“Ser fiel a esa persona que todavía no conozco”: Eduardo Verástegui

El productor, actor y filántropo mexicano, habla claramente sobre castidad. Su vida dio un giro radical a los 28 años
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on linkedin

Por Redacción Revista Misión

Eduardo Verástegui pasó de ser un latin lover a tener una idea clara: “Ser fiel a esa persona que todavía no conozco, la madre de mis hijos, a la que le quiero entregar mi vida”.

¿Qué hizo a Eduardo Verástegui cambiar su estilo de vida?

“Crecí en un ambiente donde yo pensaba que el verdadero hombre era el donjuán, el latin lover, el mujeriego, el playboy”, explica Eduardo Verástegui. Un día, su profesora de inglés le preguntó si ese tipo lo querría él para su hija. “Sentí una punzada en el corazón, y dije: ‘Yo no soy ese hombre’”. A partir de entonces, se comprometió con Dios a tratar a toda mujer como le gustaría que tratasen a su futura hija, a su madre o a sus tres hermanas.

Tomó una resolución: “voy a hacer una promesa de castidad, una disciplina de abstinencia”. Y, en la castidad encontró una libertad que no conocía.

¿Qué entiende Verástegui por “gimnasio del alma”?

Ese cambio no fue nada sencillo. Eduardo Verástegui asegura que solo puede mantenerlo con una incansable batalla interior. “Si no tengo esa disciplina espiritual diaria, si no voy al gimnasio del alma para desarrollar una vida virtuosa, no puedo, es imposible”. Así habló durante una entrevista concedida a CNN en Español. Eduardo Verástegui cuenta en sus entrevistas que no va a misa todos los días porque sea buena persona, sino porque necesita esa fortaleza espiritual para llegar a ser la persona que Dios espera. “Si me quitas a Dios del centro de mi vida, yo colapso en dos minutos; no puedo. Vivo en un mundo lleno de tentaciones, y la capital de las tentaciones es nuestra carrera”, asegura en referencia al mundo de Hollywood.

¿Cuál es su motivación para vivir la castidad?

¡Aquellas conversaciones con su profesora de inglés! Le ayudaron a entender “que el sexo es sagrado; es un regalo de Dios, hay que cuidarlo, hay que preservarlo para compartirlo con la mujer más importante de tu vida. En mi caso, la madre de mis hijos, mi esposa, el día que me case”. Él imagina, y así lo ha contado en diversas ocasiones, conocer el día de mañana a su esposa y poder decirle: “Desde hace muchos años te he sido fiel, sin haberte conocido, sin saber quién eras”.

Pero, ¿el sexo no es necesario para la salud?

Mucha gente piensa que ese control es una falta de libertad. Verástegui no lo ve así: “Controlar tus pasiones requiere disciplina. Las pasiones obedecen a la razón, y la razón obedece a un poder superior”. No se trata de estoicismo, sino de amor. Pero, ¿el sexo no es una necesidad física, algo necesario para la salud? El actor y director de cine habla desde la experiencia y con una sonrisa: “Necesidad física es respirar, porque si no respiras te mueres; comer, porque si no comes te mueres. Yo hasta ahora no he conocido a nadie que se haya muerto por abstinencia”. Eso sí, todo requiere sacrificio.

Eduardo Verástegui añade una comparación muy esclarecedora: “Ganar una medalla olímpica requiere entrenamiento y mucha disciplina, para poder alcanzar la gloria y colgarse la medalla; lo mismo sucede con la castidad”.

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTICULOS DE INTERÉS

ARTICULOS DE INTERÉS

ÚLTIMA EDICIÓN

ÚLTIMA EDICIÓN

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2021

Lee la edición
Número 61

SEPTIEMBRE, OCTUBRE, NOVIEMBRE 2021

Lee la edición
Número 61

Rechazar todas las cookies