al mundo a niños enfermos. Aunque se trata de un criterio ya de por sí insostenible (pues también podría emplearse para asesinar a niños que enferman gravemente en su infancia), los datos muestran que el pretexto de la salud del bebé está sirviendo para eliminar a seres humanos con cualquier discapacidad o malformación, aunque no sean incompatibles con la vida, ni causa de dolor.

Los casos son numerosos y las entidades provida llevan años denunciándolo. Sin embargo, las evidencias de esta práctica son tan palmarias que ya han llegado al debate social ajeno a la causa provida. Sin ir más lejos, un artículo del The New York Times (cabecera nada sospechosa de ser conservadora) publicado el 1 de enero de 2022 denunciaba un tipo de tecnología creada en Silicon Valley, que está siendo utilizada para impulsar la industria del aborto a través de unos test prenatales. Se trata de unas pruebas capaces, en teoría, de detectar los más variados síndromes pero que, según advertía el diario, en el 85 % de los casos aporta resultados erróneos. Es decir, de 100 bebés abortados porque esta prueba les detectó algún tipo de discapacidad, 85 habrían nacido perfectamente sanos.

The New York Times ha denunciado el uso de test prenatales que fallan el 85 % de las veces: de cada 100 bebés abortados por una supuesta discapacidad, 85 habrían nacido sanos

El ejemplo más evidente de esta obsesión por dar vida solo a niños “aceptables” es el del síndrome de Down. Las cifras, dentro y fuera de España, muestran que los abortistas están llevando a cabo un exterminio sistemático, que encaja con la definición de genocidio de la Real Academia de la Lengua. O lo que es lo mismo, un “exterminio o eliminación sistemática de un grupo humano por motivo de raza, etnia, religión, política o nacionalidad”; en este caso, por no ajustarse al estándar de una supuesta “raza humana sana”.

Como denuncia la Fundación Jérôme Lejeune, que custodia el legado del médico que descubrió el origen del síndrome de Down, en Francia, el 96 % de los bebés a los que se les detecta síndrome de Down son abortados. En Islandia ese porcentaje llega al 100 % y solo nacen aquellos niños a los que no se les detecta este rasgo, que no es una enfermedad, sino una alteración cromosómica compatible con una vida sana y feliz.

En España, el 95 % de los bebés a los que se les detecta síndrome de Down son abortados. En Islandia ese porcentaje llega al 100 % y solo nacen los niños a los que no se les detecta este rasgo, que no es una enfermedad, sino una alteración cromosómica compatible con una vida sana y feliz.

En España, el índice de bebés abortados por tener (o sospecha de tener) síndrome de Down supera el 95 %, y la ley lo contempla como razón para abortar hasta la semana 22. Algo que indigna a las personas con Down y a sus familias, como denunciaba el actor Pablo Pineda en Misión: “El aborto me parece un latrocinio, y más en los niños con síndrome de Down. Un hijo no es un plato de comida que puedes escoger. Un hijo es una persona que tiene derecho a vivir. Al abortar, matas a tu hijo y te privas de experiencias extraordinarias”.

Artículo publicado en la edición número 63 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

DICIEMBRE 2022, ENERO, FEBRERO 2023

DICIEMBRE 2022, ENERO, FEBRERO 2023