Lo que empresas y ejecutivos están copiando de los monasterios

Lecciones de la vida monástica y religiosa para ejecutivos de hoy a través de cinco libros
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on linkedin

Por Enrique García-Máiquez / Fotografía cortesía de Iesu Communio

En Manicomio de verdades (Encuentro, 2020), Rémi Brague cuenta el desconcierto entre la élite de la intelectualidad francesa cuando el Papa Benedicto XVI, el 12 de septiembre de 2008, en París, propuso como ejemplo la vida monacal de la Edad Media. Incluso el sabio y sagaz Brague ha tenido que leer varias veces aquel texto para entender qué quería decir el Santo Padre, como quien no quería la cosa.

Brague nos explica que, con aquella mención que organizó un terremoto, el Papa apuntaba a un hecho de primerísima importancia. Los monjes medievales no intentaron influir en la política, ni hacer filología clásica, ni promover la civilización occidental. Solo aspiraban a dar gloria a Dios. Pero de aquel empeño nacieron frutos involuntarios que aún nos iluminan. Podríamos llamarlos –usando una terminología económica– subproductos de la vida monástica.

Lo que Benedicto XVI quería sugerir es que solo se puede cambiar el mundo de este modo indirecto, con los ojos y el corazón puestos en Dios. Es la lección primordial que podemos extraer de las órdenes monásticas.

Y una vez que uno tiene claro el orden de los factores, podemos atender a los subproductos de esa misión sobrenatural y, sobre todo, asombrarnos de cómo aún nos iluminan y orientan en la vida más civil y más siglo veintiuno.

1. Del monasterio a la oficina

Albert Riba ha escrito un libro muy sencillo, titulado Conexión monástica (2020), que propone adaptar las prácticas milenarias de los monjes al vertiginoso tiempo actual. Que la editorial se llame Empresa Activa demuestra hasta qué punto hablamos de ambientes distantes.

Apoyándose en sus propias experiencias personales, tanto del mundo empresarial como de sus periódicas estancias en diversos monasterios, el autor expone las enseñanzas que podemos recoger de la vida monástica. El moderno ejecutivo también necesita recogimiento, apertura a la trascendencia, contemplación incluso en la acción, y tiempo para leer. Riba apuesta por incorporar los ritos a la vida cotidiana (los ritos que cada cual estime convenientes), en especial, la atención monástica a lo sacro de los tiempos y los espacios.

Priman los aspectos prácticos y un lenguaje muy focalizado (como diría Riba) en la transparencia, la utilidad y la motivación. El libro se lee también como una honrada muestra de admiración por el estilo de vida monástica.

2. La Iglesia, maestra de liderazgo

Javier Fernández Aguado, director de la Cátedra de Management Fundación La Caixa en el IE Business School ha escrito 2000 años liderando equipos. Enseñanzas del management más exitoso (Kolima Books, 2020). Este libro no se conforma con ser un ameno divertimento histórico ni autoayuda. Quiere aprovechar con todo rigor las enseñanzas de la Iglesia y sus instituciones para desempolvar un modelo de liderazgo de servicio que se ha mostrado, además, asombrosamente eficaz a lo largo de la historia.

Sin los nombres técnicos de las Ciencias Empresariales, casi todo estaba inventado y practicado por los hombres y mujeres de la Iglesia. Fernández Aguado sintetiza esas lecciones para el mundo de hoy. 2000 años de historia nos interpelan.

3. El heroísmo de los jesuitas

El liderazgo de los jesuitas, de Chris Lowney, antiguo novicio de la Compañía, es un libro de 2003 que no ha dejado de editarse y traducirse desde entonces. Va por la cuarta edición, de 2020, publicada en España por Sal Terrae. Tanto éxito no extraña. Lowney cuenta con plasticidad la historia fascinante de la fundación y la expansión de la Compañía de Jesús, extrayendo lecciones provechosas para el mundo empresarial y social del siglo xxi. Podría decirse, por tanto, que rentabiliza los subproductos del espíritu de san Ignacio de Loyola y sus primeros sacerdotes.

Asombra hasta qué punto aquí también se cumple al pie de la letra la idea de la ponencia de Benedicto XVI. Chris Lowney explica cómo los jesuitas tomaban sus decisiones importantes pensando solo en la gloria de Dios y confiando en su Providencia; aunque luego ese desasimiento de las razones utilitaristas terminaba siendo un método exportable para triunfar en el mundo. Por poner un ejemplo clarificador, el examen de conciencia diario es, explica Lowney, una herramienta inmejorable para el autoconocimiento, esencial para un líder, creyente o no.

En todo momento, este trasvase del ámbito espiritual al mundo civil se realiza con gran respeto y admiración hacia la Compañía. El propósito de aprovechar esas lecciones para la vida cotidiana no implica malbaratar ni tan siquiera reciclar los modelos de santidad o heroísmo de los jesuitas.

4. Una entrevista al Aquinate

Hans Conrad Zander, que fue –significativo paralelismo con Lowney– profeso estudiante de la orden de los dominicos, concibió un breve libro bien curioso (en los dos sentidos). En La estupidez es pecado (San Esteban, 2011), monta una entrevista de ágiles preguntas periodísticas a santo Tomás de Aquino, extrayendo las respuestas de sus obras completas. Se la puede calificar de una entrevista de actualidad. El resultado asombra por su inteligencia (del proyecto y del entrevistado, sobre todo); pero también por su marcado afán por traer la sabiduría práctica del gran filósofo a nuestro tiempo (y a nuestra labor profesional) que incluye dormir lo suficiente, tomar un baño, desahogarse con lágrimas y suspiros, recrearse con los amigos o disfrutar de algunos placeres. La perspicacia del filósofo, tanto en temas humanos como divinos, asombra.

5. Unidad de sentido

Volvamos al reciente libro de Rémi Brague. En Manicomio de verdades constata el acierto del diagnóstico de Gilbert K. Chesterton: lo que caracteriza a este mundo actual es que muchas verdades católicas se han salido de Madre (Iglesia) y van por ahí, sueltas, sin la compensación de las otras razones. La solución a nuestro tiempo, según Chesterton y según Brague, es recuperar no el tiempo, sino el espíritu de cuando todas esas verdades estaban reunidas en un todo armonioso, y gozaban de una unidad de sentido y de una ética y una estética común.

Rémi Brague, con una prosa deliciosa, una argumentación transparente y una admirable capacidad de síntesis, nos propone una conexión con la cosmovisión monástica. Aunque como él tuvo la suerte de oír (¡y de entender!) las palabras de Benedicto XVI, también nos advierte de que todo ese abanico de enseñanzas y prácticas tan necesarias para nuestro aquí y ahora solo fue posible porque aquellos precursores no buscaban más que seguir a Dios.

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

ÚLTIMA EDICIÓN

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2021

Lee la edición
Número 61

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2021

Lee la edición
Número 61