Gestación. Mujer-embarazada

Gestación mes a mes: la vida desde el minuto cero

Para evidenciar la barbarie que supone el aborto, nada como recurrir a la ciencia. La vida de un embrión se abre paso desde su concepción sin que nadie, ni siquiera su madre, tenga que hacer nada más que esperar a que el bebé nazca.
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on linkedin

Por Marta Peñalver / Fuente: Fundación de Medicina Fetal de Barcelona

Artículo publicado en la edición número 63 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.
Desde la concepción a la semana 4
Embrión 4 semanas

A efectos médicos, el embarazo se cuenta desde el primer día de la última regla, aunque la fecundación no puede ocurrir hasta unas dos semanas después, tras la ovulación. Una vez el espermatozoide fecunda al óvulo, comienza una nueva vida humana, con una carga genética propia y única, diferente de la madre y de cualquier otro ser humano que haya pisado la tierra. Tan distinta que comienza a emitir señales químicas al cuerpo de la madre, para que no luche contra él como un elemento extraño. En ese momento se inicia el viaje del bebé, que en esta etapa es un cigoto, desde la trompa hasta el útero. Sus células se multiplican muy rápidamente.

En torno a la semana 4 –dos después de la concepción– el embrión está implantado en el útero y mide medio centímetro. Tiene forma de disco, ha comenzado a formar el tubo neural y ha desarrollado tres capas: el ectodermo, que dará lugar al sistema nervioso central; el endodermo, que generará el tracto gastrointestinal, páncreas, hígado y glándula tiroides; y el mesodermo que formará huesos, músculos y sistema sanguíneo. La placenta ha comenzado a desarrollarse y pronto será su fuente de oxígeno y alimentación hasta que el bebé nazca. En la mayoría de casos la madre no sabe que está embarazada, pues no ha tenido su primera falta.

Semanas 5 a 8
Embrión 5 a 8 semanas

El embrión comienza una carrera de fondo hasta el nacimiento. El disco que era hace una semana se “enrolla” y ya refleja claramente a un ser vivo.

En la semana 5 se forma el primer órgano, el corazón, que comienza a latir para distribuir las células sanguíneas que transportarán el oxígeno por el diminuto cuerpo del bebé.

En la semana 6 el embrión mide entre 2 y 4 mm y se han empezado a formar la mayor parte de sus órganos.

En la semana 7 mide 12 mm. El corazón sigue su desarrollo y ya tiene dos cámaras; el cerebro cuenta con los dos hemisferios y han comenzado a formarse las primeras neuronas. La cara empieza a tener forma reconociblemente humana. Además, se da uno de los hechos más importantes del embarazo: la formación de la placenta a partir de tejido fetal por lo que tiene del ADN del padre. Lo normal sería que el cuerpo de la madre la rechazara, pero es al contrario: el sistema inmune de la madre identifica ese tejido como placentario y permite que se adhiera a su útero para nutrir al bebé. Si en este momento se hace una ecografía, se vería un embrión de 1 cm con actividad cardíaca.

En la semana 8 el embrión mide 2 cm y pesa 1 gr. En su cara se han empezado a formar la nariz, la retina, los labios y los párpados, y en sus extremidades se adivinan pequeños dedos. Los músculos comienzan a funcionar y el embrión comienza a moverse. La placenta le nutre y a través de ella desecha las sustancias tóxicas.

Semanas 9 a 14
Feto 9 a 14 semanas

En la semana 9 el embrión mide unos 3 cm y ya tiene clara forma humana. En este momento pasa a la fase fetal, ya no es un embrión, y tiene todos los sistemas formados. Sus huesos, aunque están formados mayoritariamente por cartílago, tienen la forma definitiva. En este momento comienza un largo periodo en el que todos estos órganos deben madurar hasta ser capaces de funcionar correctamente.

En la semana 10 se van creando miles de neuronas. Mide 3-4 cm. El calcio empieza a depositarse en los huesos para formar el hueso definitivo. Los nervios se están formando y esto permite que sus movimientos sean más frecuentes.

En la semana 11 los movimientos siguen siendo reflejos pero cada vez son más complejos. Casi todos los órganos tienen la apariencia que tendrán el resto de la vida.

En la semana 12 el feto crece muy rápido, un 15 % cada semana. Sus órganos siguen madurando y se forman, por ejemplo, las cuerdas vocales. Han empezado a desarrollarse las uñas y ha comenzado a aparecer algo de vello. El sistema digestivo, que hasta ahora era un tubo, se va sofisticando y empiezan a tomar forma el esófago, estómago y los intestinos.

En la semana 13 mide unos 8 cm. La cara ya es reconocible. Ojos y orejas están colocados en su sitio. Su sistema inmunológico ya ha comenzado a funcionar, pero aún necesita las defensas de su madre.

En la semana 14 se inicia el segundo trimestre de embarazo. La piel sigue siendo fina pero no transparente. Los brazos han alcanzado la proporción que tendrán el resto de su vida. Aparecen los labios en la boca y el sistema digestivo es más sofisticado. Los músculos de la cara se desarrollan y puede comenzar a hacer muecas y a chuparse el pulgar.

Semanas 15 a 18
Feto 15 a 18 semanas

En la semana 15 los huesos son cada vez más densos, aunque seguirán siendo elásticos de cara al parto. Mide unos 11 cm y pesa alrededor de 50 g.

En la semana 16 ya tiene el aspecto total de un bebé. El cerebro va ejerciendo poco a poco el control sobre los músculos. El lanugo, una fina capa de vello que recubre todo el cuerpo, ya se ha formado, y la orina constituye una importante cantidad del líquido amniótico.

En la semana 17 ha aparecido una sustancia blanquecina que recubre su piel: es el vérnix caseoso y se mantendrá durante todo el embarazo para hidratar su piel, aislarlo del frío y el calor, y protegerlo de virus, hongos y bacterias incluso tras el parto. El oído está bastante desarrollado y el bebé puede oír sonidos procedentes del exterior. Pasa unos ratos dormido y otros despierto.

En la semana 18 puede hacer muecas y bostezar. Sus manos y pies están moldeados. Su corazón ya tiene cuatro cámaras. Su oído puede escuchar todo tipo de sonidos. Durante esta semana la mayoría de las madres habrá empezado a notar las pataditas del bebé.

Semanas 19 a 22
Feto 19 a 22 semanas

En la semana 19 el feto mide entre 14 y 15 cm y pesa unos 200 g. El sistema nervioso se está desarrollando rápidamente. En especial el cerebro, que ha empezado a desarrollar los sentidos.

En la semana 20 el embarazo ha llegado a la mitad. Corazón, riñones, hígado, columna, genitales e intestino ya tienen su forma casi final y a partir de ahora crecerán en tamaño y madurarán. Ya se puede valorar mediante ecografía si todo se está formando correctamente. En la mayoría de los casos los padres pueden conocer el sexo del bebé, que se distingue perfectamente.

En la semana 21 el feto realiza movimientos constantes y empieza a asimilar los nutrientes que recibe a través de la deglución del líquido amniótico. La médula ósea comienza a realizar su función produciendo glóbulos rojos, algo que hasta entonces hacían el hígado y el bazo. El niño más prematuro del mundo según el Libro Guinness de los récords se llama Curtis Means y nació en el hospital UAB Medicine, en Alabama, EE. UU., el 4 de julio de 2020, a las 21 semanas y un día de gestación.

En la semana 22 mide entre 19 y 20 cm y pesa 350 gramos. Durante esta semana el sistema límbico, que regirá los sentimientos y las emociones, está en pleno desarrollo. Los testículos de los niños ya tienen algunos espermatozoides y los ovarios de las niñas tienen ya óvulos en su interior.

En España se puede abortar hasta la semana 22 alegando alguna razón de salud física o mental de la madre o del feto, como síndrome de Down o malformaciones incluso aunque no pongan en riesgo la vida del bebé. Un dato que se puede deducir de los informes del Ministerio de Sanidad es que, hasta 2010, cuando solo se podía abortar por causa de enfermedad grave de la madre o del feto, o por ser fruto de una violación, en torno al 97 % de los abortos se realizaban bajo la premisa de riesgo para la madre, la mayoría de las veces “riesgo psíquico” por el miedo y la incertidumbre que podía provocar un embarazo. Al cambiar la ley en 2015, e incluir el aborto libre hasta la semana 14, este dato cambió: el 90 % de las mujeres abortan sin justificar el motivo y solo el 6 % lo hace alegando riesgo grave para la embarazada.

Semanas 23 a 28
Feto de 23 a 28 semanas

En la semana 23 la piel empieza a pigmentarse. Los huesos siguen su proceso de transformación.

En la semana 24 mide entre 21 y 22 cm y pesa unos 700 g, aunque esto varía en cada bebé. A estas alturas la mayoría de sus órganos sensoriales están formados y funcionan, por lo que el bebé empieza a conocer sus primeros olores y sabores a través del líquido amniótico. Esta semana se alcanza la viabilidad fetal: si el parto se precipita, los médicos administran un fármaco para la maduración de los pulmones y ayudan al bebé, tras el nacimiento, a respirar.

En la semana 25 abre y cierra los ojos, aunque el sentido más desarrollado es el oído, pues el sonido se propaga a través del líquido amniótico y el bebé ya puede percibir los sonidos más cercanos: los que provienen de su madre. Durante estas semanas, el feto es muy activo y puede cambiar de posición varias veces al día.

En la semana 26 tiene ratos de vigilia y de sueño. Su sistema nervioso sigue madurando y, aunque no respire, realiza movimientos, como ensayando la respiración para estar preparado en el momento del nacimiento. Además, ha comenzado a acumular tejido adiposo y empieza a controlar su temperatura corporal.

En la semana 27 muchas madres notarán que su bebé tiene hipo: es porque el bebé sigue ensayando y fortaleciendo los movimientos respiratorios de cara al parto.

En la semana 28 crece deprisa. Mide entre 27 y 35 cm y pesa en torno a 1 kg. Su cuerpo se ve más redondeado por la grasa y sus ojos son sensibles a la luz. El bebé ya es capaz de reconocer la voz de su madre.

Semanas 29 a 36
Feto de 29 a 36 semanas

En la semana 29 el embarazo entra en el tercer trimestre. Sigue madurando el aparato digestivo y el sistema respiratorio. Hasta ahora la cabeza era sensiblemente más grande que el abdomen, pero la proporción empieza a revertirse.

En la semana 30 el feto va a ir tomando la postura definitiva, que normalmente será boca abajo, aunque alguno se coloca de nalgas o trasversal. Ya es capaz de oír sonidos graves como el latido del corazón de su madre, un estímulo que tendrá un efecto relajante durante los primeros meses de vida.

En la semana 31, el aparato respiratorio está prácticamente formado y el aspecto del feto cada vez recuerda más al de un recién nacido. Los riñones siguen trabajando y la orina constituye la mayor parte del líquido amniótico.

En la semana 32 el feto crece rápidamente, mide unos 42 cm de pies a cabeza y pesa casi 2 kilos. Ya tiene prácticamente la apariencia que tendrá al nacer, solo que más pequeño. La mayoría de los bebés ya poseen cabello. En caso de nacimiento prematuro, tiene cerca de un 90 % de probabilidad de sobrevivir.

En la semana 33 tiene cada vez menos espacio para moverse y generalmente ya están colocados en posición cefálica. Gracias a los estudios de prematuros se sabe que el cerebro del bebé ya realiza funciones como las de un recién nacido.

Llegada la semana 34, el bebé ya está prácticamente preparado para nacer. Las posibilidades de supervivencia son casi del 100 %. Eso sí, en caso de parto habría que administrar corticoides para ayudar a la maduración pulmonar. En las últimas semanas la madre pasa al feto inmunidad temporal, que le proporcionará un escudo hasta sus primeras vacunas.

A partir de la semana 35 los pulmones están preparados para funcionar a pleno rendimiento y si se desencadena el parto no es necesaria medicación.

En la semana 36 mide 47 cm y pesa unos 2.700 g (aunque las medidas varían mucho). Es la última semana de prematuridad. Al finalizar, el bebé se considera a término.

Semana 37 hasta el parto
Bebe recién nacido

El bebé sigue creciendo y acumulando grasa que le permitirá regular la temperatura corporal tras el parto. Aunque no es imposible, es difícil que cambie de posición. El lanugo y el vérnix caseoso ya casi han desaparecido. Ya está preparado para el parto. La vida que comenzó meses atrás, saldrá, por fin, a la luz del mundo.

Artículo publicado en la edición número 63 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

MARZO, ABRIL, MAYO 2022

Lee la edición
Número 63

MARZO, ABRIL, MAYO 2022

Lee la edición
Número 63