Ruta del Santo Grial

La ruta del Santo Grial

Valencia alberga el Santo Cáliz de la Última Cena de Jesús. El camino que hizo la copa hasta llegar a la catedral del Turia es una ruta de peregrinación.

Por Marta Peñalver

Artículo publicado en la edición número 60 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

La ruta que recorrió el Santo Cáliz que Cristo utilizó en la Última Cena, desde Jerusalén hasta Valencia, ha sido motivo de estudios e investigaciones durante años. Una de las mayores expertas en la materia, y cuya tesis doctoral versa sobre el tema, es Ana Mafé, quien explica a Misión cómo el Santo Cáliz fue custodiado por los apóstoles tras la muerte y resurrección de Jesús, y salió de Jerusalén en el siglo I cuando la ciudad fue asediada.

Tras pasar por Antioquía llegó a Roma. Allí se mantuvo hasta que, en torno al año 258, el Papa Sixto II, asustado por la persecución romana, lo mandó a su tierra natal, Huesca, custodiado por uno de sus diáconos: san Lorenzo. 

Después se sucedieron varios siglos de guerras e invasiones. El cáliz estuvo oculto en diferentes puntos de los Pirineos y Aragón.

En el siglo X fue llevado por los reyes aragoneses al Real Panteón de San Juan de la Peña, muy conocido en la época, donde estuvo bajo la custodia de los monjes que allí habitaban. En 1399, Martín I, el Humano consiguió que los monjes le dieran el cáliz y lo llevó a Zaragoza, donde permaneció bajo custodia real.

En 1424, el rey Alfonso el Magnánimo ordenó su depósito en la catedral de Valencia, en agradecimiento a ese reino por la ayuda en las luchas mediterráneas. Desde entonces ha permanecido en la catedral de Santa María de Valencia, con excepción de periodos como las guerras napoleónicas o la Guerra Civil, durante las que fue escondido.

Valencia, ciudad jubilar

En agosto de 2015, la Santa Sede concedió a Valencia el título de ciudad jubilar a perpetuidad cada cinco años. Por ello, hasta el último jueves de octubre de 2021, los peregrinos que recorran el Camino del Santo Grial –itinerario que sigue el recorrido de la copa desde que llegó a Huesca hasta que llegó a Valencia– tienen una motivación extra: todo aquel que participe en el Año Eucarístico del Santo Cáliz conseguirá la indulgencia plenaria. Una razón más para viajar a Valencia a contemplar en persona la reliquia más importante del cristianismo.

Más que una peregrinación

El camino que recorre el peregrino esconde auténticas maravillas de nuestro patrimonio y pueblos llenos de encanto: la Foz de Escalete, un impresionante cortado de 70 metros de altura. Almudévar, un pueblo prehistórico como evidencian los restos de construcciones neolíticas. Zaragoza son algunas de las poblaciones que podrán admirar quienes se lancen a vivir esta aventura.  Y, cómo no, este peregrinar irá acompañado de la excelente gastronomía que caracteriza a la zona.  

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

DICIEMBRE 2022, ENERO, FEBRERO 2023

DICIEMBRE 2022, ENERO, FEBRERO 2023