hombre piensa frente al mar

“Tus heridas emocionales son motor del cambio que Dios quiere hacer en ti”.

Gregory Popcak propone utilizar los sentimientos que te atormentan como propulsores de cambio.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Por Margarita García

Por Isabel Molina Estrada

Artículo publicado en la edición número 60 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

“¿Cómo te sentirías si estuvieras completamente en paz contigo mismo y con los demás? Imagínate si pudieras resolver –de una vez para siempre– la tensión que existe entre tus sentimientos, tus impulsos y tus deseos contradictorios”. Esta es la premisa que plantea Gregory Popcak en Dioses rotos. Los siete anhelos del corazón humano (Palabra, 2017).

Popcak, experto en aplicaciones prácticas de la Teología del Cuerpo de san Juan Pablo II, explica a Misión que lo que menos nos gusta de nosotros mismos, las tentaciones que nos desgarran, nuestras heridas emocionales profundas y los anhelos que nos parecen imposibles de satisfacer  “hunden sus raíces en un intento insano por satisfacer una necesidad sana”. Y propone que, en vez de empeñarte en reprimirlos, los aproveches para identificar –con ayuda de la gracia– el camino hacia la nueva creación que Dios quiere hacer en ti. 

7 anhelos sanadores

Lo que la persona tiene de más roto, débil y vergonzoso es el motor que Dios le ha dado para obrar su  “asombrosa transformación”, asegura Popcak. Por ejemplo, la ansiedad –que en estos tiempos observa como el motivo más recurrente en su consulta– es en realidad una forma en que la persona intenta sentirse segura. 

“Si estoy ansioso o con ira, la pregunta no es: ¿por qué no puedo deshacerme de esta ansiedad o de esta ira?, sino ¿qué están intentando hacer por mí esta ansiedad o esta ira? En el sedimento de esa emoción negativa puedo descubrir que lo que busco es satisfacer un anhelo genuino de seguridad o de justicia”.

Esto se aplica a los siete pecados capitales (soberbia, envidia, ira, pereza, avaricia, gula y lujuria), que Popcak considera un signo de esperanza: “Pese a nuestros intentos de taparlos, su existencia revela siete anhelos del corazón humano, nuestras profundas ansias, ocultas pero ineludibles, de abundancia, dignidad, justicia, paz, confianza, bienestar y comunión”.

Esos siete anhelos actúan con tanta fuerza, dice Popcak, que  “Satanás hace de todo por mantenerlos escondidos donde es menos probable que busquemos: detrás de lo que odiamos de nosotros mismos”. 

“El camino cristiano es una llamada a la plenitud”, explica el doctor Popcak. Por eso, el hoy Papa emérito Benedicto asegura que “no se trata de sofocar el deseo que existe en el corazón de hombre, sino de liberarlo para que pueda alcanzar su verdadera altura”.

Este pecado capital…Desvirtúa el anhelo de… Que solo satisface la vivencia de esta virtud…
SOBERBIAABUNDANCIAHUMILDAD
ENVIDIADIGNIDADAMABILIDAD
IRAJUSTICIAPACIENCIA
PEREZAPAZFORTALEZA
AVARICIACONFIANZACARIDAD
GULABIENESTARTEMPLANZA
LUJURIACOMUNIONCASTIDAD

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la revista Misión y recíbela gratis en casa.

Etiquetas

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

LO MÁS VISTO

Última edición

DICIEMBRE 2020, ENERO, FEBRERO 2021

Lee la edición
Número 58

DICIEMBRE 2020, ENERO, FEBRERO 2021

Lee la edición
Número 58

Misión es la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España. 

Presentamos de un modo atractivo y positivo los temas de interés y actualidad desde una perspectiva católica. 

Contribuimos a la nueva evangelización, dando criterios y argumentos a los católicos para que estos enriquezcan el debate en la sociedad. 

Vinculados a

Sección ip