¿Qué es la pobreza?

A Yunus, premio Nobel de la Paz en 2006, hace treinta años lo creían loco. Los banqueros de Dhaka pensaban que era un filántropo y un soñador
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on linkedin

Por Isabel Molina Estrada

Cuando A Muhammad Yunus le preguntan qué es la pobreza, dice que no sabe. Este bangladeshí, que ha sido uno de los mayores impulsores del concepto de microcrédito y quien en 2006 recibió el Premio Nobel de la Paz por ayudar a miles de personas a salir de la pobreza absoluta, no puede definirla. Sin embargo, se le ocurre una imagen para explicar quién es la gente pobre.

“Los pobres – dice – son como árboles de bonsái… Si uno se va al bosque y busca el árbol más frondoso, el más bonito de todos, y selecciona la mejor semilla de ese árbol, y luego la planta en una maceta pequeña, ¿qué ocurre?… Cuando el árbol crezca será muy similar al que encontramos en el bosque, excepto que parecerá una versión en miniatura. ¿Qué pasó? ¿Acaso elegimos mal la semilla? No. Era la mejor pero le negamos el espacio para crecer”. Para él, la solución a la pobreza es así de sencilla: una persona pobre es igual de creativa e inteligente que cualquier otro ser humano; tiene infinidad de talentos para convertirse en un gran empresario si tiene el “aire” que necesita para respirar. A Yunus hace treinta años lo creían loco. Los banqueros de Dhaka pensaban que era un filántropo y un soñador.

“¿Cómo presta su dinero –unos escasos 27 dólares– a las personas pobres y espera que se lo devuelvan?”, se preguntaban. Sin embargo, Grameen Bank, el banco de los pobres creado por él a pulso, transformó los paradigmas de la banca. Hoy consigue que el 99% de sus acreedores paguen sus microcréditos.

Yunus es una de las personas que mejor ha demostrado cómo utilizar el dinero con sentido empresarial para solucionar problemas sociales. La noción de “empresa social” que propone será un campo enorme por explorar en los próximos años. Lo más seguro es que a nosotros no nos toque pensar ideas de Premio Nobel pero sí podemos hacer mucho por la justicia social.

El Papa Benedicto XVI nos hizo una llamada en su tercera encíclica para repensar los paradigmas económicos y financieros que mantienen en la pobreza a dos terceras partes de la población mundial. El Papa Francisco ha reiterado esta llamada de formas distintas.

No tenemos que ir hasta Bangladesh para colaborar. Además de donar tiempo y dinero, si revisamos nuestros estilos de vida, podemos encontrar otros modos de aportar. Por ejemplo, ¿cuántas veces acumulamos más de lo que nos hace falta?

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

ÚLTIMA EDICIÓN

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2021

Lee la edición
Número 61

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2021

Lee la edición
Número 61