Al menos tú, ámame

Cómo y por qué revitalizar desde la familia la devoción al Corazón de Jesús
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Por Isabel Molina

Artículo publicado en la edición número 52 de la revista Misión, la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España.

Por Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo

Con motivo motivo del centenario de la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús se ha vuelto a despertar el interés por una devoción “que está en el centro de la genuina espiritualidad cristiana”, y que se vive con gran provecho en muchas familias de España y del mundo.

“La devoción al Corazón de Jesús ha conocido expresiones distintas a lo largo del tiempo, pero su mensaje fundamental sigue inalterable: el Corazón traspasado de Cristo es el símbolo del amor infinito que Él tiene por el Padre y por cada uno de nosotros”: así lo explica para Misión monseñor José Rico Pavés, obispo auxiliar de Getafe y delegado para el Centenario de la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús, celebrada el 30 de mayo de 2019 en el Cerro de los Ángeles, donde el rey Alfonso XIII hizo la consagración hace ya más de un siglo.

Una devoción actual

En las últimas décadas, la evolución de la espiritualidad y de las expresiones de la fe parece que han dejado esta devoción como algo caduco, cuyo recuerdo persiste solo en las puertas de algunas casas. Sin embargo, “la espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús está en el centro de la genuina espiritualidad cristiana, y por eso nos ayuda a poner en el centro de nuestra vida algo esencial: el Hijo de Dios ‘nos ha amado con corazón de hombre’, como recordó el Concilio Vaticano II”, señala Rico Pavés.

Y añade:  “En el Corazón de Cristo aprendemos la verdad del amor: del amor de Dios a los hombres, del amor de los hombres a Dios, y de los hombres entre sí”.  En definitiva, esta devoción no necesita ser actualizada. Es actual. El reto es vivirla en nuestro día a día.

Tres pasos para la familia 

Rico Pavés sugiere un sencillo programa de vida cristiana en tres partes, que pueden realizar las familias:  “Retomar la catequesis familiar, para conocer a Cristo; cuidar la vida sacramental y la oración en familia, para vivir el amor de Cristo; y salir al encuentro de los necesitados y de los que no conocen a Dios, para practicar juntos las obras de misericordia y responder a su llamada a la misión”.

Como ayuda y recordatorio de ese programa están las expresiones de esta devoción vividas en familia, especialmente la entronización del Sagrado Corazón de Jesús en los hogares. Algo que se puede hacer “con una celebración sencilla, familiar, pero también solemne, colocando una imagen bendecida del Corazón de Jesús en un lugar destacado de la casa”, explica  Rico Pavés.

Eso es precisamente lo que hace el Apostolado del Sagrado Corazón para Vivir en Familia, una iniciativa del padre Jorge Ranninger, LC para entronizar al Sagrado Corazón de Jesús en todos los hogares de España que lo deseen. “Queremos poner a Jesús en un lugar privilegiado de tu hogar, donde todo el mundo lo vea, porque eso supone recibir al mismo Jesús en tu casa, y que quien entre sepa que en esa familia Jesucristo es el centro”, explica a Misión.

“Al menos tú, ámame”

Si ante santa Margarita María de Alacoque Jesús lamentaba que Él ha venido al mundo a amar y no es correspondido,  “eso también pasa hoy”, afirma Ranninger, porque “muchos viven como si Dios no existiera, y no solo entre los no creyentes: a veces también nosotros vivimos como nos parece, de la manera más cómoda”.  Por eso,  “Jesús nos hace a nosotros la misma invitación que hizo a santa Margarita: ‘Al menos, tú ámame’”.  Y eso podemos hacerlo  “trabajando en el ordenador, llevando a los niños al cole, estudiando o haciendo la cena. Así estás reparando los pecados de los demás y tus pecados ante el Corazón de Jesús”.

Jesús, en Ti confío

En medio del estrés habitual que viven a menudo las familias, esta devoción invita a volver a lo esencial:  “El problema es que muchas veces ponemos nuestra confianza en las cosas materiales –cuenta Ranninger–: la cuenta corriente, el trabajo, la salud…, y todo eso un día viene y otro se va. Pero Jesús nunca nos va a faltar”.

Así, retomar la intimidad con el Sagrado Corazón de Jesús supone volver a decirle, una y otra vez, como han hecho los cristianos durante siglos: “Jesús, en Ti confío”.  

Más información sobre el apostolado del Sagrado Corazón: 662 35 46 53 E-mail: sagradocorazon@regnumchristi.org

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Sagradocorazonblanco-700x649.gif

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la revista Misión y recíbela gratis en casa.

También te pueden gustar estos artículos:

12 promesas del Sagrado Corazón de Jesús que cambiarán tu vida

Apostolado de la Divina Misericordia: “Solo la misericordia de Dios puede cambiar el mundo”

7 cosas que cualquier hombre puede imitar de Cristo

Etiquetas

¿Te ha gustado este artículo?

Para que disfrutes de más historias como esta

ARTÍCULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

LO MÁS VISTO

Última edición

DICIEMBRE 2020, ENERO, FEBRERO 2021

Lee la edición
Número 58

DICIEMBRE 2020, ENERO, FEBRERO 2021

Lee la edición
Número 58

Misión es la revista de suscripción gratuita más leída por las familias católicas de España. 

Presentamos de un modo atractivo y positivo los temas de interés y actualidad desde una perspectiva católica. 

Contribuimos a la nueva evangelización, dando criterios y argumentos a los católicos para que estos enriquezcan el debate en la sociedad. 

Vinculados a

Sección ip